Por qué los españoles ven películas francesas

Nadine Gamal

Hoy haremos una de esas escapadas hacia otros paisajes, porque para no dejar de ser nosotros mismos es necesario viajar, ver otros mundos, estar en otros lugares, ejercitar la imaginación y darse un respiro. Siempre debemos encontrar el momento de darnos un respiro. Descontinuar el hilo de la vida; tomar un pequeño desvío y alimentar la curiosidad. Pasear sobre la hierba; sentarse en un museo a mirar detenidamente esa obra que nos intriga, que nos gusta, aunque no sepamos por qué. Hacer el camino dejando marcadas en la arena de la playa las huellas de nuestros pies o sentarse en el paseo marítimo, simplemente, a sentir el murmullo del mar contra la piedra y los pasos de la gente que camina hacia sus sueños o hacia la perdición… que a veces están en la misma dirección. Lo importante es abandonar la rutina por mucho que nos guste y aventurarse en lo desconocido. Todo es desconocido, distinto a la última vez que lo vimos

Esto mismo nos pasa a veces con el cine. Con las buenas películas. Y ayer revisamos dos de estas “pequeñas” obras de arte. En parte por descubrir en ellas esos detalles que casi siempre pasan desapercibidos la primera vez (revisar una película no tiene por qué ser diferente a leer un libro. Una segunda lectura siempre es diferente a la primera); y en parte por rememorar la cándida adolescencia, cuando por 25 pesetas podíamos ver dos o tres películas seguidas en una sala de sesión continua. Al final tuvimos un pequeño gran debate “acerca de por qué “ya no se hacen ese tipo de películas en España, por qué subvencionamos cintas que no se estrenan en las salas, por qué no tenemos actrices y actores tan buenos (no hablamos sólo de las estrellas), y por qué los pocos que tenemos no hacen este tipo de cine, con un marcado acento nacional, en este caso, francés…”. 



Es quizá porque no contamos con buenos directores ?? No, lo cierto es que tenemos algunos buenos directores de cine. En España a lo largo de la historia del siglo XX, siempre hemos tenido “unos pocos buenos directores de cine“. De esos que dejan en cada película una huella de su maestría sin que esta llegue a prevalecer sobre la obra. Algo como una tenue huella de agua. Víctor Erice es uno de estos genios que, con dos largometrajes en los años 70 y 80 ascendió al limbo y allí sigue. Luis García Berlanga es otro de esos cineastas que nos dejó una obra prolífica con enormes momentos cinematográficos. O el más prolífico Vicente Aranda, descubriendo a las actrices más sólidas del la “escuela española“. Nadie puede decir que las películas de Aranda no son españolas a pesar de que algunas de ellas no lo parecen, por lo que ya sabemos… 

El joven creador chileno Alejandro Amenábar, también podría entrar en este grupo de directores, porque aunque no nació en España, sus estudios y sus obras si nacieron aquí. Amenábar es una criatura especial que, probablemente, aún no ha dado lo mejor de si mismo, a pesar del buen cine que ya ha realizado. La primera película que revisamos en nuestra particular sesión continua fue: “El señor Ibrahim y las flores del corán“. Basada en una obra de teatro escrita por el dramaturgo Emmanuel Schmitt, que trabajó junto al director en el guión; dirigida por François Dupeyron e interpretada por el viejo maestro Omar Sharif, el joven Pierre Boulanger y la siempre estupenda actriz Isabelle Adjani. No entraremos en el argumento. Hemos nombrado al creador del argumento, al director y a los protagonistas (la película cuenta con un elenco de secundarios, muy notables), para poder hacernos una idea del coste del casting. Casi toda la película esta rodada en una calle ¡! y algunas localizaciones exteriores en el Bósforo. Es una película de “bajo presupuesto” “alta calidad” y que no ha envejecido nada a pesar de los 8 años que han pasado desde su estreno. La vimos en versión original, por supuesto. 



Alguien puede decir: “es que con esas actrices y esos actores ¡! quién hace una mala película con Omar Sharif e Isabelle Adjani ??“. Puede que en estos momentos no tengamos en España actores a la altura del egipcio/sirio/libanés, pero si pudieron contratarle en Francia para una película tan “pequeña” es porque a él le interesó la historia y porque conoce el idioma perfectamente. En España tenemos actrices que estarían a la altura de la francesa (en ese papel) y seguro que cobrarían menos. Pero… vamos con la segunda película, para esta no hay excusas. Se trata de Intouchables (Intocable). Escrita y dirigida por el tándem Eric Toledano y Olivier Nakache; interpretada por el actor y director francés François Cluzet (un tipo que conoce el oficio… ha trabajado con Claude ChabrolBertrand TavernierJean-Paul RappeneauLawrence Kasdan entre otros ¡!); Omar Sy; la pelirroja Anne Le Ny, una estupenda actriz y la siempre excelente secundaria Clotilde Mollet.

