Sexo para torpes… Amor para despistados (lección 14ª)

Fotografía de Sofía Carvalho

Si… las mujeres son seres complicados, complejos. Todas las mujeres lo son y a algunas se les nota más que a otras. Hace poco leíamos una frase que decía: “ser mujer es una tarea terriblemente difícil, ya que consiste principalmente en tratar con hombres“. Hombres… “nacemos desnudos, húmedos y hambrientos. Después la cosa empeora“. El buen humor y las bromas son muy necesarias en el amor y más en el sexo. El sexo en los humanos es, sobre todo, un juego (o debiera serlo…). Sobre la fotografía de Sofía Carvalho, que decir más allá de la belleza de los cuerpos y de la vida??
Y ahora vamos con la lección. Seguimos en la ciencia (por cierto, hoy es el día en que Peter Higgs ha llorado de emoción, y no ha sido para menos) porque es la ciencia la que nos aporta “conocimiento, datos concretos y tesis bien elaboradas, y lo que es mejor, sin prejuicios ni influencias de mitos y leyendas“.


MITOS, LEYENDAS y TÓPICOS: en principio los mitos y las leyendas no son más que una forma de interpretar lo que no se conoce, lo que se sueña, lo que se conoce pero no se sabe como explicar (o se quiere rodear de una belleza que no tenía la vivencia original) y a veces, desgraciadamente, una forma de crear algo que en realidad no existe y hacerlo pasar por “real“. En la literatura están bien y nos aportan cultura. Fuera de la literatura y otras artes, a veces causan estragos, sobre todo cuando se convierten en tópicos. El que sugiere la fotografía de arriba es uno de los más antiguos… una interpretación perversa de la personalidad femenina. Una mentira¡! Quiere decir que la primera mujer que existió sobre la faz de la tierra convirtió al primer hombre en su cómplice porque una serpiente le convenció de que serían como dioses¡! esa es la interpretación del mito de Eva, Adán, la Serpiente (el demonio) y la manzana. Y de todo ello sólo tenemos constancia de la existencia de “la manzana” (no de esta manzana que es la que la Biblia plagia, sino del fruto del manzano); todo lo demás es literatura¡! 


Otro tópico alimentado por viejas leyendas (casi siempre machistas) es que los varones y las mujeres son muy diferentes en el plano “emocional“. Según este tópico: “los hombres no lloran… los hombres son agresivos… en el sexo los hombres solo piensan en follar y pasan olímpicamente de besos, caricias, abrazos y cualquier otra muestra de ternura…“. Y es bien cierto que a veces si se repite mucho una mentira, parece una verdad¡! Pero, parecer no es ser¡! veamos la realidad. 
Hace poco la prestigiosa revista Archives of Sexual Behavior (una de las publicaciones más respetadas entre los científicos que estudian las conductas sexuales), publicó un amplio estudio del Instituto Kinsey (de la Universidad de Indiana, dedicado a la investigación en Sexo, Género y Reproducción y a promover la salud sexual por medio del conocimiento, en todo el mundo, desde 1947), en el que se ofrecen los resultados de un estudio realizado sobre una muestra de más de “mil parejas heterosexuales¡!” de BrasilEEUUAlemaniaJapón y España; de entre 40 y 70 años cuya relación duraba una media de 25 años. 
Fotografía de Vasco Abranches

Algunas conclusiones de este amplio estudio derriban tópicos a cañonazos¡! Por ejemplo: “los abrazos y lo besos hacen a los hombre más felices de lo que se pensaba. Los varones que besan y abrazan con frecuencia a sus parejas son tres veces más felices que los que no lo hacen. Sin embargo, para las mujeres este tipo de arrumacos no influye en el grado de satisfacción de la pareja“. El mismo estudio revela que para las mujeres el sexo mejora con el tiempo, especialmente a partir de los 15 años de relación¡! 
En cuanto a los factores que predicen el nivel de satisfacción de los miembros de la pareja heterosexual, el estudio revela que para las mujeres lo principal es la duración de la relación y su propia actividad sexual. En cambio para los hombres resulta algo más complejo, porque además de la duración de la relación, contemplan otros factores como la salud física, la salud sexual y la satisfacción de su pareja¡! si… el estudio revela que para ellos los orgasmos de ellas son muy importantes, algo que influye mucho en sus propios niveles de satisfacción. 

