HOWTO: make new revolutions XV

Leonardo Boff

¡DIGNIDAD, IGUALDAD Y LIBERTAD!

En ese orden… para poco nos sirve la libertad sin dignidad. Ayer terminábamos con una frase que, en opinión de algunos sufridos lectores, parecía sacada de novela distópica o de una tragedia: “Siempre llueve en las vidas de algunos humanos. Muchos de los que vemos no alcanzan los 30 y ya tienen esa expresión en el rostro; la expresión desesperanzada de quienes caminan sobre los escombros de su vida en busca de algo que han perdido o que aún no han encontrado“. Bien; puede parecer una forma un poco dramática o quizá deprimente de describir la mirada, la expresión de los rostros de muchos de los humanos que se ven obligados a permanecer en las colas de los comedores sociales. 

Quizá consideran que no es digno permanecer en esas colas… que no es digno no pagar el precio de lo que van a comer; quizá se consideran indignos por no poder trabajar, aún a pesar de notar que millones de personas están en la misma situación laboral, social, familiar y personal. Se sienten fracasados, creen que han fracasado en el intento de lograr sus sueños o los logros que otros esperaban que alcanzasen. Lo comprendemos… entendemos que se sientan así. A la gente de nuestra generación nos enseñaron que lo digno era “ganar el pan con el sudor de la frente” y lo creímos, nos parecía lógico, así que lo incorporamos a nuestra ética personal y colectiva. Y ahora, en los duros momentos que nos toca vivir (una vez más), esos mismos conceptos éticos que tanto respetamos, nos pasan factura. Sin embargo la dignidad propia del hombre es un valor singular que fácilmente puede reconocerse. Pero ni podemos otorgarlo ni está en nuestra mano retirarselo a alguien. Es algo que nos viene dado. Es anterior a nuestra voluntad y reclama de nosotros una actitud proporcionada, adecuada: reconocerlo y aceptarlo como un valor supremo bien ignorarlo o rechazarlo. Por tanto, nadie puede, si no lo permitimos, quitarnos la dignidad.


Pero quizá se el momento de cambiar la indignidad por indignación. Según un reciente estudio (Exclusión y Desarrollo Social) publicado por la ONG Caritas, la proporción de hogares españoles que viven por debajo del umbral de la pobreza es de casi el 22% y que otro 25% de los hogares está en “situación de riesgo“, que la pobreza creció en más de dos puntos entre los años 2009 y 2011, concentrándose especialmente en los hogares con parejas jóvenes y en los que habitan menores. Caritas es una ONG que se encarga de socorrer a los más desfavorecidos de nuestra sociedad, a los olvidados, a los despreciados, a los condenados, a los abandonados; independientemente de que esté bajo la jerarquía de la Iglesia Católica, nosotros damos credibilidad a las cifras que manejan los que hacen el trabajo social, a los voluntarios, a los que recolectan las donaciones de alimentos, a los que los donan, a los que los cocinan. No son el INE pero son los que están al pie del cañón año tras año. Y si ellos alertan de que la pobreza en España es “más extensa, más intensa y más crónica que nunca“, y de que el aumento de la brecha salarial entre ricos y pobres “amenaza con polarizar la sociedad“, lo hacen desde el empirismo y un profundo conocimiento de la realidad. Aunque probablemente su fe cristiana, la misma que les permite enfrentar tanta miseria día a día, les impida ver que la sociedad ya está polarizada.

¡No me pegues, por favor, no me pegues!

Si no lo estuviese, imágenes como esta no serían tan habituales pero la realidad es que desde la pasada primavera, cada día son más frecuentes y amenazan con estar tan presentes como las colas a las puertas de los comedores sociales. Y estos cosas suceden porque como dijo recientemente Leonardo Boff: Cuando los jefes de los Estados opulentos se reunen no hablan de estas cosas. Ahí se trata de salvar el sistema que está haciendo agua por todas partes. Saben que la naturaleza ya no puede pagar el alto precio que el modelo consumista cobra. Ya está a punto de poner en peligro la supervivencia de la vida y el futuro de las próximas generaciones. Estamos gobernados por ciegos e irresponsables, incapaces de darse cuenta de las consecuencias del sistema económico-político-cultural que defienden.
Es imperativo un nuevo rumbo global, si queremos garantizar nuestra vida y la de los demás seres vivos. La civilización científico-técnica que nos ha permitido niveles exagerados de consumo puede poner fin a si misma, destruir la vida y degradar la Tierra. Seguramente no es para esto para lo que hemos llegado a este punto en el proceso evolutivo. Urge tener valor, osadía para cambios radicales, si es que todavía nos tenemos un poco de amor a nosotros mismos. Fray Leonardo es comedido y respetuoso en las expresiones, como buen franciscano (que fue). Otros hacemos el mismo tipo de diagnóstico pero en un tono ligeramente indignado y nos negamos a olvidar que quienes nos han traído hasta aquí son los mismos que envían a la policía a agredir a chicas de 16 años… Nosotros estamos más de acuerdo en esta otra forma de decir las cosas: “Sólo en un sistema absolutamente corrupto, que administra el país como una república bananera, es concebible tamaño disparate, que se saltó cualquier regla de buen gobierno económico“. 

