Ética básica para políticos (capítulo 3º)

Es posible que en algún momento (no demasiado lejano…) “demasiados ciudadanos de este pueblo cansados de tanto engaño y abuso, acaben haciendo algo que hace unas semanas parecía más lejano o incluso imposible…¡! Puede ser?? Puede… no es la primera vez que pasa. No es la primera vez que ruedan las cabezas de los reyes franceses… y las de los perros que los protegían“. Y cuando la violencia estalla, nadie sabe a ciencia cierta como en qué ha de acabar, ni cuando.

Porque… a veces los mastines olvidan proteger al rebaño y sólo escuchan las órdenes del pastor, creyendo que es de él la carne que comen (el salario que cobran) y no de las mismas ovejas que han de cuidar, proteger y… amar¡! olvidando así su verdadero cometido y (en el caso de los auténticos mastines) el mandato de su raza.

A veces en el “rebaño” surge una idea, nace una ilusión, un deseode libertad

La última “revolución” fue una sorpresa¡! porque nadie* esperaba que en 1992 sucediese algo así. Porque en occidente, ya nadie creía posible que una “involución semejante pudiese tener lugar”. Y sin embargo, ocurrió: los odios del pasados se juntaron con los del presente, el cansancio, la falta de esperanza, pero sobre todo, “el hastío de tantos hacia las imposturas de los dirigentes, de sus mentiras, de su opresión más o menos solapada, desembocó en una masacre. En realidad, en una detrás de otra…“. Se saldaron viejas deudas de sangre, de honor, de religión, territoriales… y al calor de la sangre derramada ya nada se mantuvo en su sitio. El resultado fue… más resentimiento, más desconfianza y hoy, 20 años después; las heridas son más. Están las viejas mal curadas y las nuevas aún supurando.

A veces el pastor se vuelve un tirano; olvida de donde sale su propio salario… su poder… y ya sólo piensa en si mismo; y en el rebaño* comienza a crecer el descontento, después la indignación y de ella (porque entre las nubes se ve el sol) nace una ilusión; y de la ilusión una idea. A veces esa idea ya existía previamente en las mentes individuales, pero si para defenderse el rebaño ha de “apretarse“, entonces la idea puede convertirse en colectiva¡! Y esa idea va ganando fuerza y busca desesperadamente “ser“¡! Ya sólo necesita materializarse… Ocurre que a veces los líderes que surgen del rebaño para materializarlas tienen su propia idea y la camuflan con la del rebaño; aprovechan la fuerza que acompaña a las ansias de libertad para imponer su idea; perversa… siempre es perversa una idea que se aprovecha de las ansias de libertad, de justicia de otros para existir o para perdurar. Y entonces ocurre lo que no tenía que ocurrir, algo que nunca estuvo en la la ilusión ni siquiera en el descontento anterior. Ocurre una solución que no es tal y el rebaño regresa a las manos de otro tirano… y después…

Nada… después ya nada se puede hacer. Los muertos no resucitan, los crímenes no se redimen en una sola vida y el recuerdo de todo ello perseguirá sin clemencia a las generaciones que han de venir. A decir de tantos y tantos que en el pasado vivieron momentos parecidos: “cambia de cabeza la corona, pero no la cabezas que sostienen las coronas y estas con el poder de su simbolismo volverán a sembrar la discordia, a cultivar el odio, la opresión, la impostura y el engaño“. La historia nos dice que las coronas, ni enterradas en oscuros y ocultos rincones dejan de llamar a la soberbia del hombre; a su egoísmo, a sus ansias de poder y de riqueza (que son lo mismo). Porque esa es la naturaleza del hombre si no media la Ethica.

Sólo la ética puede librarnos de volver a vivir algo así“. Sólo si los poderosos se desnudan de sus falsos atributos y reconocen que no son más que humanos nacidos de mujer y no dioses, ni lugartenientes de de dioses ni siquiera tenientes de una divinidad inexistente y devuelven al pueblo el poder que le corresponde, podrá detenerse el tiempo y quizá sea posible recomenzar. Si no lo hacen a tiempo, el pueblo acabará separándoles del poder por la fuerza de la violencia… porque es la que ellos utilizan para acallar las voces y finalmente el pueblo siempre entiende que la violencia es lo único que temen. Cuando la ética está ausente, y la violencia se hace con el poder, la ética ya no es invitada a participar… no es bienvenido aquello que “nos” recuerda que el camino escogido no es el correcto.

