Construyendo a Valeria… (Capítulo II)

Venimos del Capítulo I:

Y subir, subir juntos, pegados; subir aumentando el ritmo hasta la extenuación y al llegar a la cumbre, dejarse caer; rodando, deslizándose por la pendiente, bien agarrados sujetándose el uno al otro para terminar tendidos a los pies del mundo… muertos… luego despertar y mirarse con cierta incredulidad, besarse con una inmensa ternura, abrazarse fuerte y quizá, decir algunas palabras: “gracias amor…” y después dormir, dormir… 

Es probable, suele suceder, que después de dormir si nada lo impide… sea la luz del nuevo día atravesando los párpados con su fuerza quien despierte de nuevo las mentes… ya todo está, o debiera estar, debidamente colocado en la memoria (eso es, de lo poco que se sabe, la principal función del sueño) y sólo queda que el resto de las neuronas, sobre todo las motoras, envíen órdenes a los nervios, a los músculos, para que se desperecen y sepan que han de estar activos durante las próximas horas¡! y alimentarlos… a las neuronas, a los músculos y a los sueños…

– Alex ya llevaba un buen rato mirando el paisaje que la luz dibujaba al otro lado de los cristales aún cubiertos por la humedad y el rocío. Tocó suavemente la frente de Bo y recorrió sus mejillas con los dedos.

Buenos días mi amor. Ven, siéntate aquí conmigo, mira que día tan estupendo ha amanecido.

Voy… qué hora es?? Bo miró a su alrededor y sin esforzarse supo donde estaba; no era necesario adivinar con quien… llevaba años despertando al lado de Alex…

Aún es temprano Bo… quieres que prepare el desayuno?? Valeria no tardará en despertarse, aunque hoy no tiene clases su ritmo vital no lo sabe, los fines de semana siempre se despierta como si tuviese que coger el autobús. 

No… yo prepararé el desayuno para los tres, quedémonos aquí un rato… sabes?? anoche me mataste y a mi cuerpo ya le cuesta recuperarse de esas dosis de sexo… Tempus fugit Alex…

No digas tonterías Bo… qué importa que el tiempo huya?? ya hace tiempo que sabemos que cada vez pasa más rápido¡! por eso tenemos que vivir cada día como si fuese el último… no es eso lo que siempre dices?? Además… estuviste muy cariñoso y, cómo era aquello que me dijiste al oído?? repítemelo ahora, si?? 

Te has levantado con ganas de guerra?? Bien… te lo repetiré pero entonces puede que el desayuno se retrase. Ven aquí…

Pues que se retrase… ya sabes que me gusta mucho por las mañanas, el desayuno puede esperar un poco más. 

Ven aquí amor… abrázame… yo me encargaré de hacer que tengas más ganas de desayunar.

Y una vez más, ya sólo quedaba dejarse ir… permitir que la memoria hiciese su trabajo y recrease el paisaje de la “cándida adolescencia“. Regresar… cerrar los ojos y sentir. Palpar los paisajes con las manos, acariciarlos, escuchar los jadeos del viento, el repicar de las gotas de lluvia cayendo sobre las hojas, sobre las piedras. Caminar por los verdes prados rozando la hierba mojada con la punta de los dedos. Dejarse embriagar por el aroma del mar agitándose al ritmo de las corrientes y recorrer los labios con la lengua, despacio, para saborear el salitre…

Así que estabais aquí?? Parecéis dos adolescentes¡! Valeria se quedó en la puerta observando a Alex y a Bo… abrazados como niños somnolientos, desperezándose (de nuevo…) lentamente. La miraron intentando adivinar cómo había metabolizado la cena… estaba descalza y en sus ojos se adivinaba que no había dormido suficiente.

No te preocupes por eso Valeria, cuanto tu tengas nuestra edad también querrás regresar a la adolescencia. Dijo Alex sonriendo.

Puede que si, pero desde luego no a esta noche. No he dormido nada bien… 

Pasa… siéntate aquí un rato con nosotros. Tienes hambre?? Tuviste una mala digestión mi vida?? Preguntó Alex mientras de reojo observaba en los labios de Bo una sonrisa que conocía…

No mamá, no tuve mala digestión, la cena estuvo muy, muy bien… y ese vino me dio bastante sueño pero después me desperté y ya no pude volver a dormir. Tu dormiste bien Bo??

Si mi niña, yo dormí estupendamente. Alex vino a ver como te había sentado el vino, le preocupaba eso… y nos vinimos aquí para no molestarte. Estás bien??  Valeria entró, besó a Alex, luego a Bo y se sentó en el borde de la cama.

Querrás decir: para no ser molestados… os conozco bien… hace años que os oigo retozar. Seríais la envidia de mis compañeras de clase, si lo supieran…

Qué pasa?? sus papás ya no retozan?? preguntó Alex conteniendo una sonrisa excesivamente irónica.

Al principio creía que, simplemente, no serían tan ruidosos como vosotros. Ahora creo que si… qué son viejos¡! o por lo menos ellos se creen viejos… vosotros nunca seréis viejos…

Es probable que, más que viejos, sean antiguos… y desde luego no hay peor cosa que darle la razón al tiempo y asimilar la senectud antes de tiempo. Nosotros seremos viejos, ojalá lo seamos¡! eso será una buena certificación de calidad genética. Pero nunca seremos antiguos, porque no queremos serlo, nos gustan las cosas nuevas.

Si os vais a poner a filosofar yo haré el desayuno, alguien tiene que hacerlo. Queréis algo especial?? miraré que tienes Bo. Alex se había vestido mientras hablaban y ahora caminaba hacia la puerta al tiempo que preguntaba.

Te dije que lo haría yo Alex… 

Si; me lo dijiste, pero eso fue antes, ahora estás cansado yo preparé el desayuno, tu haces la comida, si?? 

De acuerdo… siempre te las ingenias para que yo cocine… Y… encontrarás más que suficiente en la cocina, soy muy previsor. Bo sabía que Alex disfrutaba mirando como cocinaba y aún más comiendo lo que él cocinaba.

Qué tal estás Valeria?? por qué no dormiste bien?? anda, dime que no te asustó lo que hablamos ayer…

No Bo, no me asustó. Ya estoy acostumbrada a vuestras sorpresas… primero me sentí un poco confundida porque no me esperaba algo así; después estuve un buen rato enfadada conmigo misma por no haber esperado algo así y sobre todo por haber olvidado que mamá es un ser maravilloso… pero no le digas que te he dicho esto, yo quiero sorprenderla, de acuerdo??

