Construyendo a Valeria… (Capítulo III)

También él era feliz aquella mañana… Si; Bo era feliz todas las mañanas desde hacía muchos años; desde un par de años antes de que naciese Valeria. No siempre había sido así… pero en mañanas como esta; miraba la mesa abarrotada de comida, de placeres a punto de ser descubiertos, o redescubiertos, porque la misma receta con los mismos ingredientes nunca dan como resultado el “mismo plato”. El resultado depende de muchas otras cosas, como casi todo en la vida¡! del fuego, de la pasión que se añada en la elaboración, de si el cocinero es feliz cocinando; en mañanas así se sentía como de visita en el paraíso…

Alex pon café para vosotras… he dejado la cafetera encima del fuego, bájalo al mínimo pero no lo apagues o el próximo tendréis que tomarlo fuera de punto. Lo dijo desde el porche, levantando la voz para que ella pudiese escucharle desde la cocina.

Lo estoy poniendo Bo¡! tu no quieres?? Alex preguntaba, por si acaso, pero ya sabía que Bo nunca tomaba café ni té con el desayuno, no cuando el desayuno iba a ser fuerte y el de hoy lo era.

No, no… yo no voy a estropear este magnífico desayuno con bebidas aromáticas, quiero oler bien cada bocado. Tomaré agua y si acaso después ya cogeré una cerveza.

Te llevo una?? preguntó Alex desde la cocina.

No, aún no, ya iré a buscarla después. Valeria tu tomarás un poco de cerveza conmigo?? preguntó Bo mientras se metía en la boca un rollito de bacon que rodeaba a un dátil y lo mordía despacio para que los dos sabores se expandieran dentro de su boca.

Mamá¡! Bo quiere emborracharme con cerveza hoy¡! Me dejas tomar un poco?? 

Ya no tienes que preguntarme si te dejo o no te dejo nenita… haz lo que te parezca. Y tu Bo¡! deja de poner trampas en el jardín, si??

– Valeria despertó… no es que no estuviese despierta, es que nunca antes había decidido sobre ese tipo de cosas… Mamaaaaa… de acuerdo, yo decidiré, pero dame tu opinión, por favor… Lo que si sabía era cómo salir de situaciones comprometidas, aunque no siempre indemne. Bo sonrío satisfecho con el giro que Valeria había dado a la pregunta…

Toma, aquí tienes el café, cuidado que está ardiendo… yo le pondré un poco de esa miel que Bo ha puesto en la mesa, quieres azúcar?? Alex se sentó y con los palillos chinos cogió unas setas que asomaban debajo de un huevo a la plancha…

No Alex, también lo tomaré con un poco de mielBo, estas setas están estupendas¡! de donde las sacas?? y los huevos… uhmm donde compras estos huevos?? Preguntó Valeria con la boca llena…

Las setas son chinas, y los huevos de una de mis vecinas. Respondió Bo mientras  se recostaba satisfecho sobre el respaldo de la silla de madera. Le gustaba sentir el olor que la madera de teca desprendía después de la lluvia… Tengo que darle un poco de aceite a estas sillas… hacía ya un buen rato que lo pensaba pero ahora lo dijo en voz alta.

Bo… tu no tienes vecinas¡! apuntó Valeria cómo si le hubiese pillado en una gran mentira…

No digas eso¡! no es bueno que tu madre crea que no tengo vecinas… claro que las tengo. Lejanas, eso si, para recoger esos huevos he tenido que hacer más de veinte kilómetros encima de esa máquina infernal, y llenarme de barro hasta las rodillas¡!

