Las amistades peligrosas…

Jeannette Chávez (Autocensura 2006)

Dos días pendientes de Twitter, no nos hemos separado de la pantalla porque teníamos la esperanza de que alguien, alguno de entre las tres o cuatro docenas de tuiteros que se definen como “periodistas” y que tenemos agregados a esta cuenta, informase de algo que nos parecía y aún nos parece de mucho interés. Incluso diríamos: de crucial importancia dadas las informaciones que estaban de rabiosa actualidad hasta hace una hora: ¿quienes eran los que se hacían acompañar por el Rey en esa cacería en la que quebrantó la cadera y buena parte del poco prestigio que aún le quedaba a La Corona? ¿quienes eran esos personajes que fletaron un jet privado para desplazarse a África, con el Rey como invitado? ¿Qué “clase” de españoles se pueden permitir una semana de safari en Botswana, matando elefantes? y ¿que obtuvieron o esperaban obtener a cambio de ese “regalo envenenado”?

Pero… el pajarito parece haber enmudecido. Nadie, ningún medio de comunicación de los llamados “tradicionales”, no sin un cierto tufillo de venganza cibernética, ha querido hablar de estos señores que pueden permitirse el lujo de fletar un jet privado para in a matar unos elefantes a África. Bien, hasta aquí todo dentro de la “anormalidad” habitual. No esperábamos que los medios tradicionales se atreviesen a publicar los nombres de esos personajes. Son los mismos que deciden el tamaño y número de las páginas de publicidad que mantienen en la UCI, pero aún medio vivos, a todos los periódicos que se imprimen en España. Esos que gastan grandes cantidades de papel y tinta que no pueden pagar. Pero, a decir verdad, esperábamos algo más de esos otros periodistas; los que se hacen llamar “freelance”. Incluso de los que ya se han “jubilado” y ya no tienen soplándoles la nuca a un redactor jefe que les sujete el teclado. Esperábamos, ilusos de nosotros, que al menos en Twitter alguien se dignase publicar los nombres de estos aficionados a la caza mayor.


Finalmente, después de revisar todos los medios de comunicación que tienen presencia en Internet, sin dejar atrás a los blogs más “cañeros” (nos referimos a los más anarquistas y antisistema); no hemos encontrado lo que buscábamos. Es decir, la noticia completa. Porque en ninguna parte se han molestado en hacer un relato fidedigno de “qué pasó en esa cacería”. No sabemos cómo se cayó el Rey; qué hacía en ese momento; en alguna parte han publicado que estaba en un bungalow pero, no dicen si sólo o acompañado ¿¡!? Y si alguien le empujó?? No tenemos acaso derecho a saber si alguien atentó contra la integridad física de nuestro monarca?? 
Primero de periodismo: QUÉ: se quebró la cadera. QUIÉN: el Rey. CÓMO: ¿? DONDE: en Botswana. CUÁNDO: anteayer. POR QUÉ: ¿? 
A estas informaciones les faltan datos; datos importantes. Varios medios de comunicación, quizá por responder a una de las preguntas que más alto sonaban en las redes sociales (cuánto ha costado la cacería del Rey a las arcas públicas??); se han apresurado a publicar que “se trataba de un asunto privado y que no costó nada a las arcas públicas porque, el Rey era un invitado… dando a entender que la cacería fue sufragada por los que invitaron al Rey. Y claro, al romper el silencio acerca del asunto económico, se ha levantado la liebre (esto es caza menor, aunque conejos parece que también había en el safari…) sobre otro asunto: Por qué alguien quiere invitar al Rey a una cacería tan cara?? A cuento de qué?? y sobre todo, quiénes?? 

El único que se ha dignado hacer alguna mención a “las compañías del Rey en al affaire africano”, ha sido el periodista (ahora medio freelance, medio jubilado, pero no del todo…), Iñaki Gabilondo. En su “video-artículo” de El País punto com de hoy, titulado: Conjura contra la corona, “ha mencionado en dos ocasiones” a los compañeros de correrías del Monarca. Ha dicho, que no ha sido buena idea irse a donde se ha ido, a hacer lo que ha hecho “…y acompañado de quien se ha hecho acompañar…“; “a matar elefantes haciendo una verdadera exhibición de distancia respecto al sentimiento colectivo, en este momento de amargura y de dolor, y además añadiendo este otro capítulo; en muy malas compañías, no sólo desde el punto de vista personal sino desde el punto de vista de los peligros, peligros, de influencias indeseadas. No ha pagado él el viaje lo han pagado otros, muy bien, pues todavía peor, quiénes?? y por qué?? y para obtener qué?? Todo un viaje sencillamente desdichado“. Ha dicho Gabilondo, y no es poco. Pero, no ha querido dar nombres. Al menos ha dejado claro un par de cosas: que el Rey fue invitado, que otros pagaban el viaje, que no lo pagaron a cambio de nada; y que esos que acompañaban al Rey, en su opinión (hemos de suponer que también en la opinión del diario que recoge esta colaboración del periodista en su edición digital… aunque puede ser que en este caso Iñaki Gabilondo haya ido por libre; es difícil de creer pero no imposible), son “muy malas compañías“. 