No se lo diré, será nuestro secreto. Pero recuerda esto: tu no tienes la culpa Valeria… créeme, son las hormonas que todo lo vuelven patas arriba. Siempre lo alteran todo pero a tu edad, además, lo vuelven del revés. Tu cerebro nada puede hacer con esas dosis de estrógenos cariño.

No?? si puede… cómo pude olvidar que mamá es Alex?? cómo pude olvidar que es la mejor madre?? si siempre pienso eso¡! cada vez que hablo con mis compañeras de clase y escucho los problemas tan tontos que tienen con sus padres, pienso: Alex nunca haría eso o aquello otro¡! 

Pero no te preocupes Valeria… en serio; Alex también tuvo tu edad, sabes?? y la ventaja que ella tiene sobre las otras madres es que no lo ha olvidado¡! nunca lo ha olvidado, no quiere olvidarlo… no queremos olvidarlo. Ella entiende lo que te está pasando y sabe de donde viene todo ese cambio. No te preocupes… tiene que ser así.

No¡! hay cosas que son demasiado importantes en mi vida¡! demasiado diferentes¡! las adoro y quiero que sigan siendo así: especiales.

Mira… acaso puedes evitar que te crezcan las tetas?? no… pues con el resto es lo mismo… no podrás evitarlo. El cambio tiene que suceder porque es natural que suceda y no creas que sólo va a afectar a una parte de tu cuerpo y dejará tranquilo a tu cerebro. Valeria miró hacia su pecho, sonrió…

No… no puedo evitar que crezcan pero espero que se detengan ya¡! Bo intentó evitar una carcajada pero no pudo…

El desayuno está en la mesa¡! la voz de Alex llegó desde la cocina y se notaba que había puesto las manos en los labios haciendo bocina… sonrieron, se levantaron y caminaron hasta la cocina. El aroma era un placer para los sentidos.

Queréis que desayunemos fuera?? preguntó Bo mientras miraba hacia el porche por una de las ventanas.

Si¡! me esperáis mientras me doy una ducha rápida y me pongo algo de más abrigo?? 

No te dará tiempo Valeria. Nada de ducha, ponte algo encima del camisón pero ven ya, si quieres comer los huevos revueltos calentitos, como a ti te gustan… Alex también fue a buscar algo de abrigo mientras Bo seguía mirando por la ventana… absorto…

Yo pondré el mantel y sacaré los platos; no tardéis… 

– Valeria corrió descalza por el pasillo hasta que alcanzó a Alex, la cogió por la cintura, apoyó la cabeza en el brazo de su madre y caminaron juntas hasta el dormitorio. Entraron y mientras Alex buscaba en el armario, Valeria la miraba intentando sacar al exterior y ver a la adolescente que sabía que aquella mujer adulta llevaba dentro…

Y… mientras mamá Alex estaba de espaldas moviendo trapos en el armario; la jovencita Alex se volvió hacia ella haciendo aquel gesto que tantas veces había visto. Aquel gesto que significaba: “tu sabes que soy tierna contigo, que te amo más que a mi vida, pero… no se lo cuentes a nadie, si?? será nuestro secreto??“.

Recuerdas este mantón de Manila que Bo me regaló en uno de los viajes a España?? Alex se volvió con aquel enorme trozo de tela primorosamente bordado a mano, extendiéndolo ante Valeria,  pero notó que sus ojos no estaban mirando la prenda… estaban mirando otra cosa que estaba también estaba allí… Alex sonrió… echó el mantón sobre los hombros de su niña y cogió su mentón entre los dedos mientras la miraba a los ojos…

En que piensas Valeria?? Eres feliz??

Si mamá… soy feliz y te quiero mucho, sabes??; te adoro… no se cómo ha podido pasar tanto tiempo sin que te lo dijese. Te amo… me perdonas?? 

No es culpa tuya mi vida… no tengo que perdonarte nada… anda, vamos a comer. Tranquila, ya pronto pasará y ya verás… después seremos algo mejor; seremos cómplices… 

– Caminaron hacia la cocina; Bo había puesto la mesa en el porche contiguo y tapaba la sartén de la que salía vapor… le miraron… aquella sonrisa entre pícara y condescendiente escondía alguna sorpresa. Le amaban… si, le amaban…

Qué cocinas Bo?? preguntó Alex.

He hecho más huevos revueltos, los añadiré a los otros que ya se habían enfriado demasiado. Vamos a comernos todo aquello… Dijo señalando la mesa mientras miraba a las mujeres de su vida y sentía cómo la ternura le subía desde los pies al pecho… También él era feliz aquella mañana.

Le amaban… si. Y el las amaba… 

 

CRÉDITOS: “Valeria podría haber nacido diez años antes“… eso he pensado muchas veces en estas últimas semanas, mientras escribía este capítulo de su vida. Pero no sucedió. Nació cuando Alex y Bo se encontraron (por casualidad¡!), se enamoraron, se amaron, se juntaron “y en sus mentes nació el deseo de enderezar algo que el destino había torcido“. Aún no tengo permiso para contar esa parte de la historia que comienza con el “primer amor” de Alex y el primer viaje de Bo; por eso el capítulo I comienzo allí donde comenzó…  y ahora he de seguir un poco más; sin embargo en algún momento retrocederé hasta donde pueda para que aparezcan como lo que son: una verdadera y auténtica mujer y un hombre que si ama a las mujeres¡!

Todos los contenidos son originales. Pertenecen a Alex y a Bo. Ellos han autorizado su publicación bajo la licencia que se especifica al pie. Valeria está encantada de haber nacido y de que yo cuente sus cosas…

AVISO (general): este post contiene material que puede herir la sensibilidad de humanos adultos (para los niños y adolescentes sin programar, es inofensivo). Es posible que algunas personas vean “pornografía” en las imágenes aquí reunidas, así que los “ultrareligiosos” deben abstenerse de mirarlo. Por otra parte, los textos siempre se refieren a la mujer en un plano de igualdad o superioridad al varón¡! y este concepto es contrario al que mantienen todas las religiones monoteístas.

“Debemos aspirar a ser: legal y socialmente iguales. Porque, siempre seremos biológicamente diferentes¡! Y es en esa diferencia donde hemos de realizarnos como individuos y si lo deseamos, alcanzar el inmenso goce de complementarse, de colaborar¡! Hagámoslo¡!

