Curso de ética básica (lección 3ª)

UN POCO DE HISTORIA: Hoy es un día especial¡! Así que explicaremos la lección con poco texto y mucha imagen. Imágenes relacionadas con lo que “en realidad siente el pueblo“. La primera significa: “todos los humanos somos hijos de una mujer… luego todos hemos sido paridos, todos tenemos una madre y todos hemos de morir“. Esta declaración tan sencilla, tan lógica, tan verdad; para muchos no es así de clara, lógica y verdadera. Prefieren creer que hay humanos que están por encima de ese concepto¡! Y otros, como Macbeth, aquello que le dijeron las tres brujas: “ningún nacido de mujer podrá mataros nunca…Thane de Glamis“. 



EL CONCEPTO: Por qué un Rey hace una reverencia a un “príncipe de la iglesia”?? eso es fácil, lo explicaba muy bien Nicolás Maquiavelo: “es una forma de legitimar el poder de aquellos que antes legitigimaron el suyo al coronarle“. Es una forma de decirla al pueblo: “yo respeto a este señor de blanco hasta el punto de besarle el anillo“. Y el señor de blanco que es el jefe de los señores de negro, mira a la cámara como diciendo: “qué¡!?? acaso os creéis más que este que es Rey y dobla el espinazo ante mi?? O creéis que en realidad, como diríamos si nos preguntasen, está inclinándose ante mi jefe??“. Lo importante para el asunto de la ética es esto: dado que los dos dicen ser representantes de algo mucho más grande y poderoso que ellos… “qué piensan aquellos que pagan el salario del Rey y parte del salario del otro??“. Si los dos saben de que va la cosa, realmente, es ético que vendan tal “irrealidad” como algo auténtico??



Bien… como cualquiera en su sano juicio; uso de razón y sinceridad para consigo mismo; sabe que: “al jefe del señor de blanco hace siglos que no se le ve por el planeta” y que “no es cierto que haya dado ningún poder sobrenatural al de blanco (de haberlo tenido ya lo hubiese utilizado), ni que haya regado con agua bendita la sangre azul del otro, para que sus hijos sean divinos y sucesores de su poder y sus cargos públicos, por la gracia de Dios“… más bien al contrario, en tal caso, a esta dinastía, la habría castigado con la hemofilia… por su endogamia; puede que en algún momento “demasiados de ese pueblo cansado de tanto engaño y abuso, acabe haciendo algo como lo de la foto superior…¡! Puede ser?? Puede… no es la primera vez que pasa. No es la primera vez que ruedan las cabezas de los reyes franceses… y las de los perros que los protegían“. 

Porque… a veces los mastines olvidan proteger al rebaño y sólo escuchan las órdenes del pastor, creyendo que es de él la carne que comen (el salario que cobran) y no de las mismas ovejas que ha de cuidar¡! olvidando así su verdadero cometido y (en el caso de los auténticos mastines) el mandato de su raza. Y cuando la violencia estalla, nadie sabe a ciencia cierta como en qué ha de acabar, ni cuando. Entre la anterior fotografía y esta otra, hay muy poca distancia. Cuando ocurrió, fue poco el tiempo que transcurrió entre una cosa y la otra. Y si; fue una sorpresa que en 1992 sucediese algo así. Porque en occidente, ya nadie creía posible que una “involución semejante pudiese tener lugar”. Y sin embargo, ocurrió: el odio pasado y el presente, el cansancio, la falta de esperanza, pero sobre todo, “el hastío de tantos hacia las imposturas de los dirigentes, de sus mentiras, de su opresión más o menos solapada, desembocó en una masacre. En realidad, en una detrás de otra…“. Se saldaron viejas deudas de sangre, de honor, de religión, territoriales… y al calor de la sangre derramada ya nada se mantuvo en su sitio. El resultado fue… más resentimiento, más desconfianza y hoy, 20 años después; las heridas son más. Están las viejas mal curadas y las nuevas aún supurando