A la “autocensura” autoimpuesta por aquellos que escriben en Twitter, en blogs supuestamente “libres”, en periódicos que ya sabemos que no son libres ni independientes (no económicamente…); le acaban de caer del cielo un par de noticias que, a buen seguro, harán que la gente se vaya olvidando del asunto del Rey, los amigotes y los elefantes africanos (por cierto, en Botswana dicen que les sobran muchos, que hay que matarlos porque de lo contrario no dejarán suficiente vegetación para que se alimenten otras especies…). Por un lado la presidenta de la República Argentina Cristina_Fernández de Kirchner, ha decidido expropiar el 51% del patrimonio de la petrolera YPF, transformada en YPF S.A. en 1992 para formar parte de Repsol-YPF, quedando el otro 49% en poder de las provincias. La otra noticia es menos traumática, “de hecho será una buena noticia cuando sea noticia” se refiere a la compañía española Acciona, responsable directa del diseño de una plataforma flotante, y del aerogenerador de 1,5 MW de potencia que la coronará. El aerogenerador será “instalado” en el segundo semestre del año que viene, 2013. La plataforma flotante, que estará a un kilómetro y medio de tierra firme, aproximadamente, será sujeta con cadenas al lecho marino, que en esa zona se encuentra a una profundidad de entre cincuenta y noventa metros.



Resulta muy curioso que Acciona lance hoy una información que, en el mejor de los casos, esperemos que si, será noticia a finales de 2013¡! Pero, quizá, si investigamos un poco, encontremos que estas tres noticias: la cacería del Rey en malas compañías, las acciones de Repsol-YPF cayendo a los infiernos en la bolsa de Bolsa de Nueva York y el molino marítimo de Acciona; tienen muchas cosas en común¡! Ahí es donde están las pistas acerca de las malas compañías del Rey en la cacería de elefantes. Así las cosas, tendremos que esperar a que el único “periodista” que se atreve a tratar temas serios: Jordi Évole, quiera hacer un Salvados, dedicado a los amigos de La Corona; ya que hizo uno dedicado a los “enemigos” (The Most Excellent Iñaki Urdangarín Liebaert, Duke Consort of Palma de Mallorca) o a que Julian Assange desvele algún cable en el que el embajador estadounidense en Madrid cuente a la los de la whitehouse, cómo a la “Jet_set” española, también le gustan las armas de grueso calibre y los conejos… 


Fuentes:


Iñaki Gabilondo: “Conjura contra la corona” 
Expropiación de YPF por parte del gobierno argentino 
Acciona y el primer aerogenerador marítimo 
https://es.wikipedia.org 
Autocensura o el silencio de los galenos 
La autocensura, según Iñaki Gabilondo 




rain is coming,
would do well to fear it…


EPÍLOGO
Existen varios tipos de autocensura. La primera está relacionada con el mayor enemigo de la libertad de expresión: el paro. Los jóvenes, con sus contratos y salarios de miseria, viven la autocensura de quien trata de acomodarse a aquello que entiende que en el lugar en que trabaja le conecta con el siguiente subcontrato y así con la permanencia. Existe también la autocensura de quien tiene miedo a indisponerse con los demás, de quien quiere nadar entre varias aguas, de quien quiere ser permanentemente correcto. Y luego hay otra autocensura, de la que se habla poco, relacionada con la industria de los triunfadores de la comunicación. Porque el triunfador de la comunicación ha acabado por construir un papel, ligado a su manera de ser y a las circunstancias de la historia, cuya imagen ante la sociedad le obliga a actuar de una determinada manera. Es así como ese profesional se somete a un grado muy sofisticado de autocensura: la de colocarse en la posición que se espera de su papel. 


[…] Con todo, la autocensura que más me asusta es la del acomodaticio, y la que más me indigna es la del joven sin posibilidades de expresar su energía, su coraje, su vitalidad.


El fin de una época. Sobre el oficio de contar las cosas, Iñaki Gabilondo.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Las amistades peligrosas…

  1. Anonymous dijo:

    El fondo y el tipo de letra de este blog es adrede para hacer sangrar a los ojos o ¿salio sin querer?hasta con comic san costaria menos leerlo

  2. Xurxo G. G. dijo:

    Intentaré buscarle una solución con otra fuente. Con los tamaños de Blogger no hay nada que hacer… si pongo el siguiente tamaño la fuente se cuatriplica y el post ocupa cuatro páginas. Lo lamento.Gracias por el aviso. Un saludo,

  3. Xurxo G. G. dijo:

    Vamos a ver si con Trebuchet en este tamaño se puede leer sin gafas 🙂

  4. Xurxo G. G. dijo:

    Gracias Marco Antonio 🙂 Ya leo El Blog Salmón casi siempre; a pesar de que la economía no es mi fuerte.Un saludo y gracias por la visita.

Si lo que tienes que decir es importante, escríbelo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s