Por qué admiro tanto a las mujeres… (2) “Layla”!!

Día 9 de julio de 2012 a las 07:45h (08:45h en la península Ibérica), en el comedor del hotel Meliâ Gorriones, terminando el “desayuno inglés”…

Layla– déjame que te acompañe, si??

yo…- para qué?? será aburridísimo para ti… que vas a hacer, mirar??

Layla– si… miraré. Y estaré callada, te lo prometo. Hoy quiero estar contigo.

yo…- ya estuviste ayer y por la tarde estaremos juntos de nuevo y mañana…

Layla– no es lo mismo, hoy es un día importante para ti, es “el primer día del resto de tu vida“¡!

yo…- Layla, eso es un tópico. Todos los días son “el primer día del resto de nuestras vidas”, morita

Layla– ya, pero hoy te prejubilas y eso no lo has hecho nunca antes… no?? y no me llames morita, sabes que me jode mucho¡!

yo…- tienes razón… nunca me había prejubilado antes. Entonces ya¡! venga, vayámonos o perderemos el autobús.

Layla– el autobús?? si, si, mejor; nos divertiremos.

yo…- prometiste ser buena y estar callada…

Layla– no hablaré en ningún idioma que puedas entender

Y… nos fuimos. No se si me preocupaba más terminar con el papeleo, o hacer un par de viajes con Layla en un autobús¡!. Lo que tenía que hacer (y que ya está hecho…) era entregar kilo y medio de papelajos, documentos, certificados y copias de más documentos. En España cuando cualquier órgano o institución del Estado (del Sistema…) quiere enviarte una multa o cualquier tipo de sanción (o amenaza), siempre saben como localizarte pero; si es uno (un ciudadano normal) quien tiene que solicitar algo a una administración pública, ha de presentar el certificado de empadronamiento en varias ventanillas, y no vale el mismo, ni una copia, han de ser todos originales¡!  Esto último lo escribo para los que por aquí vengan, “esto” no es Alemania, aunque haya muchos más alemanes/as que españoles/as y el idioma de referencia aquí sea el alemán. El paraíso también tiene peajes…

Fuerteventura: el motivo por el que vivo aquí; en esta isla a la que con frecuencia me refiero como “el norte de África“, “el sur de Marruecos” (estamos a menos de 100Km del Sahara y 1600 de Cádiz¡!) o “puto desierto“; tiene menos que ver con la climatología (única a esta altura del Atlántico) y con la inigualable tranquilidad que reina aquí durante ocho meses al año; que con: “la libertad“¡! Si; esta isla es un lugar en el que conviven (convivimos: vivimos aquí, trabajamos aquí, disfrutamos aquí y muchos mueren aquí) gentes de culturas y etnias; germánica, ibérica, gala, latina, eslava, nórdica, balcánica, escandinava, amazigh, árabe, subsahariana (varias…), latinoamericana (varias), hindú; de media docena de religiones¡! y más de 26 idiomas y dialectos; y… no pasa nada¿¡!? Nada

Es cierto que el paisaje no es muy variado, las dunas del norte son blancas y las del sur más oscuras, sobre todo desde ahora hasta septiembre. Ups¡! me equivoqué de fotografía. La dejaré… si, es lo que parece: un concurso de “belleza”. El paraíso a veces “se parece” al que imaginan los musulmanes para después de la muerte, sólo que este existe y es sexista.

El agua es de un azul intenso (como los ojos de las mujeres del norte…) y de color turquesa en la orilla. Hay playas interminables con lagunas en las que el viento es menos poderoso. Viento… mucho viento, palmeras, tablas de surf, muchas tablas de surf. Escuelas de surf. Escuelas de surf en las que aprenden a surfear niños/as, adolescentes y jóvenes de cualquiera de la culturas que nombré y en las que no cuenta “el color de la piel, la religión, el sexo… sólo el surf“.

En las calles de este “paraíso” la vida transcurre de la misma forma. Los carteles de los negocios no están en castellano (casi nunca, y las cartas de los restaurantes tampoco), pero todos sabemos qué se vende en cada local¡! Todos nos las arreglamos para pedir el plato que nos apetece y la sombra del nacionalismo se mantiene escondida. No digo que no exista, probablemente exista más de una sombra y es claro que existen actitudes racistas, machistas, homófobas, misóginas pero… se mantienen en sus escondites y nunca salen de fiesta, al menos, no juntas.