Y… que somos los humanos sin ética?? Desgraciadamente, no es necesario buscar mucho en el devenir diario para encontrar ejemplos. Uno de los más recientes muestra cómo más de una docena de hombres de Guwahati (una ciudad del noreste de India), durante más de media hora, asaltaron, desnudaron, toquetearon por todo el cuerpo, golpearon y quemaron con cigarrillos a una muchacha de 17 años en plena calle¡! (sin que otros hombres hiciesen nada por impedirlo…). Ni siquiera, los periodistas del equipo de televisión de NewsLive Channel que, sin hacer el menor esfuerzo por detener la agresión o, al menos, llamar a la Policía, filmaron enteramente la salvaje agresión y corrieron luego a sus estudios a editarla y difundirla de inmediato con gran jolgorio.

“Nadie intervino durante los 45 minutos que duró el ataque, que fue filmado por un periodista fuera de servicio que llamó a un cámara para que se le sumara. La filmación fue difundida en un canal de noticias, dando lugar a un debate sobre la seguridad de las mujeres en India y sobre si los periodistas no tienen el deber de intentar ayudar en situaciones semejantes”. La víctima cree (así lo vivió…) que, de no ser por la intervención de la policía la habrían violado. Sin embargo la policía de Guwahati también está recibiendo fuertes críticas. En primer lugar, por su tardanza en acudir al escenario de la barbarie, pese a la cercanía de una comisaría. En segundo, por su atención posterior a la víctima, a la que ni tan siquiera curaron de sus numerosas heridas. Frustrados por la inactividad policial, grupos de vecinos de la ciudad han colocado carteles con los retratos de los asaltantes sacados de la filmación que fue emitida por televisión…

La violencia crece al amparo de la multitud y en soledad… Fotografía de www.manuelbarca.es

Ahora, el debate se ha centrado en “la ética de los medios de comunicación”, y es muy sano (socialmente sano) que en “la mayor democracia del mundo” se esté dando, porque India es un estado en el que con la democracia “coexisten” muchas desigualdades y algunas, como el sistema de “castas” parecen difíciles de combatir.  “Por qué no avisó el reportero a la Policía antes de telefonear a su cámara??”, se pregunta  Palash Krishan Mehrotra en India Today. La pregunta es retórica porque él, como casi todo el mundo, conoce la respuesta: “porque, en la era de la información convertida en espectáculo, de la instantaneidad antes que la veracidad, de la sed de audiencia en detrimento de la calidad, del éxito y el dinero rápidos convertidos en valores muy superiores a la laboriosidad y la profesionalidad, buena parte de las nuevas generaciones de periodistas han sido educadas en la idea de que lo suyo, la búsqueda frenética de la exclusiva sensacional, es lo único sagrado en este mundo“. Es una de las muchas locuras del siglo. En realidad, en toda sociedad civilizada el deber de auxilio a la víctima de un accidente, una catástrofe o un delito está por encima de cualquier otra consideración, y en no pocas de ellas incluso se penaliza la negativa a ayudar a alguien en apuros graves. “Antes que un profesional de la información, y por encima de ello, el periodista es un ser humano. O debiera serlo“.

Palash Krishna Mehrotra (La generación mariposa)

La justificación de la gentuza de NewsLive Channel, compartida por no pocos de sus colegas en el resto del planeta, sitúa al periodista en un nivel de la evolución anterior a la aparición de la humanidad, en el nivel de la bestia carroñera“; añade Palash Krishna Mehrotra y finaliza con unas palabras que a buen seguro no son del agrado de su gobierno, pero son la verdad: “detrás de este tipo de actitudes (se refiere ahora a la de los varones que abusaron de la chica de 17 años en la calle… y a los que miraron y nada hicieron…) se esconde la actitud primitiva respecto a las mujeres en India; y menciona un reciente estudio internacional difundido por Reuters que sitúa a India como el peor país para las mujeres entre los miembros del G-20; superando en este triste palmarés a Arabia Saudí“.

Tu feminidad será una prisión y ansiarás tu libertad (Foto: Zainal Arifin)

Girija Vyas, una diputada y ex presidenta de la NCW, ha sido taxativa: “Ninguna crítica es suficientemente contundente para con este incidente … Es este el siglo 21 en el que tanto se habla de la igualdad?? Podemos tener una mujer sentada en el puesto de presidente del país y permitir que una mujer normal* no pueda circular segura por nuestras calles??”.

Este texto se licencia bajo Creative Commons: se puede copiar, mejorar, distribuir, siempre que sea sin ánimo de lucro y atribuyendo la autoría de los diversos contenidos a sus creadores, tal y como se hace en este mismo documento.

authors: the sons of the rain

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ética básica para políticos (capítulo 3º)

  1. Pingback: Ética básica para políticos (capítulo 3º)

Si lo que tienes que decir es importante, escríbelo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s