No le hagas caso Valeria… le encanta hacer kilómetros en la moto hacia cualquier parte¡! pero si es para conseguir huevos de gallina y además hay charcos en el camino, el disfrute es doble. Apuntó Alex mientras tomaba un sorbo de café caliente, justo antes de coger un trozo de aquella pizza que tenía un aspecto tan apetitoso…

Y qué dices del resto mami?? Valeria cogió también un trozo de pizza y miró a Alex achinando los ojos medio en broma… en un gesto de pretendido misterio…

De que resto?? Alex sabía perfectamente a que se refería Valeria pero la miro achinando los ojos para burlarse de ella mientras le pellizcaba en el muslo… Te refieres a las vecinas de Bo?? Se que sus vecinas aprovechan cualquier oportunidad para venir a curiosear aquí, siempre les ha parecido un hombre misterioso… fíjate, un español del que no saben nada¡! uff nada acerca de su pasado… toda una incógnita y una tentación para ellas.

Y para él?? Siguió preguntando Valeria con los ojos achinados, mientras Bo adoptaba un gesto interesante que había visto en alguna película y se frotaba el mentón… siguiendo la broma.

Ya me ocupé yo al principio de que supieran que Bo no necesitaba nada que no fuesen provisiones de alimentos naturales y mermeladas artesanas… huevos, lechuga, cebollas, ajos tiernos, pollos de un año… y esas cosas.

Si; Alex sabe marcar su terreno muy bien… dijo Bo mientras sonreía satisfecho de que aquello fuese precisamente lo que pasó al principio, cuando él había llegado a aquella casa. Qué os parece la pizza con higos, cebolleta y queso mozzarella?? La hice con harina de maíz para vosotras y al final a mi también me gusta más así

Está de muerte Bo¡!, exclamó Valeria mientras Alex elevaba los ojos al cielo en un gesto que venía a potenciar la expresión verbal…

El cilantro y el romero hacen muy buenas migas con el higo… no me lo hubiese imaginado Bo; se te ocurren unas mezclas sorprendentes¡! Últimamente pasas más tiempo entre fogones que entre libros. Apuntó Alex mientras tomaba otro trozo de aquella variedad de pizza.

No creas, lo que pasa es que he dado una oportunidad a algunos libros de cocina¡! mi cerebro necesitaba un descanso, un higiénico cambio de lecturas… y de las páginas a la cocina hay poca distancia. Comámosla toda… no es un plato que esté bien recalentado. Recalcó Bo mientras se dirigía a la cocina…

Voy a por el pollo que tengo en el horno; es para la cena pero quiero que probéis un poco tal y cómo está ahora. Traeré una cerveza, tu seguirás bebiendo café?? Bo preguntaba con un pie en la terraza y el otro ya en la cocina, mientras miraba a las dos mujeres sentadas a la mesa, desayunando, comiendo, saboreando lo que él había cocinado pensando precisamente en un momento así…

No Bo, no seguiré con el café, nos beberemos una cerveza entre Valeria y yo

Mamá¡! exclamó Valeria abriendo mucho los ojos y chupándose los dedos…

Qué¡! no querías una opinión acerca de beber cerveza por la mañana?? Bien, te la daré

Bo¡! Qué aspecto tienen esas pechugas y que aroma¡!… exclamó Alex cuando Bo puso la humeante bandeja sobre la mesa…

Pues espera a ver cómo se te deshace en la boca… aquí tenéis la cerveza, os he traído una de trigo grandota ya que la vais a beber las dos; tienes que agitarla durante cinco minutos y si queréis podéis añadirle un poquito de agua para rebajar el alcohol. Bo puso la cerveza y dos vasos muy altos en un espacio vacío de la mesa.

Me encanta la cerveza de trigo y hoy no va a ser necesario añadirle agua… Sentenció Alex.

Mamá¡! tu en casa nunca bebes cerveza… no sabía que te gustase. Exclamó Valeria con sorpresa

Nenita mía… Alex cogió la mano de Valeria entre las suyas, rozó su nariz con la de ella, sonrió y dijo: yo en casa nunca he bebido cerveza en tu presencia… pero siempre había cervezas en el frigorífico verdad??

Creí que la tenías para cuando venía Bo… y era cierto que ella siempre había pensado que aquellas eran “las cervezas de Bo”.