Este texto está licenciado bajo Creative Commons, los autores de los contenidosadicionales han sido mencionados y enlazados; y las imágenes atribuidas a sus autores, al pie de las mismas.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Construyendo a Valeria… (Capítulo I)

Pasa Valeria… siéntate preciosa… quieres una tacita de Darjeeling auténtico?? preguntó y no esperó la respuesta. Ya la sabía. Caminó hacia la cocina; ya hacía más de quince minutos que el té había descendido al fondo de la tetera y cedido al agua buena parte de su esencia. Sirvió dos tazas y las colocó sobre una bandeja de madera de bambú junto a un tarro de miel de caña. Y mientras lo hacía no dejó de observarla ni un instante, había crecido tanto… – Dime, te has mojado los pies?? el camino tiene que estar como una esponja y los árboles dejando caer el agua que todavía queda en sus ramas. Demasiada lluvia

Con estas botas es imposible mojarse los pies, mamá tiene razón en eso, pero son tan feas… Oye Bo, cómo sabes que ese té es de Darjeeling?? cómo sabes que es auténtico?? Ven… siéntate, deja ahí la bandeja, ya la traigo yo… si??

– Dejó la bandeja sobre la encimera, y fue a sentarse frente a ella para admirar la gracilidad con que se levantaría, caminaría hasta la cocina, regresaría con la bandeja. El cuidado con el que la colocaría sobre la mesa; apartando “sus cosas” con aquellos dedos largos y ágiles que tanto le recordaban a otros dedos largos y ágiles… moviéndolas sin cambiar su orientación espacial. Si… le gustaba mirar a Valeria, observar con que poco esfuerzo había aprendido a moverse en “su espacio, en el de él” alterando lo mínimo, apenas rozando el aire. Le gustaba observar como ella respetaba su caos… Y, aún absorto… recordó que tenía una respuesta y se la dio: Lo se… por varios motivos, pero el más importante es este: “llevo tomando té de Darjeeling desde hace más de 30 años, conozco su sabor, su aroma, los matices de sus hojas verdes y jóvenes”. Si me lo hubiesen cambiado, me habría dado cuenta. 

Cómo se te ha ocurrido venir a verme hoy?? Si me hubieses avisado habría comprado unas pastas para tomar con el té o quizá algo más contundente… quieres chocolate?? Anda, coge un poco para mi. Y volvió a observarla mientras se acercaba al frigorífico caminando descalza, apoyando toda la planta del pie sobre el suelo… cuando caminaba así, quería dar impresión de seguridad… cuando no estaba pensando en nada o simplemente era feliz, caminaba sobre los dedos, como una bailarina, con los talones levantados, flotando en la atmósfera.

Mamá me dijo que querías verme. Me lo dijo esta mañana; le pregunté cuando se lo habías dicho y  dijo que la semana pasada¡! últimamente no la entiendo… cómo ha podido dejar pasar una semana para decírmelo?? No tengo clase mañana, así que me vine corriendo… Que chocolate quieres?? Por qué tienes tanta comida?? esperas a alguien??

Coge esa tartaleta de fresas rebozadas de chocolate y nata; la compré para ti… y para mi… No obvió sus preguntas; sólo esperó a que regresase con la tartaleta de fresas rebozadas de chocolate sobre su bandejita de cartón, tenía el mismo aspecto que en la vitrina de la confitería.

Esperas a alguien?? 

Te esperaba a ti Valeria… mamá me llamó para decirme que no tenías clase mañana y que venías hoy.

Ves?? eso es algo que no soporto¡! yo quería darte una sorpresa y ella tiene que llamarte para contarte que vengo, por qué hace eso??

Lo hace por muchos motivos Valeria… el más importante de todos es: “porque te ama” y porque no vivimos en el país más seguro del mundo. Y mientras lo decía, cambió de postura sobre el mimbre… Valeria conocía aquella expresión… Aquel tono… el que había usado para decir “por que te ama“… sabía que la adoptaba cuando iba a decirle cosas muy, muy importantes. Por eso no insistió y simplemente esperó a que le hablase mientras saboreaban el chocolate “relleno de fresas“.

Has crecido Valeria… y ahora quieres tu libertad¡! Quieres ser tu… Lo entiendo y me alegra mucho que esté ocurriendo ya. Tienes catorce años, casi quince y la sensación de que queremos mantenerte alejada de tus ilusiones, verdad?? No, no contestes aún… escucha lo que tengo que decirte. – Si, pensó Valeria, definitivamente, era algo muy importante lo que quería decirle y cuando Bo hablaba de cosas importantes ella no debía perder detalle; lo sabía… sólo escuchar, memorizar, no interrumpir y anotar en su memoria todas las dudas que le fueran surgiendo… si, porque él querría aclarárselas, después. A veces era él mismo quien hacía las preguntas que ella había tenido¡! No era difícil entenderle, ojalá los profesores y profesoras del colegio se explicaran como el viejo… uff “viejo”, debía evitar esa palabra

Cuando eras una niña y también después, en realidad hasta hace poco, te gustaba venir aquí, recorrer con tu mirada los lomos de los libros en la estantería, a veces tocarlos, coger uno y sentarte a leerlo en ese mismo sillón de mimbre en el que estás ahora. Recuerdo que ya lo hacías cuando aún no sabías leer bien y los pies no te llegaban al suelo… Y yo era feliz viéndote ahí tan absorta y cuando me decías: – Bo… que es un magnolio o por qué aquí no hay baobabs??

– Valeria subió los pies al sillón, el suelo comenzaba a estar frío o la humedad hacía que lo pareciese. Y siguió escuchando… sabía que lo de ahora sólo era el preámbulo y se sentía bien reconociéndose en aquellos recuerdos. Si… recordaba que una vez con el arrojo de la inocencia le había dicho – en el colegio dicen que tu no eres mi papá¡!quien dice eso?? había preguntado él… – algunas niñas, dicen que que eres el novio de mamá, pero que no eres mi papá. Entonces él le había respondido algo que ella no esperaba – y tu qué crees Valeria?? o mejor; quien quieres que sea yo?? Y ahora entre el murmullo distinguió una frase que tampoco esperaba y eso interrumpió sus recuerdos. Bo siempre sabía como interrumpirle cuando soñaba despierta…

Creo que ya hemos terminado de construir la estructura de Valeria… los cimientos, las paredes maestras, las vigas, el tejado; si… esa parte ha terminado. Nunca dejaremos de aconsejarte cómo decorar tu alma, tu espíritu, ni las labores de mantenimiento, claro; pero ahora tu debes hacerte cargo de la dirección de la obra, tu debes decidir como seguir. Tienes los planos, te hemos regalado muchos planos en estos años, y eso son cientos de posibilidades, miles. Pero ni mamá ni yo decidiremos ya nada en el futuro.