¡Qué fácil resultó camuflar junto a las viejas rencillas religiosas un “oscuro sentimiento nacionalista, racial y xenófobo“! La excusa para hacer una limpieza étnica que no llegó tan lejos como la de los años 40 del mismo siglo, porque la “vergüenza de occidente fue demasiado evidente y 
decidieron que no era un problema matrimonial, interno, sino que se trataba de algo que tarde o temprano se extendería y lo contagiaría todo“. Porque este mal “el mal“, se contagia a través del aire, del sonido de las voces que lo susurran o lo gritan, al ritmo de las marchas militares, al olor de la pólvora y también a través de la visión del “horror” . La empatía desaparece y también el respeto de los humanos por si mismos y así, la pandemia está servida. Y… cuando se ha caído en ese pozo; cuando por parte de muchos se ha practicado el asesinato masivo, la violación, la tortura, la venganza de una afrenta inexistente que sólo tenía algo de vida en las viejas historias (o en las historias de las viejas que miran llorando un pasado que nunca existió…); qué se puede hacer?? 


Nada… después ya nada se puede hacer. Los muertos no resucitan, los crímenes no se redimen en una sola vida y el recuerdo de todo ello perseguirá sin clemencia a las generaciones que han de venir. A decir de tantos y tantos que en el pasado vivieron momentos parecidos: “cambia de cabeza la corona, pero no la cabezas que sostienen las coronas y estas con el poder de su simbolismo volverán a sembrar la discordia, a cultivar el odio, la opresión, la impostura y el engaño“. La historia nos dice que las coronas, ni enterradas en oscuros y ocultos rincones dejan de llamar a la soberbia del hombre; a su egoísmo, a sus ansias de poder y de riqueza (que son lo mismo). Porque esa es la naturaleza del hombre si no media la Ethica.



Conclusión: “sólo la ética puede librarnos de volver a vivir algo así“. Sólo si los poderosos se desnudan de sus falsos atributos y reconocen que no son más que humanos nacidos de mujer y no dioses, ni lugartenientes de de dioses ni siquiera tenientes de una divinidad inexistente y devuelven al pueblo el poder que le corresponde, podrá detenerse el tiempo y quizá sea posible recomenzar. Si no lo hacen a tiempo, el pueblo acabará separándoles del poder por la fuerza de la violencia… porque es la que ellos utilizan para acallar las voces y finalmente el pueblo siempre entiende que la violencia es lo único que temen. Cuando la ética está ausente, la violencia se hace con el poder. Y cuando esto ocurre, la ética no es invitada a participar… no es bienvenido aquello que te recuerda que el camino escogido no es el correcto


BIBLIOGRAFÍA

                      República Federal Socialista de Yugoslavia
                      Las Guerras de los Balcanes 
                      Guerra de Bosnia
                      Radovan Karadzic
                      Slobodan_Milośević
                      Guerra de Croacia         

TAREAS: sigan los enlaces anteriores¡! lean, escuchen, miren, huelan… piensen. 



rain is coming,
would do well to fear it… 


Una de las formas más seguras de llegar a todo aquello de lo que hemos hablado en la lección de hoy es: “arrebatar a los jóvenes sus ilusiones, la esperanza en el mañana, la posibilidad de vivir, al menos, con la misma dignidad que vivió la generación anterior…” 


Hemos de devolverle aquello que les corresponde por derecho natural: “el futuro“. Y hemos de hacerlo pronto o será demasiado tarde para que abandonen las calles y la violencia estatal no lo logrará…

No es ético, privar a los jóvenes del conocimiento y dejar huérfanas de científicos a las generaciones que han de seguir aquí cuando los que esto escribimos y los políticos a los que nos dirigimos, hayamos dejado o perdido la vida… 


authors: the sons of the rain

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Si lo que tienes que decir es importante, escríbelo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s