Sexo para torpes… Amor para despistados (lección 12ª)

Fotografía de Sofía Carbalho (diseñadora gráfica)

No digas que me quieres si no estás seguro/a de albergar ese sentimiento… o me harás tanto daño como si me dices lo contrario“. 

La lección anterior fue “demasiado densa??” y quién había dicho que esto sería fácil??
Hoy seguiremos hablando del amor, sin apartarnos mucho de “lo que realmente es…“, pero desde otra mirada que sin dejar de ser ciencia (nunca renunciaremos a la ciencia) de la buena, resulta más amable con los seres humanos y les aporta algunas “excusas” para no sentirse culpables (no del todo) de sus fracasos y discapacidades. Vamos allá. 


Conocéis a alguien que no quiera esto que muestra la fotografía?? Seguramente no. Todos los seres humanos sanos quieren, necesitan ser aceptados, queridos, tocados, deseados por otros seres humanos. Todos los seres humanos desean ser amados. Pero… muchas veces temen al amor y levantan muros defensivos, visten tenaces armaduras emocionales para “evitar ser amados por aquellos que no quieren que les amen” y esas fortificaciones les alejan tanto de “la realidad” que el amor pasa de largo o intenta penetrar la ciudadela sin conseguirlo y no lo ven más que cuando se retira y se aleja. 

DEFINICIÓN (a): pero sigamos definiendo el amor y sus efectos fisiológicos. El neurobiólogo portugués Antonio Damasio dice que la emoción y las reacciones relacionadas están vinculadas con el cuerpo, mientras que los sentimientos lo están con la mente. Para algunos autores las afecciones están vinculadas al cuerpo y las emociones a la mente, cómo lo creía el filosofo holandés (de origen hispano-portugués y sefardí) Baruch de Spinoza: “el amor es una alegría acompañada por la idea de una causa externa“; y el consenso está lejos de producirse. 


DEFINICIÓN (b): Helen Fisher es profesora de investigación de la Rutgers University de New Jersey. Ha estudiado 58 culturas de todo el mundo y publicado varios libros, entre ellos, “Anatomía del amor: historia natural de la monogamia, adulterio y divorcio” y “Por qué amamos: naturaleza y química del amor romántico” y asegura que: “el colocón del enamoramiento lo producen las sustancias que el propio cerebro fabrica (dopamina, norepinefrina, serotonina y en menor medida la oxitocina que también se segrega durante los actos sexuales, durante el parto y al dar de mamar)“. “Creo que el amor lo producen los niveles altos de dopamina (que en grandes cantidades, además de aumentar el nivel de testosterona, la hormona del deseo sexual, está asociada con la dependencia) y norepinefrina (que a niveles altos produce euforia, pérdida del apetito) junto a un nivel bajo de serotonina (que tiene que ver con la obsesión de estar con la persona amada)”.

“Cuando vi por primera vez las imágenes del cerebro enamorado con las regiones activas iluminadas de amarillo brillante y naranja sentí una admiración sobrecogedora. He visto la actividad del flujo sanguíneo en esas áreas y comprobado las sustancias químicas. Hay dos regiones muy activas: el núcleo caudado, una primitiva región en forma de C descubierta hace poco y relacionada con el sistema de recompensa del cerebro, la excitación sexual, las sensaciones de placer y la motivación para lograr recompensas. La otra es el área tegmental ventral, ATV, la veta madre de las células que producen dopamina”.

CONCLUSIÓN: el amor romántico, aunque nos guste verlo como una hermosa abstracción “no es más que una compleja mezcla química movida por impulsos eléctricos, y ese pensamiento que nos empuja a ver el amor como algo sobrenatural es, a su vez, otra combinación química tan increíble como la primera y totalmente relacionada con ella. En su libro “Por qué amamos…” Helen fisher propone la teoría de que la humanidad ha desarrollado tres sistemas cerebrales principales para el apareamiento y la reproducción: 
1- Lujuria, impulso sexual o libido 
2- Atracción sexual selectiva: amor romántico intenso en la etapa inicial de la relación.
3- Apego: sentimientos profundos de unión con un compañero a largo plazo.  

El amor puede comenzar con cualquiera de los anteriores sentimientos. Algunas personas mantienen relaciones sexuales y posteriormente se enamoran. Muchos se enamoran primero, luego tienen sexo. Otros comienzan con un sentimiento profundo de apego, que se transforma en amor romántico y en impulso sexual evolucionado para enfocar la energía del apareamiento sobre un solo compañero cada vez. El afecto evolucionó para permitir un vínculo de pareja.


TAREAS: seguid los links, tomad buena nota de los autores mencionados, comprenderéis muchas de las cosas que os pasaron, que le pasan a todos los humanos. Si os queda tiempo visionad este vídeo en el que Helen Fisher habla acerca del amor y sus mecanismos.


AVISO: Esta es una de las lecciones que pueden (y deben) evitar leer los “creyentes“. Las obras de los científicos  (Antonio DamasioHelen FisherBaruch de Spinoza) que hemos mencionado, enlazado y recomendado; son material científico y divulgativo que mantiene tesis a veces contrarias a las que aparecen en las “escrituras consideradas sagradas por los creyentes de cualquiera de las religiones monoteístas (o al menos por las jerarquías de estas religiones)” y ofrecen datos incompatibles con el “creacionismo“. Por tanto, si no quieren sentirse gravemente ofendidos, no deben leerlas.                 


El texto está licenciado bajo Creative Commons, los autores del material adicional, han sido mencionados y enlazados y; las imágenes atribuidas a sus autores. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Si lo que tienes que decir es importante, escríbelo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s