Vive y deja vivir” es la actitud más común aquí… 

Layla:…en realidad se llama Fátima Ria Layla, lo que no deja de ser una especie de doble redundancia. “Fátima” es un nombre que se le añade a las  mujeres árabes musulmanas lo mismo que a las españolas católicas se les añadía “María” y por razones religiosamente similares. Ria es holandés y viene a ser algo así como “María amarga” (a veces se usa como diminutivo de María) y “Layla” es el nombre de su abuela paterna. Su historia es larga pero, para lo que nos interesa hoy baste saber que nació en 1979 en Argel. Que su padre es un médico argelino y su madre una traductora holandesa. Que tuvo una infancia feliz en Argelia donde, además, aprendió árabe, francés y holandés.

Layla… su tabla, su vela, su sonrisa, su fuerza y su mar… No os perdáis este vídeo 

Pero… la infancia en demasiadas ocasiones termina de forma abrupta. Al poco de cumplir los 12 años llegó la menarquia. Entonces su abuela le regaló media docena de pañuelos, algunos muy bonitos, cubrió su larga cabellera negra que pasó a ser un moño con uno de estampados verdes y comenzó a hablarle en un lenguaje “desconocido”… Constantemente le recordaba que ahora era una mujer y que los juegos se habían acabado, le recitaba una larga lista de cosas que no podía hacer, ni mirar, ni tocar, ni pensar… y otra de nuevas obligaciones; sobre todo la de no salir de casa si no era imprescindible. Cualquier excusa fue buena para hacerle perder días de clase y alejarla del colegio.

Tu cuerpo será tu cárcel… Fotografía de Fulya Fercan

La conocí en el verano de 2003, trabajaba como camarera en uno de los locales de “surferos y moteros” más famosos de por aquí. Aquella noche me despisté y seguía leyendo cuando ya habían cerrado las puertas, las persianas y recogido los cascos vacíos. Se acercó a mi mesa y me dijo: “piensas dormir aquí??” Por todos los dioses¡! cómo me había quedado tan absorto?? (otro día os contaré lo que estaba leyendo…). Me disculpé, me levanté y me dirigí a la salida, pero las puertas estaban cerradas. En unos minutos regresó… con una botella de rioja en cada mano y sin el uniforme. Con aquella melena larguísima descendiendo hasta su cintura, los colores morenos y los ojos del color de las aceitunas que se quedan en el olivo después de la cosecha. Me preguntó: “eres español??“; “soy gallego” le contesté. Me miró unos segundos y dijo: “eso es un si…??” Y… mientras la miraba, ahora más detenidamente, salió el niño malo y le dijo: “Para ti, es un: si a todo…“.

“Ya eres una mujer¡! los juegos se terminaron, ahora tienes que prepararte para casarte”

Levantó las botellas, sonrió y dijo, con una seguridad espantosa: “estupendo porque quiero beberme esto, hablar y llorar, mañana es mi día libre. Llevaré también un par de tus cervezas preferidas” (siempre tomo la misma, me gusta la cerveza de trigo). Abrió una de las puertas, nos agachamos un poco y salimos por debajo de la persiana, cerró, caminamos en la noche, no recuerdo si la luna estaba gorda. En su casa nos bebimos el vino, las cervezas y media botella de Jameson. Me contó que a los 14 años la “comprometieron” con un adolescente que su familia paterna le había buscado como futuro marido. Que le escupió en la cara (no sabe por qué lo hizo, el chico era inocente). Que su padre le pegó (nunca lo había hecho antes…) y que la encerró durante cuatro días. Que su abuela la llevó a la mezquita para que otras mujeres intentasen convencerla y ella decidió hacer aquello que había intuido, que había soñado que la liberaría, una locura… se quitó toda la ropa¡! y le gritó a su abuela, a las amigas de su abuela y a todos los que habían acudido al escuchar los gritos de ellas, que “nunca se volvería a ponerse aquella ropa” y se fue a casa corriendo, desnuda…

Su rebelión fue dolorosa, gloriosa y… definitiva. (fotografía de Mukti Echwantono)

Después de aquello, su madre se la llevó a Holanda… nunca regresó a Argelia. Allí aprendió alemán e inglés y aprendió a vivir. Vacaciones en Fuerteventura… aquí se enamoró del surf y de los latinoeuropeos; no le costó mucho entender y hacerse entender por, italianos y españoles (tiene un acento muy curioso cuando habla castellano).