– Ahora fue Valeria quien cambió de postura, algunos mimbres se le clavaban en la espalda y el pie que había puesto antes debajo de uno de los glúteos estaba dormido; cambió de pie y de glúteo… Estaba inquieta, expectante. Que significaba exactamente: “hacerse cargo de la dirección de la obra“?? Sabía que no tenía más que esperar, Bo se lo explicaría bien, siempre lo hacía.

Mamá y yo hemos hablado de ello… Lo hemos repasado todo una vez más, hemos discutido un poco, claro, sobre esto y aquello… porque no sentimos lo mismo por ti y eso hace que te veamos desde puntos algo diferentes, a veces, equidistantes. Te amamos Valeria… y ese amor se niega a prescindir de tu presencia, de tu presencia constante. Pero te amamos de formas diferentes sabes?? si… no podía ser de otra forma, ella te parió y eso le da a su amor unos matices que el mío no puede tener. Pero… tu naciste con esa piel tan clara, con ese cabello rojizo y esos ojos azules por mi. No tienes ni una gota de mi sangre pero esos colores los escogí yo… entiendes eso??

– Si… lo entendía… su madre se lo había explicado cuando las otras niñas le llamaban “lechosa” y le decían que su mamá la había adoptado… entonces ella le había mostrado fotografías de cuando estaba en su vientre, enorme¡! y otras en las que ella era un bebé… incluso una del hospital… si, aquella en la que tenía una etiqueta atada a uno de los tobillos, una etiqueta que decía: Valeria, después un número y debajo el nombre de su mamá. Recordaba que en la mayoría de las fotografías de su mamá embarazada aparecía Bo… abrazándola, tocando su enorme vientre con la mano o apoyando su oído como si quisiese escuchar que ocurría dentro… Ahora él esperaba una respuesta. – Si… lo se, mamá me contó todo eso hace como… dos años, respondió.

Y??… – El preámbulo había terminado… ahora le estaba preguntando… quería saber si lo había asimilado bien todo y esperaba las preguntas para aclarar los conceptos. Él era muy cuidadoso con los conceptos…

Ustedes lo decidieron así, yo no podía tener opinión entonces y… ahora no podría cambiar nada de esa parte, aunque quisiera, pero además, no quiero. Le dijo, lo más relajada que pudo…

Ya… no me refiero a eso; aunque siempre me ha alegrado saber que estabas a gusto con tu cuerpo. Es importante sentirse bien acogido por la piel de uno mismo y no tener problemas con la apariencia, con el aspecto. Eres una chica preciosa y serás una mujer muy bella Valeria, eso es seguro… pero quiero saber que piensas sobre lo de hacerte cargo del resto de tu vida. Eso es lo importante ahora y es de eso de lo que queríamos hablarte

Queríamos?? te refieres a mamá??

Si, claro, ella quiso que fuese yo quien te hablase de esto pero… si, puedes considerar que ella te diría lo mismo, porque eso es lo que decidimos. Sólo falta que tu entiendas bien de qué se trata y decidas si quieres hacerlo; si te sientes con fuerza, si estás preparada para dirigir tu, para tomar tus decisiones, para hacerte cargo de ellas. Por eso quería que vinieses. Pero dejé que ella decidiese el momento y ha sido hoy

Quieres decir que… – se detuvo, pensó mejor la pregunta… a Bo no se le podían sugerir las respuestas, ni cerrarle las preguntas, siempre huía por alguna grieta o respondía algo que no se le había preguntado. Quieres decir que mamá ya no me va a decir lo que tengo que hacer?? Se acabó: “ordena tu cuarto, ahora”; “deja la computadora que es muy tarde”; “vete a la cama”; “este domingo comeremos en casa con las tías, no hagas planes…”?? 

Si; eso también. Pero… creo que no has entendido la parte importante. Deja de comportarte como una niña¡! Mira, lo haremos así: voy a preparar algo de cena tu puedes quedarte aquí o venir a la cocina, pero… por favor, piensa seriamente en lo que te he dicho. No preguntes tonterías¡! Después cenaremos y si quieres que sigamos hablando de esto, lo haremos, puedes quedarte a dormir … También puedes regresar a casa y volver otro día, cuando estés segura de haber entendido al menos esta parte de los cambios

Perdóname Bo… si que lo estoy entendiendo; es sólo que se me hace imposible creer que mamá está de acuerdo en todo esto.

Te he mentido alguna vez?? Claro que está de acuerdo… ya te dije que lo hemos hablado y decidido los dos… Se había levantado pesadamente, más de lo que le gustaba reconocer, y caminaba despacio hacia la cocina mientras dejaba que sus músculos se fuesen desentumeciendo. Demasiada humedad. – Qué prefieres?? cena italiana, española, china??

– Si¡! para esa pregunta ella conocía la respuesta correcta y además, ya había visto el frigorífico, por eso dijo lo que él esperaba que dijese y lo que a ella le apetecía en realidad – Las tres¡! es posible?? 

Ya sabes que si… además hoy será una cena importante¡! Una celebración… Ah¡! si, otra cosa, Alex y yo estuvimos de compras la semana pasada; sobre tu cama dejó todos los regalos que compramos para ti. Ella quería que te sintieses especial cuando ocurriese esta cena; así que vete y vístete para cenar. Espero que te guste todo. Lo dijo sonriendo mientras veía como en los ojos de Valeria, por fin¡! aparecía aquel brillo especial. Si, ahora todo sería más agradable. Y no quiso evitar una carcajada cuando vio que salía corriendo hacia su habitación.

– Bo siempre había sabido que los detalles son importantes… que los pequeños detalles son más importantes aún, porque se asientan siempre como la sal de la vida, como la pimienta de los días… como la cayena de las horas rutinarias. Sabía que el hábito no hace al monje pero también que un monje sin hábito no es reconocible y puede acabar no reconociéndose. Preparó la cena, con esmero, pausadamente; le gustaba cocinar y disfrutaba de ello, más si tenía invitados. Intuía que Valeria se sumergiría en la “orgía de los trapos de colores” y no aparecería a menos que él la llamase. No había prisa… él nunca había valorado en nada la prisa. Limpió la mesa, colocó un mantel de tela blanca con pequeños bordados, dos libros en una esquina, una cubitera en la que enfriaba una botella de cava español Juve y Camps en la esquina opuesta y dos copas en el centro; y las bandejitas con los diferentes sabores exaltando el caos a lo largo y ancho de la mesa… Y, la llamó… – Valeria¡! la cena está en la mesa… algunas cosas hemos de comerlas calientes nenaza.