También la tengo para eso, claro. Pero yo bebo cerveza de vez en cuando. Y tu hoy si te apetece vas a beber esta hermosa y sabrosa cerveza conmigo… porque la cerveza es una bebida muy saludable¡! el 95% es agua¡! pero tiene lúpulo y cebada, en este caso trigo y levaduras. Es un buen complemento para cualquier comida.

Pero… tiene alcohol… recordó Valeria.

Si… y esa es la razón por la que nunca la bebí antes delante de ti. Porque las bebidas con alcohol hay que beberlas con cuidado; cuando se tiene el cuerpo formado, desarrollado; en las cantidades adecuadas; en los momentos precisos; siempre en las comidas importantes del día; y siempre, siempre, en compañía de alguien de confianza… entiendes??

Algo parecido me dijo ayer Bo con respecto al cava… claro que lo entiendo¡! y también he leído que las mujeres deben beber menos cantidad que los varones. Recalcó Valeria mientras se recostaba sobre el respaldo de la silla, satisfecha de sus conocimientos.

Exacto… pero no tiene que ver con ninguna creencia ni tabú, eh¡! Es una cuestión biológica. Tiene que ver con la fisiología del el hígado de las mujeres; funciona de forma diferente al de los varones y entre esas diferencias una de ellas es esa: metaboliza el alcohol con más dificultad. Pero la cerveza es muy buena para las mujeres y el contenido en alcohol suele ser bajo. Bo¡! este pollo está divino¡! exclamó Alex mientras cogía otro trozo de pollo con los dedos…

Está bien que lo digas antes de beber cerveza o Valeria creería que lo dices influenciada por el alcohol¡! susurró Bo en tono socarrón, mientras hacía lonchas de pechuga cocinada al horno con ajo, limón y un chorro de vino blanco.

Bo… me da miedo empezar con esa pechuga… me pondré como una vaca¡! protestó Valeria mientras acercaba el plato para que Bo le sirviese… no me pongas arroz, por favor, estoy estreñidísima este mes

Entonces te vendrá bien la cerveza… te traeré más dátiles sin bacon y todo volverá a la normalidad después de la menstruación. Ah¡! y no te preocupes por la grasa, tu nunca te pondrás como una vaca, tu genética no lo permitirá. Bo le hablaba mientras le servía una loncha de pechuga de pollo y Alex servía la cerveza en dos vasos muy altos…

De acuerdo, beberé esa cerveza entonces… aunque cuando probé cerveza la primera vez, no me gustó el sabor. Valeria hizo una confesión… y mientras bebía les miró por encima del borde del vaso, intentando adivinar su reacción. Espero que no me de sueño, como el vino de anoche.

Seguro que la que probaste no era como esta, sería cualquier cerveza mediocre enlatada… sentenció Alex al tiempo que posaba el vaso sobre la mesa después de haber tomado un largo trago…

No, no te dará sueño mi niña… esa es otra de las bondades de los buenos desayunos; son por la mañana, por lo general se viene de haber dormido suficiente y aunque la comida sea abundante, que debe serlo porque es la primera del día, después de horas sin haber ingerido nada; la digestión no te causará somnolencia.

Uff… mi estómago ya no puede más… queréis dar un paseo?? la mañana es estupenda. Dijo Valeria mientras se agarraba el vientre con las dos manos como si le hubiese crecido ostensiblemente.

– Alex y Bo se miraron… Alex se llevó la mano a la sien mientras sonreía y Bo encogió los hombros en un gesto que quería decir: “a mi no me mires, yo no se nada…”. Valeria les miraba a los dos esperando una respuesta…

Qué he dicho?? por qué me miráis así?? por qué sonreís de esa forma?? preguntó Valeria…

Sonreímos porque nos sentimos bien. Dijo Bo sin que la sonrisa abandonase sus labios… Has cogido el dragoncillo con cuidado, me alegra y me hace feliz; cuídalo bien. continuó mientras se llevaba a la boca un último bocado de setas y huevo revuelto.

