HOWTO: make new revolutions VII



Decíamos la semana pasada: Podemos salvar muchas vidas de homínidos, incluidos los homo sapiens sapiens. Si queréis saber “cuantos esclavos trabajan para mantener nuestros hábitos de consumo“, habéis de seguir los 11 pasos que nos proponen desde la web slaveryfootprint; ir cumplimentando las preguntas que nos proponen de una manera sencilla y hasta divertida; al menos más divertida que el resultado que aparece al final: un mapa mundi con los países y número de personas que son explotadas o esclavizadas para que nosotros podamos tener los objetos que hemos ido señalando a lo largo de los 11 pasos anteriores. Un poco desolador, pero muy instructivo y pedagógico. No olvidéis recomendar a vuestros amigos y conocidos una visita a esta web durante el fin de semana. Así también se hace la “revolución“, empezando por uno mismo…



Revolución… una palabra a la que casi siempre se le suponen colores rojos, calor de fuego y caos, mucho caos. Lo cierto es que mientras nosotros intentamos definir nuestra revolución, desde una filosofía legal y pacífica, en otras partes de la vieja Europa parece que ya han comenzado la suya (que al final será la nuestra…), de una forma más “llamativa”. Tampoco podemos definirla como violenta porque hasta el momento la violencia no se ha abierto paso. Es cierto que han ocurrido algunos enfrentamientos y que los fotógrafos de las agencias de noticias han intentado captar lo más escabroso de las manifestaciones. Porque, seamos claros, el rojo vende. El color de la sangre y el fuego siempre son bienvenidos en las páginas de cualquier periódico y como podéis ver arriba, ese trozo del escenario es muy llamativo.



Pero lo cierto es que la mayoría de los griegos estaban en esta otra… pacíficamente reunidos frente al parlamento. El lugar en el que se estaba votando su futuro para los próximos 10 años, o quizá para un par de generaciones. Nadie sabe aún donde acabará Grecia. Tampoco sabemos con certeza que será de nosotros, los españoles, en los próximos años, ni cuantas generaciones más tendrán que “exiliarse” o emigrar para poder, simplemente, vivir con dignidad.


Hoy deberíamos haber escrito acerca de los métodos para hacer una revolución. De los métodos de presencia, porque como hemos venido diciendo hasta ahora cualquier método individual o colectivo que contribuya a presionar al “enemigo” es siempre necesario y bienvenido. Pero hemos decidido posponerlo y hablar de otro asunto que teníamos pendiente: “el lidererazgo“. Deben los movimientos revolucionarios tener un líder (o más de uno)?? y si es así, qué tipo de persona debe ser ese líder?? qué cualidades ha de reunir?? En principio “nos” creemos que es necesario un líder (o más de uno) si queremos que una revolución progrese. La falta de liderazgo es tan perjudicial como la falta de objetivos o la dispersión de objetivos. Precisamente, para evitar la dispersión de objetivos, entre otras cosas, es necesario un líder.



Una vez aceptado* ese punto queda saber que tipo de “humano” ha de representar las inquietudes de todos los grupos de personas que quieren participar en un movimiento revolucionario. Nosotros, para empezar a perfilar a ese líder hemos decidido poner un ejemplo: Julio Anguita. Por qué Julio Anguita?? Nuestra elección no tiene mucho que ver con la política, aunque fue y sigue siendo un gran político. No, nuestra elección tiene mucho más fundamento en algo que se recoge en este artículo: “Hay un dato en el que conviene fijar la atención. Ha renunciado a todos los emolumentos y prebendas que le corresponden como ex político. Vive de la pensión que le corresponde por su actividad profesional (maestro, licenciado en historia). Que yo sepa, no lo ha hecho nadie más (…) Digamos que Julio Anguita ha demostrado que no es egoísta y que tiene pudor. 



Por las propuestas que hacía en su época de político cabe suponer que hubiera hecho alguna burrada, pero los que han sido presidentes han hecho burradas muy gordas, y en estos casos ya no se trata de suposiciones, sino de realidades. Y esas burradas no les afectan a quienes las hicieron, muy bien arreglados todos, sino a los ciudadanos. Cabe la posibilidad de que Julio Anguita, a la vista de su demostrada falta de egoísmo, rectificara en algunas cosas, antes de llevarlas a la práctica, cosa que no han hecho los demás, que se han creído con derecho a llevarnos al abismo en el que estamos. Y aunque hubiera llevado a la práctica esos proyectos dudosos que se advertían en sus programas, difícilmente estaríamos tan mal como estamos ahora.
Habría que prescindir de las etiquetas siempre y no sólo a la hora de votar. La etiqueta de Julio Anguita es “comunista”. Las etiquetas de otros, por gozar de mayor aceptación, han impedido que se mire lo bochornoso de sus propósitos

Julio Anguita ya está retirado de la vida política… pero no de la vida¡! acaba de presentar su último libro y cada día que pasa, aquellos que en otros tiempos le tildaron de Quijote o Robin Hood, se sienten más avergonzados de haberle tratado de aquella forma. Esta revolución necesita líderes de la talla ideológica, moral, ética y política de este viejo luchador. Más jóvenes y en mejores condiciones físicas, porque la lucha será dura y larga. No creemos que sea imposible encontrarlos. Tampoco fácil pero, hemos de hacer lo posible por dotar a nuestra nueva revolución de líderes que tengan la virtudes del Último Califa.


Por cierto, os dejamos el último vídeo de anonymous, al que, afortunadamente, le han cambiado la voz en off.




rain is coming,
fear Him…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Si lo que tienes que decir es importante, escríbelo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s