Ya estoy ahí Bo dame un minuto, si?? contestó ella. Un minuto… qué es un minuto?? recordó que tenía que hablarle del tiempo. Si, en primer lugar tenía que hablarle del tiempo “tempus fugit“, aunque el siempre había creído que en realidad el tiempo no existe sino como medida de la distancia, del espacio; tenía que hablarle de eso, porque había sido el argumento con el que finalmente, había logrado vencer las precauciones y los miedos de Alex… ella amaba a Valeria como hija, como carne de su carne; pero sobre todo amaba su libertad, su independencia… y deseaba que aquella chiquilla lograse ser también una mujer libre e independiente.

Ya estoy aquí Bo¡! no mires aún, vale?? – se acercó por detrás del sillón, rodeo su cuello con los brazos y le besó en aquel lugar donde el cabello ya no crecía. Después tiró de su cabeza hacia atrás, y le besó en la frente – Gracias¡! muchas gracias… me he puesto este porque estoy segura de que lo elegiste tu, y porque es precioso. Estoy muy contenta¡! todo es estupendo, todo me gusta, todo es tan… diferente¡! Ahora si que no entiendo nada… algo “terrible” debe estar pasando porque en esas bolsas está “toda la ropa que mamá nunca me quiso comprar y algunas cosas que ni siquiera me atreví a pedirle¡!” – Él la miró desde abajo, era alta y aún crecería más. Aquel brillo seguía en sus ojos y la sonrisa que dibujaba su boca era toda una promesa. Si, todo estaba saliendo bastante bien…

Valeria… Valeria… desde cuando sólo conoces a la madre?? en que momento olvidaste que Alex es una mujer?? Una mujer muy, muy valiente… arriesgada… tierna… dulce… y sobre todo, independiente y auténtica¡! Yo no escogí ese vestido… ella lo hizo… y no porque le gustase a ella sino porque estaba segura de que te gustaría a ti. Y por cierto, también sabía que creerías que lo había escogido yo… Venga¡!, cenemos antes de que se enfríe el cerdo agridulce y los ravioli.

Uff, hoy parece que no doy una, verdad??… voy a por un poco de agua, traigo para ti también??

Después… ahora beberemos los dos de este magnífico espumoso español; catalán en realidad. Ya verás, es estupendo y tiene un efecto sorprendente cuando se bebe con comidas un poco picantes.

Mamá no quiere que beba alcohol…

Y siempre le haces caso?? 

– Valeria enrojeció un poco… hizo un enorme esfuerzo para no seguir sonrojándose; pero todo fue inútil. Ahora Bo se daría cuenta y probablemente bromearía acerca de los motivos por los que se había sonrojado. Siempre la pillaba de improviso con aquellas preguntas tan puntiagudas, tan indiscretas, tan… pero para esta tenía una respuesta: – En lo del alcohol si Bo 

Lo se, lo se. Se que no se te han subido los colores por el vino, aún no lo has probado¡! Dime algo Valeria… de verdad crees que sabes algo que nosotros dos no supiéramos a tu edad?? Qué haces algo que nosotros no hiciésemos?? Qué has descubierto alguna cosa que nosotros no descubriésemos?? Crees que no fuimos adolescentes o que lo hemos olvidado?? Hoy no te preocupes, vale?? estás conmigo… Cogió su mano y la besó en el dorso como solía hacer antaño cuando consideraba que debía hacerlo y sólo lo hacía cuando quería dejar claro que sentía “un respeto auténtico por la mujer a la que le besaba la mano“. Valeria también sabía eso y sonrió mientras se relajaba sobre el mimbre.

Yo tampoco suelo tomar bebidas con alcohol… pero de vez en cuando si me gusta tomar un buen vino, como este, o unos tragos de sidra natural o cerveza. Bebidas que están bien hechas y que en realidad tienen muy poco contenido en alcohol. Mamá sabe que en esta cena beberíamos este vino¡! ella y yo lo bebimos muchas veces juntos. Siempre que queríamos celebrar algo. Cuando hayas tomado unos bocados más, sirves media copita para ti y otra media para mi… hazlo ahora, si?? ya verás que estupenda sensación en la boca después del cerdo agridulce y la pasta¡! 

– Valeria agarró con fuerza la botella para sacarla de la hielera y con cuidado de no verter vino sobre el mantel, llenó las dos copas hasta la mitad. El vino se comportó como era su obligación y empujó su espuma hasta el borde de las copas, pero no desbordó¡! – Uff casi se sale… se disculpó.

– Casi… pero es precisamente en el “casi” donde está el borde¡! el borde de las copas; el borde del precipicio; el borde del abismo… podemos acercarnos al borde de la montaña o al de la azotea, asomarnos y ver lo que hay allá abajo. Podemos inclinarnos en el borde tanto que estemos a punto de caer, tanto que sintamos el “vértigo” que no es más que una advertencia de la gravedad¡! de la de Newton. Podemos “casi caer“… casi… Has sentido eso alguna vez??

– Valeria sintió como el mimbre se clavaba en sus nalgas… Sería una noche tremenda¡! Bo estaba entrando en materia y otra vez había vuelto a pillarla desprevenida con una pregunta a bocajarro, de esas que él hacía cuando quería explicarle cosas importantes. Y antes de que encontrara una respuesta rápida que no la comprometiese demasiado, él acudió en su auxilio, y a ella le encantaba que hiciese eso… – No respondas aún, sirve otro poquito de Juve y Camps y ya verás; dentro de media hora podrás responder esa pregunta sin dificultad. Es más, te morirás de ganas de responderla… 

– Y mientras lo decía acercó la copa por encima de las bandejitas hasta medio camino, sonriendo… Valeria entendió. Hizo lo mismo y las copas chocaron levemente, casi se besaron en el aire. – Salud¡! – dijo él; – Salud¡! – respondió ella. Las burbujas del vino se excitaron y subieron con más fuerza. Entonces Bo hizo un gesto que ella conocía, quería decir: “sígueme“; se llevó la copa a los labios y bebió el contenido de un trago… Valeria hizo lo mismo y mientras el líquido bajaba por su garganta sintió como el gas de las burbujas jugaba y se amontonaba en la entrada de su estómago. El mismo cosquilleo que con la primera media copa.

Tempus fugit… si… Sed fugit interea fugit irreparabile tempus. Conoces el significado??

