Mujeres de verdad

Prometí escribir un post dedicado a unas cuantas “amigas” de Google Plus, así que hablaré un poco de “amistad”.  Hoy sólo quiero hablar de algunas mujeres que he “conocido” en una red social y con las que he alcanzado un grado de amistad “que nunca alcancé con otras mujeres que conozco en vivo y en directo“. Muchas veces he pensado sobre esto; acerca de por qué en las redes sociales (aún con todos sus peligros*) mucha gente he encontrado una forma de comunicar lo que siente con una facilidad que no se dan o no pueden darse en su vida “real” (utilizaré real para distinguir unas relaciones de otras pero, tengo claro que lo que ocurre en las redes sociales, puede ser muy real).

Fotografía y montaje de Morfi Jang

Para mi son mujeres reales¡! porque son mujeres reales (que viven en otro lugar, a veces muy lejano) a las que considero amigas, es decir, por las que siento afectoapego (o cercanía emocional); con un pensamiento que coincide con el mío, a veces en muchas cosas, pero en todo caso, mujeres a las que me gusta ver* a diario. Me gusta sentir que están “ahí” al otro lado del DSL y que cada día se levantan, desayunan, se van al trabajo, viven¡!. Me gusta saber que a ratos se acercan por esta especie de plaza* o club* que es G+ y se sientan a mirar como pasa la gente… a leer, a pensar, a hablar con el resto, a manifestar sus opiniones, sus ideas, sus ilusiones, sus fantasías, sus alegrías y también sus desasosiegos y sus penas. Sus sufrimientos…

A algunas de estas mujeres puedo relacionarlas con una fotografía o con una imagen; aunque eso no aporta más realidad a la que les rodea y de la que forman parte. Fueron niñas, tuvieron una infancia (más o menos feliz, más o menos dura), a veces me gusta pensar que fueron felices, que se vistieron de mayores, que se pintaron como sus madres y metieron sus pies en los zapatos de tacón. Se que muchas no lo hicieron, porque en sus expresiones se nota que sus vidas no fueron así… que se hicieron adultas antes de su tiempo. Pero tanto unas como otras se convirtieron en espléndidas mujeres que crearon sus propios paraísos como el de la fotografía de Morfi Jang; que son capaces de amar. De otras no tengo una imagen clara pero en sus comentarios está impresa su arquitectura, su estructura, y se sostienen muy bien sobre ella.

Cómo es su vida?? no lo se… no se nada más allá de lo que ellas quieren contar y lo que intuyo. Es decir, poca cosa en realidad. Y esto basta para “quererlas” para sentirlas cerca?? Si; a mi me sobra¡! Se que muchos prefieren lo que ellos llaman “el mundo real“, porque creen que en el mundo real saben más cosas, conocen mejor a las personas y que en el mundo virtual “es más fácil mentir acerca de quien se es y de cómo se es“. Pero no es más que una ilusión; no saben nada… no saben más de lo que yo se. Pueden estar más seguros de lo que saben porque esa realidad que tanto les gusta les ofrece esa sensación (y al tiempo, la trampa de lo real porque allí ven y tocan), pero es sólo una sensación. “Las personas pueden ser lo que no parecen aquí y allí… Pueden tener otra vida aquí y allí… Y tienen derecho a tenerla¡! Todos tenemos la obligación de buscar la felicidad y merecemos encontrarla y esos momentos a veces están aquí y otras allí o en los sueños, o en las fantasías“.

Que tienen en común?? probablemente, no mucho. Cada una tiene su vida, su mundo… Para mi lo único que las hace especiales son sus singularidades y la forma en la que las muestran. La sencillez con la que hablan de las batallas que libran a diario; la sinceridad con la que hablan de cómo son y de lo que les gusta (también de lo que anhelan). El compromiso con aquello que sienten como suyo, con su libertad y la solidaridad… sus post y sus comentarios están llenos de solidaridad, de sensibilidad. De sensibilidad femenina, claro; porque esa es otra cosa que si tienen en común su feminidad. Cada una la expresa de una forma diferente pero la expresan y es estupendo. Levantarse cada mañana arrancar la computadora (si es que no he estado trabajando toda la noche); acercarse a la plaza y encontrar una nota que dice: “hola guapo, me voy al trabajo, que tengas un maravilloso día, besos…“.

Fotografia de Michal Magdziak

Un… “hola gordito, me emocionó lo que escribiste ayer, un abrazo“; o quizá un: “gracias majo visto así parece que aún hay esperanza, me voy a la cama con una sonrisa…“. Puede que algunos afortunados escuchen este tipo de frases a diario, en sus hogares en su lugar de trabajo y… puede que además merezcan escucharlas; estos entenderán a que me refiero con lo de sensibilidad femenina, el resto creerá o se convencerá de que no es tan importante (algunos machitos pensarán: este tipo es marica…) y eso les permitirá reafirmarse en sus errores. Yo no pertenezco a “este club“, me avergonzaría como hombre y como humano. Yo creo que he de agradecerlo porque las muestras de aprecio, cariño, cercanía y ternura han de agradecerse siempre; y por ello y por ello con la inestimable ayuda de Michal Magdziak levanto este sencillo monumento virtual en su honor.

Así os imagino yo a veces amigas mías. No como ángeles porque los ángeles no tienen sexo (o eso dicen) y vosotras sois hembras. Verdaderamente lo sois y bien que se nota. Rubias, morenas, pelirrojas; altas, bajitas, grandotas; “no es importante esto porque la belleza es una cuestión de luz y no está en el objeto observado sino en el cerebro del que observa y yo puedo en el mío crear la imagen que quiera como esta de Dmitry Laudin, que define muy bien el espíritu de las mujeres de las que he hablado aquí hoy“; dando amor con la diestra y preparada la siniestra por si hay que defender la plaza, el pensamiento, la libertad, la independencia… la cabeza. La vuestra o la de los vuestros. Como ya dije, soy macho pero no pertenezco al club de los machitos; a mi me emociona y me engrandece que una mujer saque la espada por mi si siente que tiene que hacerlo, y peor para quien crea que no va a ser peligrosa…

Me gustan las mujeres que hacen este gesto 

AVISO: este post no contiene material que pueda herir la sensibilidad de un humano adulto, a los niños puede explicársele cualquiera de las imágenes que se han incluido. Esta entrada está dirigida a un grupo de mujeres a las que admiro, por las que siento cariño y, algunas tienen hijos, he querido que puedan mostrarle este post a sus hijos hoy, mañana o el año que viene. Pero… aún así, es posible que algunas personas vean “pornografía” en estas imágenes. Al entrar en el blog ya se advierte de ello, así que los “ultrareligiosos” deben abstenerse de mirarlo o, acabarán pecando*. Por otra parte, los textos siempre se refieren a la mujer en un plano de igualdad o superioridad al varón¡! y este concepto es contrario al que mantienen todas las religiones monoteístas.

Creative Commons

El texto está licenciado bajo Creative Commons, los autores de los contenidos adicionales han sido mencionados y enlazados; y las imágenes atribuidas a sus autores.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mujeres de verdad

  1. Gracias pilarbego 🙂

    Saludos

Si lo que tienes que decir es importante, escríbelo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s