Acoso emocional

Es posible que sea la cercanía de las fechas navideñas. Supongo que los especialistas del marketing saben que la gente baja las defensas y se vuelve por unos días, más generosa. No es que me parezca bien que estas debilidades o modificaciones de la percepción sean utilizadas por comerciantes para vender sus productos. Pero, finalmente, la Navidad es más una fiesta de consumo que otra cosa.


Lo que ya no llevo nada bien es que estas técnicas se extiendan a la venta de otro tipo de “servicios” sin más garantías que la pura charlatanería de quienes los ofrecen aprovechando la credulidad de mucha gente y los estados emocionales propicios para abusar de esa predisposición.


Un amigo me llamó hace poco para pedirme que le revisara la computadora y si podía eliminase su dirección de correo electrónico de ciertos sitios que le estaban causando inquietud y estrés. Lo hice, pero quise investigar si, tal y como me contaba este amigo los “ataques” tuvieron su origen en una simple petición de cierta información que se ofrecía en una web.


Cargue la web, que por otro lado no es difícil de encontrar entre el spam que cada día aterriza sin saber cómo ni por qué en nuestras bandejas de entrada del correo electrónico. Se trataba de introducir la dirección de Email y un número de teléfono, para que te enviasen por sms una predicción para el futuro inmediato. Lo hice y, he aquí el resultado.


Pasados unos 15 minutos de la introducción de los datos, llegó un mensaje al teléfono móvil con dos o tres generalidades habituales en los horóscopos y un “número de teléfono para ampliar la información“. Por supuesto, nunca llamé a ese número de “tarificación especial“. Y a partir de ese momento es cuando comienza lo que yo llamo “acoso emocional“; vía Email. Veamos algunas capturas de los primeros mensajes recibidos:

Bien… si pulsan en la captura podrán verla en un tamaño legible. Verán que a lo largo del mensaje se destacan mediante el uso de negritas e incluso de tamaños de fuente que duplican la del texto, frases como: “Tengo miedo por ti, ten encuentras en peligro, te tiene envidia, necesito hablar contigo, las cosas van a empeorar y será demasiado tarde, todo por lo que has luchado, tu trabajo, tu familia, tus amigos, se destruirá” y un brochazo de: “No te lo mereces, tu te mereces el cielo“. Y al final el número de teléfono al que uno debe llamar para que esta buena señora le diga que hacer para evitar esta especie de apocalípsis vital e inminente; a 1,18€ por minuto para fijos y a 1,54€ por minuto desde móviles. No respondo al mensaje ni llamo por teléfono. Al día siguiente llega este otro mensaje:

En este segundo Email, ya no se abusa de los mensajes apocalípticos; ahora recurren a algo más “personal“, la vidente (o lo que sea) dice llamarse Amanda y escribe: “Recibiste el sms que te envié ?, anoche no podía dormir, estaba preocupada por ti, no se me podía ir de la cabeza el Email que te envié y creo que deberías ponerte en contacto conmigo, necesitas una visión exterior e imparcial, pero me faltan detalles concretos“. En este, Email, al número habitual se añade la posibilidad de enviar sms a 1,42€ la unidad. 
De nuevo no hice nada, pensé, esta los datos que quiere son los de la tarjeta de crédito. Y al día siguiente llega otro Email ¡!

Este parece enviado por otra persona. Me saluda por el nombre facilitado y ya no me tutea. Los cambios apocalípticos han desaparecido y ahora el futuro es esperanzador. Eso si, debo llamarla para saber como afrontar toda la felicidad que el destino me depara, según el tarot. Tampoco contesto a este mensaje y, sorpresa ¡! al día siguiente llega otro.