Si Bo… es: el tiempo vuela; y mientras hacemos cosas poco interesantes, no lo parece; pero huye entre tanto, huye irreparable el tiempo… creo que era así…

Si… el tiempo huye irreparablemente… eso es. Sabes?? el tiempo en realidad no es más que una forma que inventamos para medir el espacio que separa todo lo que ocurre en nuestras vidas; el tiempo no existe¡! cada cual mide ese espacio dependiendo de sus percepciones, de sus deseos. Por eso el tiempo no es lo mismo para ti que para mi o para mamá… Ahora mismo, tu crees que el tiempo pasa demasiado despacio y yo creo que el tiempo pasa demasiado deprisa.

Y mamá?? preguntó… y casi de inmediato se dio cuenta de que en realidad no había decidido hacer aquella pregunta… tenía que hacer algo…

– Mamá hasta la semana pasada creía que el tiempo iba demasiado rápido para ti. Ella hace tiempo que dejó de pensar en su tiempo en la forma que lo piensas tu y todavía no piensa en su tiempo de la forma en que lo hago yo… las personas a su edad no piensan en su tiempo¡! es una trampa, una estrategia del cerebro. Hoy, ahora, estará sentada al lado de la ventana pensando en nosotros y esperando…

Ahora si necesito un poco de agua, traigo para ti??

No, hazme caso, no traigas agua aún; trae ese platito con esas conchas tan hermosas, es el momento de comerlas, el vino está en su mejor momento ahora. No tengas miedo, esa sensación que sientes es normal, yo también la siento y no es sed… Confiarás en mi??.

– Claro que confiaría en él. Sentía que el vino estaba demasiado en su cabeza, tenía ganas de hablar, de preguntar¡! y temía hablar más de la cuenta o preguntar demasiado… por eso se le había ocurrido beber un vaso de agua… pero Bo sabía eso, claro… Qué no sabía Bo?? Se levantó, y al hacerlo sintió un pequeño mareo, pero no le fue difícil asegurar los pies en el suelo y equilibrarse. Si, aquellas burbujas habían subido y estaban haciendo cosas extrañas con sus neuronas. Fue hasta el frigorífico, cogió una bandeja llena de conchas abiertas sobre una capa de hielo muy picado y la llevó a la mesa… él cogió el recipiente mientras ella se sentaba de nuevo…

“Tapes Pullastra”almeja babosa

Sabes que son estos bichitos tan hermosos?? preguntó mientras quitaba el papel transparente que cubría la bandeja y la depositaba en el centro de la mesa…

Parecen… ostras… pero no lo son… y a mi no me parecen ni bichitos ni hermosos. Y de repente recordó unas imágenes que había visto hacía poco, su cara se iluminó¡! sabía que era aquello: Ya se¡! son almejas?? 

Premio¡! si, son almejas. Al menos ese es su nombre genérico; pero no son almejas comunes… no sabes lo que me ha costado conseguirlas¡! he tenido que mover todos los hilos del poder comercial y algunas amistades del poder gubernamental para poder tenerlas hoy aquí…

O sea… has sobornado al pescadero… – por qué había dicho aquello?? cómo se había atrevido?? Valeria no se reconocía en aquellas palabras… Si, era su pensamiento, sabía que muchas veces Bo exageraba o poetizaba cuando quería impresionarla pero nunca se había atrevido a ser irónica con él…

Exacto, eso es, aunque no fue suficiente y tuve que mover algunos hilos más allá en la tierra en la que nací. Veo que el vino ya ha hecho el efecto deseado – y soltó una carcajada…

El efecto que tu deseabas… el que tu sabías que me haría… pero no creas que yo me siento cómoda con ese efecto, sabes?? – y una vez más, estaba siendo totalmente sincera… así que ese era el efecto de aquel vino?? una especie de suero de la verdad…

Claro Valeria… es el efecto que yo sabía que tendría en ti; pero también en mi. Y no ha sido para ponerte en una situación incómoda, sino para ponerte en la realidad¡! Es una experiencia que mamá y yo queríamos que tuvieses aquí, en casa,  en compañía. Ahora deja de pensar y observa bien a estos magníficos ejemplares de “Tapes Pullastra“… que nombre, verdad??

Darjeeling y Alex una buena mezcla

– Y Valeria se inclinó sobre la bandeja. No sabía que suponía Bo que aún no había visto, pero observó detenidamente… entonces él exprimió medio limón sobre los moluscos y ocurrió¡! no podía creerlo¡! – Bo¡! están vivas¡! están vivas¡¡ se mueven¡!

Claro Valeria¡! acaso crees que hubiese tenido que sobornar al pescadero para conseguir almejas muertas?? Están vivas¡! Son una de las pocas variedades de este molusco que se pueden comer crudas y para eso además de otras garantías, deben estar vivas¡! Nunca se te ocurra comer ostras o almejas crudas si no están vivas… de acuerdo??

Bo… en serio?? vamos a comerlas así?? no creo que me gusten… y además me resulta extraño comerme un animal vivo¡! nunca he comido nada que esté vivo… así… crudo…

Y cuando comías los huevos batidos con azúcar de caña y unas gotas de Jerez que te daba la abuela… qué creías que estabas comiendo?? Si… ya se, no te gustaba y ponías caras extrañas y muy graciosas, pero te lo tomabas – Valeria recordaba aquel “mejunje” y las palabras de la abuela: “con esto crecerás el doble, serás el doble de fuerte, el Dengue no te afectará y te harás una mujer hermosa“¡!

– Venga¡! echa más vino y pruébalas¡! Mira; se comen así – Bo cogió una babosa y se la llevó a la boca… cuando la concha rozó sus dientes, sintió un especial alborozo y noto como aquel inconfundible olor a mar ascendía hacia sus fosas nasales y al cerebro… cogió otra y mientras el molusco cedía la vida en su boca… él cedió a la menlacolía y al recuerdo… Un día había deseado intensamente ser un herrerillo y ahora, después de tantos años, se había convertido en una lechuza silenciosa… así es el genio de la lámpara, nunca cumple del todo, siempre hace alguna trampa al conceder los deseos… Miró a Valeria; ya iba por la quinta o la sexta babosa¡!

Bo¡! esto está buenísimo¡! es… es extraño sentirlas así tan frías y moverse pero… tienen un sabor increíble¡!, saben a mar¡! y luego dulces… y con este vino es cómo tener olas golpeando fuerte dentro de la boca¡! 

Perfecto Valeria… perfecto. Eso es justamente lo que quería que sintieras hoy¡! “las olas del mar del oeste, de mi mar… moviéndose dentro de tu boca“. Que la vida está ahora y puede no estar dentro de un instante; como la de estas babosas que estaban vivas hace unos minutos y ahora “ya forman parte de otros seres vivos más grandes” porque, en realidad “nada muere” sabes?? 

