Ideas peligrosas para tiempos de incertidumbre…

Parecen colores de guerra… y probablemente lo sean. Las ideas revolucionarias son siempre ideas peligrosas. Peligrosas, sobre todo para el Sistema; ese ente con muchas patas y poca cabeza en el que están los que gobiernan, los que protegen a los que gobiernan (desde la prensa a la policía), los que financian a los que gobiernan (y les hacen huecos de privilegio en sus consejos de administración), los que legitiman a los que gobiernan y al propio Sistema desde organizaciones y/o asociaciones públicas o privadas, que se lucran del propio Sistema (desde los sindicatos a los grupos religiosos). Pero también pueden ser peligrosas para el propio pueblo que tiene esas ideas y sobre todo para los que se atreven a ponerlas en práctica



Y sin embargo es en esas ideas, que no son nuevas, aunque si lo es la forma de ponerlas en práctica; donde reside una buena parte de las esperanzas del pueblo. Las esperanzas de “libertad“; porque, no nos engañemos, somos esclavos de un sistema que a cambio de ceder una buena parte de “nuestra soberanía personal, de nuestra ética y de nuestros sueños“, nos promete una seguridad que en momentos como los que vivimos ahora mismo en España; muestra su fragilidad y lo perverso de sus falsas promesas. No existía seguridad alguna y ahora que ya es irremediable que el pueblo lo sepa, los agentes del Sistema “nos amenazan con más miseria…“, con más paro, con menos servicios públicos y dicen que la opresión es irremediable, que no hay otro camino. Pero, una vez más, nos mienten, si han otros caminos. En realidad esta es otra trampa del Sistema, una maniobra para sobrevivir. 

Está en los libros. Después de los movimientos revolucionarios, el Sistema siempre ha sobrevivido. Así ha sido tras los movimientos de revolución social, desde los más modernos a los más antiguos. Se fomentó la separación del pueblo, por facciones políticas, por razas, por religiones, por clases sociales; en algunas de esas revoluciones rodaron muchas cabezas, a veces incluso las de los propios líderes revolucionarios y la muerte les alcanzó. Y para qué ?? para que el Sistema se implantase de nuevo y en muchas ocasiones con más poder del que tenía antes. No¡!; basta de hacerle el juego al Sistema. No haremos una revolución a la antigua usanza. Nuestra Revolución ha de tener como principal objetivo “prescindir del sistema“. Cómo ?? “Trabajando con sus propias armas y desde dentro del propio Sistema, sin luchar para desmantelarlo, sino construyendo otro Sistema paralelo, más ético y sobre todo, libre de colesterol (es decir, de todo lo que sobra en el sistema actual)“. 


Dicen: La democracia es el menos malo de los sistemas de gobierno. El más participativo. El que otorga la soberanía al pueblo. El más justo, el mas igualitario, el que permite un reparto más justo de los recursos (de todos los recursos). Bien… aceptaremos que todo esto es cierto, o por lo menos, posible. Y para que no puedan tacharnos como elementos “antisistema“, pongamos sobre la mesa nuestro diagnóstico y nuestro tratamiento. El diagnóstico está claro: “nuestro sistema democrático está a punto de colapsar, porque tiene los niveles de colesterol por las nubes (excesiva polarización ideológica ficticia, exceso de corrupción política, exceso de avaricia, ausencia de ética” . Tratamiento de urgencia: “bajar los niveles de colesterol“. Cómo ?? con qué medicina y en que dosis ?? La medicina es conocida y la forma de aplicarla nos la han mostrado desde el Ayuntamiento de Torrelodones. Y además, a nivel europeo ya se está demostrando que es posible y hasta beneficioso para la democracia que los buenos gestores sustituyan a los políticos carismáticos y mediáticos. Porque; menos poder para los partidos políticos no significa menos pluralismo; sino todo lo contrario¡!. Mañana veremos los datos de la analítica y propondremos el tratamiento. 




rain is coming,  
fear Him…



PC: Hoy es 5 de marzo. El quinto día del boicot BlackMarch y el principio de una primavera que seguramente pasará a la historia como la peor primavera de la industria del entretenimiento (en lo que se refiere a sus ingresos económicos). Recordad: no compréis ni un disco, no descarguéis ni una canción, no compréis ni un DVD, no descarguéis ni una película, no vayáis al cine, no compréis un libro ni una revista, no compréis ningún videojuego. Esa es la consigna, esa es nuestra guerra, nosotros la declaramos ante las amenazas, insultos y coacciones de aquellos a los que hemos venido pagando por sus contenidos durante años. El objetivo es su bolsillo. Nada les importa más que sus ganancias y nosotros vamos a recortárselas este mes de marzo, para empezar…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Si lo que tienes que decir es importante, escríbelo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s