HOWTO: make new revolutions XI

Libertad, Igualdad y Fraternidad

Ese fue el lema de la Revolución francesa de 1789, aunque después fue arrinconado hasta que en el fue de nuevo adoptado por la República Francesa en 1880. Quienes lo acuñaron (probablemente) ya eran conscientes de que la Libertad no suele conducir precisamente a la Igualdad, por eso añadieron: Fraternidad. Pero esta Fraternidad  a diferencia de la Caritas Cristiana, que presupone una configuración jerárquica de la sociedad, en la que quienes tienen más se muestran generosos con los que tienen menos, para ganar el cielo; incorporada al ideario de la Revolución Francesa, supone, además, una relación entre iguales, es decir, entre hermanos, literalmente. 

Immanuel Kant, considerado como uno de los pensadores más influyentes de la Europa moderna y de la filosofía universal; en desarrollo de su filosofía, más exactamente su obra Crítica de la razón práctica, sostiene que el bien se hace exclusivamente por deber y no por cálculo egoístaSi nuestra conducta está motivada por el cálculo egoísta, ella resultaría determinada de antemano, y por tanto no sería libre. El hombre únicamente es libre cuando hace abstracción de sus motivos subjetivos, es decir, cuando no actúa por cálculo egoísta, tampoco por instinto, y menos aún se deja arrastrar por la inercia de los acontecimientos, sino que actúa por deber. Al hacer abstracción de toda subjetividad, los individuos terminan siendo equivalentes. He ahí una forma de conciliar libertad e igualdad, de acuerdo con el célebre pensador alemán. Las leyes de seguridad social y las políticas redistributivas de los estados son un claro ejemplo de fraternidad. En este punto, aunque no en el fundamento, Kant coincide con Schopenhauer, cuando afirma que “la acción ética es aquella que se produce en razón del Otro, mirando al Otro, convirtiendo los placeres y dolores del Otro en los del Yo. El Otro como fin último: a esto se le llama compasión. Este es el verdadero fundamento de la ética“. Así pues, existe un indiscutible lazo entre fraternidad y ética; el hombre no puede considerarse hermano de otros si sus conductas están alejadas de la ética. De la ética tal y como la describe Kant y/o Schopenhauer: hacer las cosas por el bien de los otros y no por egoísmo.

Hace ya tiempo que muchos estados, entre ellos el español, ante su incapacidad para hacerse cargo de un sistema de redistribución de los recursos realmente ético; decidieron hacer dejación de una buena parte de sus responsabilidades en manos de ONG. Así pues el Estado presume de “fraternal” porque cada año entrega a estas asociaciones (la mayoría de ellas fundamentadas más en la “caritas cristiana” que en la verdadera fraternidad) unas cantidades de dinero procedentes de la recaudación de impuestos para que sean ellas las que realicen la redistribución de los recursos y, si acaso, en el mejor de los casos, les piden cuentas. Se trata de un mecanismo perverso que intenta esconder el hecho de que el Estado, el Sistema, no está realmente interesado en sus ciudadanos; y menos aún en los ciudadanos que han sido relegados por el propio Sistema y, por tanto, no son contribuyentes. Este sistema es perverso por muchas razones: primero porque se hace desde la incapacidad de un grupo de políticos que “en periodo electoral aseguran que tienen un programa de gobierno para todos los ciudadanos“, lo cual, no es cierto. De hecho; el único motivo por el que los ciudadanos que son atendidos por las ONG en sus necesidades más básicas; le interesan al Sistema, es porque aún les queda la capacidad de votar… Algo que no deja de ser también un mecanismo, a su vez, perverso (cuando la Democracia se queda sólo en esa participación periódica), porque da al pueblo un poder “dirigido y diluido” a cambio de que el pueblo, con su voto, “legitime al Sistema y a la propia democracia”. Si en algo están de acuerdo todos los políticos es en que todos los ciudadanos deben votar (y, por lo general, en la fijación de sus salarios y privilegios). 