Finalmente, sus padres se divorciaron y Layla entre vaso de Rioja y trago de Jameson (nunca he entendido la afición de esta gente de más al norte por mezclar el vino y la cerveza con licores fuertes…); lloraba y lloraba… se sentía responsable de la separación de sus padres, de haber avergonzado a su padre ante su familia y su sociedad… Y de todas las guerras del mundo.

La cogí con cuidado, la puse en mi regazo con toda la ternura que pude, la besé, sequé sus lágrimas, y le hablé al oído hasta convencerla de que ella no era culpable de nada, que no era más que una adolescente cuando ocurrió aquello. Y que su decisión no había sido una locura, porque tenía derecho a ser libre. Luego… se durmió, la puse sobre la cama y me senté al lado de la ventana, mirando la calma con la que su pecho subía y bajaba; cabreado con el mundo¡! Tanta infelicidad… tanto dolor… durante tanto tiempo, y por qué?? para qué??

Ahora es libre¡! ha perdonado, se ha perdonado pero… no ha olvidado

Pero eso ocurrió aquella noche del verano de 2003… Ayer, Layla se puso un vestido encima de los vaqueros y un pañuelo cubriendo su melena negra. Luego en la parada del autobús me cogió de la mano. Sonreí… sabía lo que pasaría. Los musulmanes la miraban y cuchicheaban (ellos nunca tocan a sus mujeres en público). Una vez dentro del autobús se quitó el pañuelo y se lo ató a la cintura. Cuando entramos en las oficinas de la SS* nos sentamos a esperar mi turno; tenía cita pero los minutos se me hicieron eternos. No porque la mayoría de los magrebíes me miraran recriminándome que permitiese a “mi esposa” (ellos no conciben que una musulmana acompañe a un hombre que no sea su marido…) fuese con el cabello descubierto y alborotado.

Su venganza: “soy argelina, holandesa y europea, ya no os temo…”

O porque las musulmanas la mirasen a ella (con cierta envidia…) y a mi, intentando adivinar por qué una chica musulmana se había casado con un europeo feucho de largos cabellos canosos y con aspecto de no importarle el puto mundo ni sus opiniones. El tiempo se me hizo largo porque quería acabar con los trámites; esto de la pre-jubilación hizo que me sintiese viejo, ayer… ya se me pasó, pero no fue agradable. De camino a la parada del autobús Layla entró en la tienda de la gasolinera Shell a comprar unos chicles, y cuando salió del WC ya no llevaba los vaqueros debajo del vestido. Ahora estaban en la bolsa del supermercado con las patatas fritas y los plátanos ;y sus hermosas piernas de surfera lucían esplendorosas, hasta bien arriba cuando el viento, curioso levantaba la tela por encima de su braguita negra.

Me gustan las mujeres que “dicen” esto a los que se lo buscan… 

Pero ayer no consiguió lo que buscaba¡! lo que tantas veces consigue… Sabe que su aspecto árabe les inquieta y les provoca. Luego les escucha susurrar, recriminar, juzgar, criticar, advertir, amenazar y después, como el año pasado en la playa, se vuelve hacia ellos y les espeta en árabe: “me llamáis puta porque estoy en bikini aquí en la playa; pero vosotros… a qué venís a la playa más que a mirar chicas en bikini??¡! por qué no traéis a vuestras esposas?? las habéis dejado en casa bien encerradas mientras venís aquí a hablar de dios y de moral, con la polla bien dura, o acaso sois maricones?? Mejor haríais en volver y atenderlas a ellas no vaya a ser que ahora mismo estén follando con cualquier taxista“. Pero ayer no se atrevieron, cada vez estan más integrados, ahora ya saben a qué hay mujeres con aspecto árabe que no son musulmanas.