Uso proporcional de la fuerza…

Hay que tener en cuenta que todo esto se planificó para que un pequeño grupo de personas (el núcleo fue de unos pocos miles) se repartiera las enormes plusvalías generadas por la burbuja inmobiliaria, fundamentalmente en recalificaciones de suelo y comisiones de obra pública. Si tenemos en cuenta que se construyeron 7 millones de viviendas, que en promedio el precio se duplicó, y que el precio medio eran unos 150.000 euros, nos daremos cuenta del gigantesco tamaño del robo, más de medio billón de euros. España no es una democracia representativa en el sentido estricto, puesto que fallan tanto la representación como la separación de poderes. Persiste una oligarquía formada por el poder financiero, algunas grandes corporaciones (generalmente provenientes de privatizaciones) y el poder fpolítico que está sumamente interesada en la perpetuación de este sistema. En una democracia funcional sería inconcebible que reunieran semejante poder y lo utilizaran casi en exclusiva en su propio beneficio.
Lógicamente son los últimos interesados en que la situación política cambie.
Su avaricia sin límites ha llevado al país a la situación en la que estamos, y esa misma avaricia y el hecho de que utilicen su poder para redistribuir una menor riqueza a la sociedad en su propio beneficio hacen que sea imposible que podamos salir de la crisis sin que cambie el régimenCierto que los problemas objetivos son gravísimos, pero el hecho de que estén manejando los presupuestos públicos y los propios recursos de la banca de una forma coordinada para sostener todo el entramado de corrupción no hace sino detraer los escasísimos recursos de los sectores que realmente podrían hacer que la situación mejorara o, por lo menos, dejara de empeorar. Y si no ha estallado ya una revolución es por un factor clave: la sociedad española es una sociedad adormecida por muchos años de dictadura y 37 años de un régimen que estaba interesado en cualquier cosa menos en fomentar el activismo de la sociedad


Hace tiempo que no os ponemos ninguna TAREA. Pero como el entrenamiento para la revolución debe seguir, hoy si vamos a encargaros una. En realidad es un placer, y con ella inauguramos un pequeño análisis de algunos de los métodos revolucionarios que se dieron a lo largo de la historia, de los grandes momentos que lograron cambiar la sociedades. El hombre de la fotografía es Martin Luther King. Un líder indiscutible de la “la lucha no violenta“, no el primero, pero si uno de los últimos. Esta semana Juan Bosco Martín Algarra nos regalaba otro de sus magníficos artículos (no dejéis de leer los anteriores), en el que “recomendaba” el método de lucha del King y recordaba algunas facetas de su personalidad, la misma que logró contagiar a todos los que, en aquellos años, lucharon por la dignidad, la igualdad y la libertad de la gente de color. En la España de hoy “todos somos negros, o estamos en proceso de serlo…“. Así que nos vendrá bien recordar algunos de los pensamientos de KingMurió por ellos, es pues un deber leerlos con el debido respeto y meditarlos sin prisas. “En el proceso de conseguir nuestro legítimo lugar, no busquemos saciar nuestra sed de libertad bebiendo de la copa del encarnizamiento y del odio“.

Debemos conducir siempre nuestra lucha en el elevado nivel de la dignidad y la disciplina. No debemos permitir que nuestra fecunda protesta degenere en violencia física. Una y otra vez debemos ascender a las majestuosas alturas donde se hace frente a la fuerza física con la fuerza espiritual”; “La maravillosa nueva militancia que ha envuelto a la comunidad negra no debe llevarnos a desconfiar de todas las personas blancas, ya que muchos de nuestros hermanos blancos, como su presencia hoy aquí evidencia, han llegado a ser conscientes de que su destino está atado a nuestro destino. Han llegado a darse cuenta de que su libertad está irremediablemente unida a nuestra libertad. No podemos caminar solos”.

I have a dream

“Soy consciente de que algunos de vosotros y vosotras habéis venido aquí después de grandes procesos y tribulaciones. Algunos de vosotros y vosotras habéis salido recientemente de estrechas celdas de una prisión. Algunos de vosotros habéis venido de zonas donde vuestra búsqueda de la libertad os dejó golpeados por las tormentas de la persecución y tambaleantes por los vientos de la brutalidad de la policía. Habéis sido los veteranos del sufrimiento fecundo. Continuad trabajando con la fe de que el sufrimiento inmerecido es redención”. El 28 de agosto de 1963. Martin Luther King, durante una gran manifestación que pasaría a la historia como la Marcha sobre Washington por el trabajo y la libertad, que tuvo lugar en Washington, D.C., pronunció un discurso que también pasaría a la historia con el título: I have a dream (Yo tengo un sueño); defendiendo la armonía racial desde las escalinatas del Monumento a Abraham Lincoln. (que también murió asesinado por luchar contra la esclavitud) Fue sin duda un momento definitorio en el Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos. Este discurso está considerado como uno de los mejores de la historia. 

Os dejamos un enlace seguro para ver y oír el discurso de Martin Luther King: I have a dream… Yo tengo un sueño; una frase que repite muchas veces. Y para terminar este fin de semana, también queremos dejar para la reflexión una frase del periodista Juan Bosco Martín Algarra (un ejemplo de buen periodismo, de sentido liberal y de ecumenismo), para nosotros no es nuevo; de hecho llevamos tiempo insistiendo sobre este punto de la revolución: el liderazgoJuan Bosco lo dice así de claro: “sólo se me ocurre un consejo para todas las primaveras justas del mundo: Buscad una sola voz. Con capacidad para transmitir un mensaje unitario, unificador y que represente los anhelos de una generación. Nos va mucho en ello. Y no podemos negar que tenemos un buen modelo“. Desde la primavera de 2011 han nacido muchos movimientos que en realidad buscan lo mismo: “regeneración de la democracia real (separación de poderes real y efectiva, una nueva ley electoral que no castigue a las minorías, transparencia, justicia, dignidad, igualdad y libertad); poder de decisión para el pueblo y ética a la hora de gobernar. Algunos de los que se equivocaron, están volviendo al redil y diciendo cosas que nos suenan: “La sociedad tiene que movilizarse en estos momentos tan críticos“. Hagámosles un sitio en la nueva revolución. 


rain is coming, 
fear Him…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Si lo que tienes que decir es importante, escríbelo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s