Esta vez se trata de otra mujer, o eso dice, que asegura ¡haber sido mi hermana mayor en una vida anterior! y que su hijo de 10 años es, por tanto, mi sobrino. Por casualidad ella también es tarotista y esta vez la tirada ha salido horrorosa y “aunque me resulte difícil de creer, por lo visto a ella también tuvo que esforzarse por asimilarlo, es mi hermana y quiere ayudarme, porque además, tiene la solución a mis problemas”. Eso si, el único número de teléfono que tiene es un 806… Por supuesto, tampoco llamé a mi hermana y entonces llegó este otro Email:

Esta vez es de nuevo Amanda. Dice que “alguien me quiere mal“. Para que vea que se preocupa por mi, me facilita su número de teléfono “personal“; y si, se trata de un número normal, pero… el pago es por tarjeta de crédito a precio de oferta: 5€ los cinco primeros minutossi nos damos prisa la consulta sólo te costará 5€“. Asegura… De nuevo no la llamo y… llega otro Email:

Esta es nueva, dice llamarse Concha y escribirme de parte de Amanda, las frases importantes y los teléfonos los colorea de un naranja apagado, pero es más agresiva… dice: “Tu alma está sufriendo, está luchando contra esa persona que quiere hacerte daño, ha comenzado por tus amigos y los está alejando. Solo quiero que seas feliz. Quiero ayudarte. Puedo detener su poder“. Parece que entramos en la batalla. De nuevo muestro mi mala educación y no llamo al número de tarificación especial. Y claro, llega otro Email:

Se trata de Petra. Debe ser la más vieja del lugar, dice llevar más de 40 años echando las cartas. Por supuesto, mi asunto sigue muy mal, por lo visto alguien me ha echado una maldición para separarme de mi actual pareja. Asegura que estoy sufriendo los primeros efectos de la maldición y que sólo ella puede darme un amuleto para contrarestar el efecto maligno. Como no tengo pareja… estuve tentado de llamar y decírselo. No lo hice y llegó otro Email:

Es Concha, una vez más. Dice que mi mente está bloqueada, que las cosas no me salen bien porque tengo delante un muro emocional, pero que ella si tiene fe en mi. Me ofrece entre otras cosas: “ir al trabajo en un coche nuevo, con ropa de una firma cara y teniendo el amor de mi vida“. Sólo tengo que llamar al número mágico que comienza por 806… Pero no he llamado y hoy no ha llegado ningún correo. Supongo que las brujas también descansan los sábados.


Como se ha podido ver en todas las capturas que he ido incrustando; siempre aparece el mensaje para dar de baja la suscripción (ese es un imperativo legal que si se hubiesen saltado, podría causarles un problema en caso de denuncias por excesivo consumo telefónico). Si nos fijamos un poco, veremos que disponen de varios números 806. Desconozco cuantas líneas tienen en total y cuantas personas trabajan en este servicio que es uno de entre muchos de los que existen en Internet.


Me ha resultado especialmente relevante por el lenguaje que usan y por la forma de atacar todos los flancos de cualquier debilidad emocional que pueda estar atravesando una persona. Son muy perversas en su técnicas de ataque, los textos parecen supervisados por especialistas en el comportamiento humano y aunque tienen como único fin, desplumar a quienes caigan en sus trampas usando una técnica poco o nada científica, como es el tarot y los amuletos; lo que realmente me preocupa es el daño que pueden hacer con estas armas tan especializadas; con este lenguaje dirigido a una parte muy concreta del cerebro humano.


Aunque algunas personas, o incluso muchas, no caigan en la trampa. Es seguro que otras muchas si descolgarán el teléfono. Me temo que alarguen las llamadas todo lo posible, amarrando a la presa con el mismo lenguaje que usan en los Email. Envolviéndola con su palabrería para sacarles unos minutos más de gasto telefónico. Pero esto último he de comprobarlo y grabarlo para incrustarlo aquí e intentar quitarles esas máscaras, cada vez más sofisticadas, que usan. Sigo recopilando información la próxima semana.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Si lo que tienes que decir es importante, escríbelo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s