Si; ha crecido, pronto será su cumpleaños. Lo pasará como siempre: encima de su tabla de surf o leyendo o escuchando música. O quizá este año sea cenando en Fuerte Action y bebiendo Rioja con Jameson. Pero a veces disfruta portándose como una niña mala y dando que hablar a la comunidad musulmana (a los que todavía no la conocen) porque aquí hay de todo y también nos reunimos a veces para tomar té verde con hierba buena en casa de alguna familia marroquí de las que llevan aquí 20 años, y tienen hijos/as que nacieron aquí y se consideran europeos/as y sólo cruzan el mar para ir a ver a sus abuelos en vacaciones…

Nopal, tuna, chumbera: es una cactácea, un cactus, se distinguen por las areolas, unas yemas axilares altamente especializadas claramente visibles que aparecen como pequeñas protuberancias de colores claros u oscuros, de donde surgen los grupos de espinas. El nopal es parte de la mitología azteca, en la que se considera como la planta de la vida, ya que aparentemente nunca muere, ya que al secarse puede dar vida a una nueva planta. Aunque toda la planta es comestible; las tunas o higos son una fruta muy especial, muy ricos en fibra y vitaminas, especialmente vitamina Avitamina C y vitamina K, así como vitamina B2 y vitamina B6; también contienen minerales como calciomagnesiopotasiohierro y cobre. En el interior son muy suaves y gelatinosos, como el zumo de chocho, por fuera están rodeados de espinas largas y puntiagudas y areolas más pequeñas y finitas que se pegan y penetran los poros de la piel. Su extracción es difícil y dolorosa. Hay que entrenarse mucho para pelar un higo chumbo sin hacerse daño, pero merece la pena¡!

Espero que esta parte de “mi diario” os haya parecido, como poco, “entretenido” y Layla una chica* digna de figurar entre las “mujeres de verdad“. No se si os gusta esto de navegar (y volar) encima de una tabla pero, si os va la marcha, arriba os dejo el cartel del Campeonato del Mundo de este año (del 20 de julio al 04 de agosto); si no hay plazas en los hoteles, siempre podéis dormir en la playa, la temperatura es buena y la compañía no ha de faltar¡!

Para lo más calmaditos, como yo, un regalo: esta es una interpretación en directo del tema “Layla” de Eric Clapton por Eric Clapton… y a su lado el otro mejor guitarrista del mundo (no voy a discutir sobre esto, sólo es mi opinión…): Mark Knopfler.

LAYLA (y la letra en castellano…)

Qué harás cuando te encuentres sola
Y nadie esté esperando a tu lado
Has estado corriendo y escondiendote durante demasiado tiempo
Tú sabes que esto es solo tu estúpido orgullo

Layla, me tienes a tus pies
Layla, te lo estoy rogando, querida, por favor
Cariño, no aliviarás mi preocupada mente?

Intenté darte consuelo
Cuando tu viejo (tipo) te dejó
Como un tonto, me enamoré de ti
Volviste todo mi mundo del revés

Layla, me tienes a tus pies
Layla, te lo estoy suplicando, querida, por favor
Cariño, no aliviarás mi preocupada mente?

Resolvamos la situación de la mejor manera posible
Antes de que finalmente me vuelva loco (un insensato)
Por favor, no digas que no encontraremos una solución
Ni me digas que todo mi amor fue en vano

Layla, me tienes a tus pies
Layla, te lo estoy rogando, querida, por favor
Layla, querida, no alivias mi preocupada mente?

Layla, me tienes a tus pies
Layla, te lo estoy rogando, querida, por favor
Layla, querida, no alivias mi preocupada mente?

Aquí tenéis otra versión de Layla. Esta subtitulada en castellano y además de Mark Knopfler y Eric Clapton, están Elton John y Ray Cooper.

AVISO: este post contiene material que puede herir la sensibilidad de humanos adultos (para los niños y adolescentes sin programar, es inofensivo). Es posible que algunas personas vean “pornografía” en las imágenes aquí reunidas, así que los “ultrareligiosos” deben abstenerse de mirarlo. Por otra parte, los textos siempre se refieren a la mujer en un plano de igualdad o superioridad al varón¡! y este concepto es contrario al que mantienen todas las religiones monoteístas.

El texto está licenciado bajo Creative Commons, los autores de los contenidos adicionales han sido mencionados y enlazados; y las imágenes atribuidas a sus autores.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Si lo que tienes que decir es importante, escríbelo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s