Demos, Kratos

Es perverso además porque, se supone que las ONG que se hacen cargo de cubrir esas necesidades que el Sistema no puede o no quiere atender, son entidades sin ánimo de lucro, éticas, grupos de personas que de forma voluntaria deciden dedicar un tiempo, un trabajo y unas capacidades a ser solidarios con otras personas. Pero este presupuesto no siempre se cumple; es más, si lo analizamos detenidamente, casi nunca se cumple. Porque viene a resultar que la mayoría de esas personas son solidarias, pero no éticas. Su conducta no está basada en la ética. No en la ética de la que venimos hablando, en la que sería deseable. 

Vicente Ferrer

No vamos a despreciar la labor que desarrollan tantas y tantas personas en ONG alrededor del mundo. Ni siquiera porque su solidaridad parta de un sentimiento religioso y con ello busquen un beneficio “en la otra vida“; porque en nuestra opinión, mientras no exista el “proselitismo” este tipo de labor en pro de los otros entra en la definición que tanto Kant como Schopenhauer hicieron de la ética. Sin embargo a día de hoy las ONG están “colonizadas” por personas, entidades y empresas para las que, la solidaridad, la fraternidad y la ética, no son su verdadera vocación ni su objetivo. Existen personas que parasitan las ONG, que viven de las ONG (y no hablo de sus empleados, o por lo menos, no de todos), que se acercan a las ONG para mejorar su imagen pública (y no sólo las empresas). No es que nos moleste que algunos millonarios intenten limpiar su conciencia (sobre todo cuando se hacen viejos…) donando grandes fortunas a ONG, porque quizá en este caso, lo primero que hemos de tener en cuenta es a aquellos que reciben los frutos de ese dinero. Pero, eso no tiene nada que ver con la ética y la solidaridad, eso es blanquear dinero y almas…

Y aún así; aún sabiendo que mucha de la ropa usada que se recoge por nuestras ciudades, alguna en campañas específicas para ser enviada a algún lugar del mundo en el que ha sucedido una catástrofe natural… acaba siendo vendida a mercaderes locales que la vuelven a revender a aquellos a los que debía de haber sido entregada sin costo; miramos hacia otro lado y pensamos: “sabemos que esto ocurre porque hemos visto reportajes en los que se siguió la pista a prendas de ropa desde Francia a Haití” pero, entendemos que los que la comerciantes que la venden allí, en realidad suelen ser tan pobres como el resto (en otros casos son verdaderas mafias)y lo hacen para sacar unas monedas. Lo que ya no podemos entender son las motivaciones de quien se la vendió a estos comerciantes (aunque a veces son funcionarios de los mismos gobiernos locales). Y mucho menos entendemos ni debemos tolerar este tipo de cosas, (si el link se rompe aquí hemos puesto una copia): “Sólo recibimos un centavo de cada dólar de ayuda internacional“. Son palabras de Michel Martelly, actual presidente de Haití


Si en aquellas instituciones en las que debemos suponer que la ética está su raíz, que es su fundamento, su razón de existir; encontramos rincones sin barrer, o lo barrido bajo la alfombra; nuestra confianza en ellas disminuirá (y está bien que así sea) y nuestro sentido de la fraternidad, la solidaridad y la ética también (y esto no será bueno para nadie). Cada día encontramos más gente que escoge muy cuidadosamente a qué ONG va a confiar sus contribuciones o con cuales va a colaborar (y esto es bueno…) pero, también encontramos a otra gente que usa estas “grietas” para decir que “todos son unos corruptos y que para que su ayuda no llegue a los que la necesitan, mejor no la dan“. Es muy posible que la mayoría de estos últimos tampoco contribuyeran antes (y eso no es preocupante, cada cual con su egoísmo y su falta de empatía puede hacer lo que quiera, estas actitudes también forman parte de la libertad), el problema es el peso que su opinión tiene sobre aquellos que se lo estaban planteando. La fraternidad no puede vivir en una ciénaga donde otros siembran duda en lugar de arroz. Por estas cosas es por lo que la ética es tan importante…


rain is coming,
fear Him…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Si lo que tienes que decir es importante, escríbelo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s