Hija… es que nos resulta muy curioso que nos propongas algo que… si la semana pasada nosotros te hubiésemos propuesto dar un paseo, probablemente tu habrías encontrado cualquier excusa para no venir con nosotros y salir con tus amigas. Y hoy, unas horas después de ofrecerte una independencia que no esperabas, quieres estar con nosotros¡!

Bueno… Valeria se miró los pies desnudos mientras encontraba una respuesta, porque era cierto lo que su madre estaba diciendo. Se decidió por la que le había venido a la mente mientras escuchaba a Alex: creo que ahora vosotros sois mejor compañía que mis mejores amigas. No queréis que vaya con vosotros?? queréis pasear solos?? si es así lo entenderé¡! 

No Valeria… ya paseamos solos cuando nos apetece, tenemos muchos momentos para pasear solos cuando tu no estás con nosotros. Ahora queremos estar contigo más que nunca, porque nos necesitas más que nunca aunque a ti te parezca que ya no nos necesitas… Y mientras pronunciaba estas palabras, Alex sujetó la cabeza de Valeria por el mentón y le besó la frente…

Eso de que creer que no os necesito, se acabó. Se esfumó ayer con el vino… Sentenció… en aquello había pensado mucho la noche anterior. Me esperáis mientras me ducho y me visto?? Y lo dijo en un tono de súplica, mientras recorría la mesa con la vista…

No nos iremos sin ti niña… no te preocupes por esto, nosotros lo recogemos mientras te preparas. Y ponte unas botas, vamos a ir al lago y allí todavía estará muy húmedo el terreno. Quiero fotografiar libélulas… Venga, mueve el culo, quiero llegar cuando el sol empiece a caer. Y mientras Valeria salía hacia la cocina Bo le propinó un sonoro azote en el trasero.

CRÉDITOS: “Valeria podría haber nacido diez años antes“… eso he pensado muchas veces en estas últimas semanas, mientras escribía estos capítulos de su vida. Pero no sucedió. Nació cuando Alex y Bo se encontraron (por casualidad¡!), se enamoraron, se amaron, se juntaron “y en sus mentes nació el deseo de enderezar algo que el destino había torcido“. Aún no tengo permiso para contar esa parte de la historia que comienza con el “primer amor” de Alex y el primer viaje de Bo; por eso el capítulo I comienza allí donde comenzó…  y ahora he de seguir un poco más; sin embargo, en algún momento retrocederé hasta donde pueda para que aparezcan como lo que son: una verdadera y auténtica mujer y un hombre que si ama a las mujeres¡!

Todos los contenidos son originales. Pertenecen a Alex y a Bo. Ellos han autorizado su publicación bajo la licencia que se especifica al pie. Valeria está encantada de haber nacido y de que yo cuente sus cosas…

AVISO (general): este post contiene material que puede herir la sensibilidad de humanos adultos (para los niños y adolescentes sin programar, es inofensivo). Es posible que algunas personas vean “pornografía” en las imágenes aquí reunidas, así que los “ultrareligiosos” deben abstenerse de mirarlo. Por otra parte, los textos siempre se refieren a la mujer en un plano de igualdad o superioridad al varón¡! y este concepto es contrario al que mantienen todas las religiones monoteístas.

Mujeres y varones debemos aspirar a ser legal y socialmente iguales; porque, siempre seremos biológicamente diferentes¡! Y es en esa diferencia donde hemos de realizarnos como individuos y si lo deseamos, alcanzar el inmenso goce de complementarse, de colaborar¡! Hagámoslo¡!

Este texto está licenciado bajo Creative Commons, pero este licenciamiento no alcanza a los contenidos externos. Los autores de los contenidos adicionales han sido mencionados y enlazados; además las imágenes son atribuidas a sus creadores en los enlaces que figuran al pié de cada una de ellas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Construyendo a Valeria… (Capítulo III)

  1. Pingback: Construyendo a Valeria… (Capítulo III)

Si lo que tienes que decir es importante, escríbelo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s