Fotografía de Peter Ivanka

Es decir… eso de que los varones son “más emocionalmente más duros, menos cariñosos, menos tiernos y más egoístas a la hora de satisfacer su sexualidad es un tópico“. Claro, los resultados de este estudio realizado por una de las instituciones más prestigiosas del mundo, la misma que realizó el conocido Informe Kinsey, que sigue sirviendo de base a cualquier investigador que quiera adentrarse en los caminos de la conducta sexual de los humanos; no significan que no existan varones con esas características… el estudio sólo viene a constatar que la mayoría no son como el tópico dice que son¡! 
Otros datos del estudio también derriban otro tipo de tópicos que tienen que ver con las costumbres sexuales de los “pueblos“: demuestra que los hombres japoneses están más satisfechos con sus relaciones que los estadounidenses y estos últimos más satisfechos que los brasileños y españoles¡! En cuanto a las mujeres, las japonesas y brasileñas están más satisfechas con su vida sexual que las estadounidenses.

CONCLUSIONES (por ahora…): “los tópicos son información falsa, errónea, sin más fundamento que la repetición del tópico. Los lugares comunes son un vicio del lenguaje y en el terreno sexual sólo aportan confusión“. Los varones son “los machos de la especie humana, nada más. Sus características genéticas son casi idénticas a las de las hembras y se distinguen en otras características biológicas, como son (además de los órganos sexuales, entre los que hay que destacar el cerebro) una mayor masa muscular (por tanto, más fuerza física), una mejor orientación espacial y otras que no son sino herencia genética y evolutiva de sus antepasados eminentemente cazadores.
Pero… esto no significa que sean “duros“. Ese es otro concepto. Un material puede ser muy duro, como el acero o el diamante (uno de los más duros que se conocen) y romperse con facilidad. Solemos decir “duro” cuando en realidad queremos decir “tenaz” y nos equivocamos, claro. Le realidad es que los varones son humanos resistentes y también es un tópico que aguanten menos el dolor que las mujeres. Porque los umbrales del dolor no tienen nada que ver con el sexo y el género, sólo con el oído¡!. Lo otro es sensibilidad al dolor y la anestesia afecta por igual a las mujeres que a los varones, sólo ha de tenerse en cuenta las dosis con respecto a la masa muscular (al peso…) y a la función hepática (el hígado de las mujeres tiene problemas para metabolizar las dosis altas de algunas sustancias, entre ellas el alcohol y esta también es una diferencia biológica). 
 
Los varones pueden manifestar más o menos fuerza en el juego sexual. Por lo general, tratándose de varones sanos y emocionalmente estables, harán lo que su pareja les pida en cada momento. 
Los varones pueden manifestar cariño, ternura y sensibilidad¡! tanta como cualquier mujer.
Los varones carecen de instinto maternal, claro, pero no del instinto paternal necesario para cuidar y proteger a sus hijos (y a su pareja) durante el tiempo necesario para que estos se puedan valer por si mismos. 
Los machos de la especie humana, son mamíferos, fuertes* e inteligentes pero, no son leones¡! Y no es que los leones no puedan manifestar “apego” por sus parejas, es que están más pendientes de la perpetuación de sus genes y a veces “matan a los hijos de sus rivales vencidos para que prevalezcan los suyos”. Los leones no “adoptan hijos de otros leones”, los varones “si adoptan hijos de otros varones si aman a la madre de esos retoños”, y eso es una muestra de inteligencia que está presente en todos los primates superiores.

TAREAS: las de siempre… seguid los links, leed acerca de los conceptos más básicos y metabolizadlos. En esta lección lo importante es aprender a distinguir los tópicos, los cuentos, los mitos, las leyendas y a mantenerlos en el lugar que les corresponde: la imaginación y los sueños. 
AVISO: esta es otra de las lecciones que pueden (y deben) evitar los “creyentes“. Las obras y los autores (Alfred C. Kinsey) que hemos mencionado, enlazado y recomendado; son material científico y divulgativo que mantiene tesis a veces contrarias a las que se desprenden de las “escrituras consideradas sagradas por los creyentes de las religiones monoteístas (y desaconsejadas por sus jerarquías)” por basarse en datos incompatibles con la idea del “creacionismo” y con la “fe” que ellos defienden. Por tanto, si no quieren sentirse gravemente ofendidos en su sensibilidad, no deben leer esta lección.
Alfred C. Kinsey

El texto está licenciado bajo Creative Commons, los autores de los contenidos adicionales han sido mencionados y enlazados y, las imágenes atribuidas a sus autores.                                     
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Si lo que tienes que decir es importante, escríbelo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s