Si Bo… lo se, no lo he olvidado: no somos sino polvo, aire y agua… sombras y ceniza – Estaba asombrada de si misma¡! nunca hubiese pedido “almejas crudas” para comer en un restaurante, ni siquiera le parecía muy ético comerse vivos a otros seres vivos¡! pero lo acababa de hacer, era plenamente consciente de ello y además le había producido placer hacerlo… y no estaba confusa por ello¡! Lo último tenía que se efecto del vino; pensó.

Ahora ya puedes traer un poco de agua si quieres… Sólo quería que sintieras estas sensaciones aquí, en un lugar seguro y en compañía de alguien que te quiere mucho y que por eso mismo nunca te haría daño. Porque… el pez grande se come al chico¡! y aquí, conmigo entre estas paredes hoy tu eres el pez grande, por eso te comiste las almejas¡! pero cuando no estás aquí… cuando nadie te protege… eres un pez chico¡! ahí afuera hay peces muy grandes y algunos tienen muchos dientes, muy afilados… y sobre todo, mucha hambre… Y lobos, también hay lobos… 

Ahora estoy bien Bo, quieres que terminemos el vino o traigo agua para ti?? – Valeria se levantó con intención de ir a la cocina… pero no lo hizo, rodeó la mesa, se acercó a él, se sentó sobre su regazo… sintió su calor… le cogió su cara entre las manos y le beso en la frente y en las mejillas… – Yo también te quiero mucho Bo… y he entendido todo lo que querías que entendiese… te lo prometo. 

Si?? todo?? entonces me harás un favor?? sirve el resto del vino… sigamos cenando y mientras me explicas qué entendiste. Sabes?? Todos somos peces grandes y peces chicos; depende del momento, de la situación, de lugar y de los otros… y es primordial que sepas distinguir a los peligrosos; “casi siempre sonríen; no olvides esto…”.

– Si… Valeria estaba segura de haberlo entendido todo. Sirvió media copa de vino para cada uno, lo que quedaba en la botella, ahora mientras la tenía entre las manos notó que el cristal era grueso de color verdoso y supo por qué era así, tan pesada. Sirvió un poco de pollo con setas chinas y otro poco de ternera con tallarines chinos.

Querías… mamá y tu queríais que entendiese que si quiero hacerme cargo del resto de mi vida, puedo hacerlo ahora o puedo esperar un poco más, pero no mucho más… si?? – Bo asintió mientras saboreaba las setas con pollo… – Queréis que sea responsable… que sepa que hay cosas que no debo hacer, por mucho que me atraigan hasta que esté plenamente segura de que quiero hacerlas, si quiero hacerlas sola o en compañía y en ese caso, que compañía ha de ser… si?? – Bo asintió de nuevo… había crecido también su espíritu no sólo su cuerpo… y eso era estupendo porque cuando no crecen al mismo tiempo siempre hay problemas… – Que hay cosas que no conozco y que debo arriesgarme a conocer, aunque no me atraigan demasiado, porque nunca tendría una idea clara de a qué saben las almejas crudas por lo que otra persona pueda contarme… Y que hay otras que es mejor no experimentar con ellas porque es suficiente con observar el efecto que han tenido en otras personas… si?? 

Si Valeria… Eso es… porque incluso las rosas tienen espinas, sabes?? Cuando te acercas a una chumbera ella te las muestra, te advierte, te amenaza… te dice: “puedes coger las tunas pero meteré mis pinchos en los poros de tus dedos y si haces fuerza será peor“. Es sincera¡! te muestra sus armas. Las rosas no; las rosas te atraen con su perfume y con el color y la promesa de suavidad de sus pétalos y esconden sus espinas en el verde de sus tallos, entre sus hojas. La vida puede ser una chumbera pero la mayoría de las personas son rosas… 

Bo… mamá y tu lleváis años enseñándome esas cosas; cómo iba a olvidarlo??

Bien… ahora pon a calentar un poco de té, lo voy a necesitar dentro de un ratito o me dormiré antes de decirte algunas cosas que quiero contarte hoy. – Valeria puso la tetera sobre el quemador, lo encendió y lo bajó al mínimo; añadió una una cucharada sopera de Darjeeling después lavó las tazas que habían usado antes y volvió a ponerlas sobre los platos en la bandeja donde aún estaba el tarrito de miel de caña cogió dos cucharillas limpias y observó a Bo desde la cocina… la abuela decía que “tenía un pacto con el diablo” porque no envejecía… Pero no era cierto… si envejecía, muy lentamente pero lo hacía; ella lo notaba cada vez que ojeaba un álbum de fotos. Dejó que el contenido de la tetera hirviera durante un minuto, apagó el fuego, después la puso sobre la bandeja y regresó a la mesa… El efecto del vino iba desapareciendo lentamente…

En tu cuarto tienes un bolso, lo viste?? – Valeria asintió… Miraste dentro?? – Valeria negó con la cabeza… Qué poco curiosa eres a veces – Valeria sonrió… siempre le habían enseñado a moderar su inmensa curiosidad, sabía que esa frase era una ironía de Bo… En el bolso tienes tres juegos de llaves, no las pierdas¡! Alex y yo las hicimos para ti. Una copia de las llaves de la casa de Alex, otra copia de las llaves de mi casa, de esta casa y una copia de las llaves de mi quad… A partir de hoy y hasta que te independices del todo, puedes vivir donde quieras¡! Puedes ir y venir cuando te apetezca, sólo te pedimos que uses el teléfono…

Y vosotros que deseáis que ocurra?? quiero decir, que os gustaría que hiciese con toda esa nueva libertad?? – Valeria intentaba metabolizar la nueva situación; sabía que ellos querían que fuese haciéndose independiente pero también sabía que no estaba preparada y ahora, abrumada, pedía una ruta… o al menos una guía de viaje.

Nosotros queremos influir lo menos posible en tus decisiones¡! Queremos que seas libre¡! Que te vayas independizando gradualmente, a tu ritmo… sabemos que nos queda ya poco tiempo para disfrutar de tu presencia, de tu compañía, recuerdas las diferencias en la percepción del tiempo?? Para nosotros queda poco tiempo… Pero hay algo que si nos gustaría a los dos… Qué compartas tu tiempo con nosotros, a Alex le vendrá bien tener más tiempo para ella y yo estaré más tranquilo si estás por aquí más a menudo. Tu siéntete libre de dormir aquí o allí… decide tus horarios y qué haces con tu tiempo libre. Y recuerda, nadie hará tu cama, nadie lavará tu ropa, siempre tendrás comida suficiente aquí y allí. Y sobre todo queremos que sepas que nada de esto es obligatorio; te lo ofrecemos pero puedes coger toda la libertad ahora o puedes coger una parte… tu decides eso. 

