Sexo para torpes… Amor para despistados (lección 5ª)

“Músculos, nervios… sexo débil??”

Hemos llegado a la quinta lección; es el momento de hacer alguna recapitulación, abandonar los conceptos básicos y adentrarnos en otros más complejos. Seguiremos hablando de “gestos“, de miradas, de palabras, de comunicación, pero ya es hora de dejar claro un concepto: “no existe un sexo débil, las hembras de la especie humana no son el sexo débil, las mujeres no son débiles¡!” Y en el caso de que existiese un sexo débil; ese no sería el femenino¡¡!! En la fotografía de arriba se ve a una mujer en una postura poco habitual. Una postura que sólo mirarla a los hombres les producirá un inmediato tirón en los testículos (en adelante: huevos) 🙂 ellos ya saben por qué.
No es una de las fotografías que solemos poner aquí… ésta es una fotografía de una mujer en muy buen estado físico. Una mujer que probablemente haga mucho deporte o danza. Una mujer que muestra todo su nervio, sus músculos femeninos pero contundentes y una flexibilidad fuera de lo normal. No es una fotografía erótica, probablemente. Pero es una mujer¡!


Pero sigamos con la lección de hoy y las recapitulaciones… Vamos allá… fijaos en la imagen de arriba. Qué veis??


DEFINICIÓN (a): se trata de una mujer, sentada sobre un suelo de tarima; descargando su peso sobre uno de sus glúteos y sus manos.


DEFINICIÓN (b): insistimos… y es la última vez que lo  hacemos: es un ejemplar hembra de la especie “Homo sapiens sapiens“. En lenguaje común: una mujer. A partir de esta lección, entendemos que “ya tenéis claro que las únicas diferencias que existen entre la hembra y el macho de esta especie son únicamente biológicas“, y además son menos de las que parecen ser, sobre todo en lo que se refiere a los órganos sexuales¡! (esto último lo explicaremos mejor en una lección dedicada a la anatomía y la fisiología).


DEFINICIÓN (c): “ella” está sentada sobre en el suelo de una habitación (interior). Lleva puestas unas sandalias negras de plataforma alta, unas gafas con montura de resina, pendientes en las orejas y varios piercing en puntos estratégicos de su anatomía. Además no tiene cabellera¡! algo poco habitual en una mujer. Pero… lo que hoy nos importa no es tanto lo que lleva puesto o lo que no lleva, sino “qué es lo que esa imagen nos sugiere; qué nos dice de ella; que ha querido mostrar el fotógrafo (o la fotógrafa) y si ella ha conseguido transmitir la imagen que se deseaba“. (Apunte: para las mujeres que nos han preguntado acerca de esa visión másculina tan particular: sí, eso que tiene entre las piernas también es un coñazo rasurado; ya explicaremos esos conceptos en otras lecciones).


CONCLUSIÓN: La fotografía de hoy muestra a una mujer sentada sobre uno de sus glúteos en un lugar privado* posando para un (o una) profesional, relajada y haciendo su trabajo. Una imagen así, dice muchas cosas, algunas parecen muy evidentes, tanto, que debiéramos desconfiar de lo que “parece“. Así que, no juzguéis¡!, no prejuzguéis¡! El hecho de que lleve el cabello rasurado, mostrando un cráneo perfecto y muy bello, puede no significar nada¡! puede significar que le gusta llevar el cráneo rasurado al uno¡! Es muy cómodo¡! los hombres lo sabemos, todos hemos llevado el cráneo así en algún momento. No debemos concluir que, porque a esta mujer (y a otras) les guste llevar el cráneo rasurado “se sienten menos femeninas; o son lesbianas“. Porque, no tiene por qué ser así y, aunque lo fuese “no somos nadie para juzgar las opciones y preferencias sexuales de nadie“¡¡!! Y esto es lo que tiene que quedar claro. La fotografía es muy buena. La hembra que aparece en ella “está muy buena” (esto es una expresión masculina que todas las mujeres conocen aunque muchas no tengan claro qué significa); es bella, muy bella y nos ofrece una visión bestial* de la belleza de su cuerpo. Eso se llama “generosidad¡!” si, aunque sea una modelo y se gane la vida posando sin ropa¡! sigue siendo generosidad… porque lo de posar se puede hacer bien, mediocre o mal y esta lo hace bien.


TAREAS: Reflexionad con calma… no es habitual que una mujer lleve el cráneo rasurado; por lo general, las mujeres odian no tener un cabello frondoso, fuerte y llamativo. Lo habitual es que pasen “mucho tiempo” en las peluquerías y delante del espejo arreglando su pelo¡! Pero… sed prudentes. Seguid y leed los links… y asimilad la información. O seguiréis viendo esto… 

“En todo occidente este gesto significa lo mismo”

ANEXO: a título anecdótico y para reír durante un rato; aquí os dejamos un vídeo muy cortito en el que aparece un ejemplar del “sexo débil“, demostrando a dos varones: cómo se transporta una lavadora desde la puerta de casa al furgón de mudanzas. No os lo perdáis¡! mi abuelo (un gran hombre, por cierto) repetía mucho aquello de: “Más vale maña que fuerza” y las mujeres se dan mucha maña para muchas cosas…

“e aquí dos ejemplares del sexo fuerte…”
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Si lo que tienes que decir es importante, escríbelo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s