Curso de ética básica (lección 2ª)

La ética ha de alcanzar al resto de los mamíferos, o no sera…

En realidad y para ser justos con Spinoza, debería alcanzar al resto de los seres vivos… pero eso ya es más, filosofía “budista” y no entra en este curso. Piensan algunos que la ética y la ciencia deben de permanecer en compartimentos estancos y separados. Piensan muchos que la ética es cosa de letras y que la ciencia en cambio es cosa de datos exactos y comprobados, hipótesis demostrables. Y aún estos errores debemos darlos por buenos, porque quienes estos presupuestos firman; al menos han oído hablar de la ética y de la ciencia, hecho este que nos da al menos un punto de partida desde el que es posible dialogar: proponer, contraponer, discutir, acordar, asentar principios, conceptos, reglas, leyes*. También hay gente convencida de que las crisis económicas son un erial en el que la ética no es más que un sinónimo de caridad; cuando la caridad en realidad es una consecuencia de la falta de ética (individual y colectiva); una forma de redención para almas sensibles a las supersticiones. Donde la ética aumenta, la caridad baja; este es un principio tan relacionado con la ética, como aquel otro que asentó Concepción Arenal: “abrid escuelas y podremos cerrar cárceles“. 



UN POCO DE HISTORIA: Bien… veamos entonces lo que decía un reconocido científico acerca de los periodos de crisis. Sorpresa¡! no es un premio nobel de economía, es el mejor astrofísico del siglo XX y dice: “sin crisis todo viento es caricia“; “las cosas no cambiarán si siempre hacemos lo mismo“; “la creatividad nace de la angustia, como el día nace de la noche oscura, en la crisis nace la inventiva“. Lo mejor de los genios como Albert Einstein y/o Stephen Hawking, no es su sabiduría, ni sus descubrimientos; que si son importantes, claro. Lo bueno son las lecciones de ética que nos ofrecen desde su pasión por lo que hacen (los humanos deberían ser felices en sus trabajos), desde sus sacrificios, físicos, mentales, familiares y sociales… Y sobre todo que la estructura de su pensamiento, les permite explicar de forma sencilla, los más grandes misterios

Baruch de Spinoza (estatua) Ámsterdam

EL CONCEPTO: y… que tiene que ver Albert Einstein con Baruch de Spinoza?? Mucho¡! Cuando uno o varios católicos dialogan (esto es una excepción) con uno o varios agnósticos (o incluso ateos) sobre ciencia y religión; que vienen a ser materias tan similares como una nuez y un dátil, siempre llega un punto en el que los primeros asestan lo que ellos creen es el golpe mortal, el que termina el combate: “pero si hasta Albert Einstein dijo -Dios no juega a los dados- Einstein creía en dios, él mismo lo afirmó“. Pero… aunque efectivamente son frases del viejo físico; están totalmente fuera del sus respectivos contextos. Y no es ético alterar las palabras de otros para acomodarlas a nuestras creencias caprichos o conveniencias. Spinoza conocía también esta debilidad humana y escribió: “No deseamos algo por ser bueno, sino que llamamos bueno a lo que deseamos“. Veamos lo que dijo Albert Einstein en relación a Bento de Espinosa: “el Amor intellectualis Dei spinoziano es un sentimiento que ha inspirado a quienes debemos los más grandes hallazgos científicos en el convencimiento verdaderamente religioso de que el universo no es accesible más que por nuestro empeño en conocerlo, creo en el dios de Spinoza” o “No encuentro mejor expresión que la de religiosa para dar cuenta de mi actitud psicológica y de mi emoción que se manifiestan con la mayor claridad en Spinoza” Y qué significa esto?? 

Lo explicaremos de forma que hasta los niños lo entiedan: Spinoza es considerado el fundador del “criticismo bíblico moderno“; en castellano popular: el criticaba la visión “mosaica” (de Moisés) de Dios que aparece en el Antiguo Testamento. Por eso fue expulsado de la sinagoga, excomulgado y desterrado de Ámsterdam en 1656¡! Cuando Einstein dice: “Amor intellectualis Dei spinoziano – El amor intelectual del Dios spinoziano” Quiere decir que Spinoza creía y dejó escrito que: “Deus sive natura – Dios o la naturaleza” o lo que es lo mismo: “dios es la naturaleza y la naturaleza es dios“. Por lo tanto; es muy claro que el “dios” del que hablaban Spinoza y Einstein; no es ni por asomo, el mismo al que dicen adorar y seguir los cristianos, judíos y musulmanes¡! Ninguno de los dos creía en ese “dios” sino en la esencia divina de la naturaleza, entendiendo como naturaleza “un todo”, más probablemente eso que hoy llamamos “cosmos”, que contiene los universos, las galaxias, las estrellas, el hombre, la neurona y el átomo. Con una única diferencia reseñable: el astrofísico creía que la naturaleza tuvo un principio y tendrá un fin; y el filósofo creía que no tenía ni principio ni fin 


BIBLIOGRAFÍA: sigan los enlaces¡! lean, escuchen, miren.
TAREAS: sigan los enlaces¡! lean, escuchen, miren, piensen. 
PROMESA: la lección 3ª será menos densa…

                                                                     
rain is coming,
would do well to fear it… 
                                                 



“Exigimos al Gobierno de España que no recorte fondos destinados a la investigación, a la ciencia, al desarrollo y la innovación”. No es ético, privar a los jóvenes del conocimiento y dejar huérfanas de científicos a las generaciones que han de seguir aquí cuando los que esto escribimos y los políticos a los que nos dirigimos, hayamos dejado o perdido la vida… 


authors: the sons of the rain

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Si lo que tienes que decir es importante, escríbelo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s