Esta película, cuyo argumento está basado en hechos reales; logró estar diez semanas en las principales carteleras de Francia y recaudó mucho más de los 9,5 millones de euros que costó. Un presupuesto ajustado teniendo en cuenta las localizaciones, tanto interiores como exteriores y el casting. Estas dos películas hablan de inmigrantes, de ricos y pobres, de barrios marginales y apartamentos de lujo, de diferentes etnias, diferentes religiones y formas de vivir. De los anhelos de libertad, de cómo encontrar la chispa de la vida. De las ventajas de no expresar compasión sino amistad. Del valor de la experiencia y de cómo traspasarla a otros desde la humildad. De la realidad tal y como era y de la realidad tal y como es; en Francia. Se nota que son películas francesas porque tienen esa huella, esa marca de agua apenas perceptible. Y sobre todo, naturalidad ¡! una naturalidad que no se detiene en la sordidez de las imágenes, que muestra los momentos duros, haciéndolos pasar siempre a través de una mosquitera. Sabemos que están ahí pero, no hacen que el espectador se sienta mal… sólo le cuentan como son las cosas y deja que intuyan el resto. Es una forma diferente de contar. La forma en que cuentan Erice y Berlanga. Sin mostrarlo todo, sin dureza. Puro erotismo cinematográficoUn erotismo hecho, más que con buenas imágenes, con buenos diálogos en guiones impecables ¡!

También la vimos en su versión original. La  música de Intouchables Intocable“, es del compositor y pianista italiano Ludovico Einaudi; la mayoría de los temas pertenecen a su álbum “Divenire” del año 2006. Otra receta pendiente del cine español; el sonido. Nosotros podemos distinguir casi cualquier película española sólo por el sonido, decimos casi, porque no es así con las últimas obras de Amenábar. Claro que Alejandro sabe de sonido y de la importancia de una buena producción de sonido. En España decimos que tenemos muy buenos actores de doblaje; y es cierto. El problema es que los buenos suelen doblar carísimas (e imaginamos que, bien pagadas) producciones americanas y las  españolas, por lo general, no se doblan. Y lo cierto es que la capacidad de dicción de la mayoría de actores españoles suele resultar deprimente. Las actrices lo hacen mejor pero, tanto unos como otros, trabajan poco ese aspecto de la interpretación. 


Muy pocos españoles alzarían la voz en contra de que se subvencionasen películas como estas. Porque, además, la inversión se recuperaría con creces y beneficiaría a mucha gente. Véanlas…; mejor en versión original, con subtítulos si no entienden el francés. Después ya sabrán la respuesta a la pregunta del título.




rain is coming,
fear Him… 


PC: Ánimo ya estamos casi a la mitad del BlackMarch: no compramos ni un disco, no descargamos ni una canción, no compramos ni un DVD, no descargamos ni una película, no vamos al cine, no compramos libros ni revistas, no compramos ningún videojuego. Esta es nuestra guerra, nosotros la declaramos ante las amenazas, insultos y coacciones de aquellos a los que hemos venido pagando por sus contenidos durante años. Y no acabará hasta que se arrepientan de sus actitudes. BlackMarch es sólo una pequeña gran batalla.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Por qué los españoles ven películas francesas

  1. AUDIOSAURIUS dijo:

    Muy interesante artículo. En México el cine francés es muy apreciado por el círculo cinéfilo, que es pequeño pero conocedor.Pregunta aparte: la primera imagen del artículo,a que película corresponde?Saludos y felicitaciones.

  2. Xurxo G. G. dijo:

    Gracias por tu visita AUDIOSAURIUS :-)A mi siempre me ha gustado el cine francés, y este post es una crítica al cine español que parece que no saben hacer películas con poco dinero :-/La primera imagen no es de una película es de la diseñadora que figura al pié. Si pinchas en ese link te llevará a su perfil de Google Plus y allí tiene compartidas en público una buena colección de composiciones. Un saludo desde las Islas Canarias (España, pero más cerca de África); cuate.

Si lo que tienes que decir es importante, escríbelo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s