– Valeria no esperaba nada de lo que estaba sucediendo… y lo que al principio de la noche le parecía una broma ahora resultaba una carga demasiado pesada para su pensamiento y no se sentía capaz de tomar una decisión… – Bo… estoy cansada, tengo sueño, no puedo pensar claramente ahora… mañana no tengo clases, te prometo que antes de que acabe el día habré tomado una decisión, de acuerdo?? – Y mientras le decía esto se levantó del sillón de mimbre, se acercó a él y le besó en la mejilla, con ternura, con mucha ternura.

Si Valeria… acuéstate y duerme. Duerme todo lo que quieras. No tienes que decidir nada mañana¡! Tómate todo el tiempo que necesites. Nosotros valoramos el esfuerzo pero no vamos a echar sobre tus hombros una carga que no puedas llevar¡! No tienes que hacerlo, de acuerdo?? Sólo creímos que era el momento para que supieras que si quieres, puedes ir haciéndolo, te apoyaremos sea cual sea el camino que escojas; pero estaremos encantados si decides hacerlo despacio… no lo olvides… 

– Valeria desapareció en dirección a su cuarto. Unos minutos después Bo escuchó el sonido de la cisterna… se sirvió una taza de té, le añadió cuatro cucharaditas de miel de caña (su cerebro necesitaba un poco de glucosa…) y lo revolvió lentamente mientras sonreía: todo había salido bien, también él podía dormir tranquilo aquella noche… El celular emitió unos sonidos que conocía, eran como un sonar, como una sonda marina, y ese era el tono de los mensajes de Alex; dirigió la mirada hacia el lugar de donde habían partido los tonos pero tuvo que levantarse y buscar el viejo Samsung. Él esperaba que ella le llamase para saber cómo había ido la cena, pero no un mensaje. Desbloqueó el teclado y leyó el mensaje, era cortito: – Estoy aquí abre.

Buenas noches mi amor, entra… y tus llaves?? – Bo había abierto la puerta haciendo el menor ruido posible. Y allí estaba ella con las llaves en la mano, sus ojos tristes, su boca… aquella boca que hacía años le había hecho prisionero y su cabello negro cayendo sobre los hombros. Juntaron sus labios, como siempre, cerrando los ojos. Se cogieron las manos, entrelazaron los dedos, apretaron… juntaron sus pechos… esa era la ceremonia que habían inventado hacía años al lado del mar y la repetían siempre, hubiera o no hubiera mar.

Las traje pero recordé que hace demasiado ruido. Siempre dices que engrasarás la cerradura… ya he perdido la esperanza de que lo hagas. Donde está mi pececito?? la has asustado demasiado??; seguro¡! 

No quiero engrasarla porque así la escucho. Es más seguro… Tu pececito está en la cama desde hace un bue rato y a juzgar por lo achinaditos que se le habían puesto los ojos, ahora mismo debe estar paseando por el paraíso. No creo que aguantase más de dos minutos sin dormirse.

– Pero se asustó mucho?? No la dejarías ir a dormir aterrada, no??

– Claro que se asustó… hubo algún momento en el que su cuerpo se fundía con el mimbre. Los adolescentes creen que lo saben todo sobre todas las cosas y sobre todos los humanos; pero la libertad… cuanto más verdadera es, más pesa. No te preocupes, le dije que no era obligatoria, aún… Y creo que lo pensará seriamente. Ven, sentémonos… quieres un té??

– Alex no le había soltado le mano y tiró de él hacia el otro extremo de la casa… se dejó llevar, no preguntó, ni siguiera la miró a los ojos; ese había sido el pacto: cuando se cogían de la mano uno de los dos tiraba del otro y este le seguía sin hacer preguntas. Cualquiera de los dos podía hacerlo y ahora ella le llevaba hacia aquel cuarto pequeño y alejado de todo en el que apenas cogía la cama. Abrieron un poco la ventana y se echaron sobre ella… se juntaron… se abrazaron…

Se comió las almejas?? no lo creo… si?? – Bo hizo un gesto afirmativo, sonriendo y Alex tuvo que llevarse la mano a la boca para amortiguar el sonido de la carcajada que no pudo reprimir. – No le dejarías beber todo el vino a ella, no?? 

Ríete si quieres, desde aquí no puede oírte y además no creo que despierte hasta el mediodía… Estaba preparado para comerme todas la almejas yo solito, pero; le resultó agradable el sabor, no fingía, estaba encantada¡! si me descuido no me deja ni unas pocas. Creo que, aparte de la sorpresa y el vino, le gustaron de verdad; así que ahora tienes otro problema… ya somos dos a los que nos gustan las almejas babosas… 

– Alex, le besó… y sin soltar su mano la llevó por debajo de su falda y la puso sobre en su vientre, justo por encima de su pubis… después la empujó suavemente hacia abajo entre la piel y las bragas… abrió las piernas levemente y la bajó más… suspiró profundamente y cuando él abrió la mano y presionó hacia arriba, ella cerró los muslos con fuerza, mientras le susurraba cerquita de la oreja algo sobre los moluscos crudos y la digestión…

Ya sólo quedaba dejarse ir… permitir que la memoria hiciese su trabajo y recrease el paisaje de la “cándida adolescencia“. Regresar… cerrar los ojos y sentir. Palpar los paisajes con las manos, acariciarlos, escuchar los jadeos del viento, el repicar de las gotas de lluvia cayendo sobre las hojas, sobre las piedras. Caminar por los verdes prados rozando la hierba mojada con la punta de los dedos. Dejarse embriagar por el aroma del mar agitándose al ritmo de las corrientes y recorrer los labios con la lengua, despacio, para saborear el salitre.

Y subir, subir juntos, pegados; subir aumentando el ritmo hasta la extenuación y al llegar a la cumbre, dejarse caer; rodando, deslizándose por la pendiente, bien agarrados sujetándose el uno al otro para terminar tendidos a los pies del mundo… muertos… luego despertar y mirarse con cierta incredulidad, besarse con una inmensa ternura, abrazarse fuerte y quizá, decir algunas palabras: “gracias amor…” y después dormir, dormir…

CRÉDITOS: “Valeria podría haber nacido diez años antes“… eso he pensado muchas veces en estas últimas semanas, mientras escribía este capítulo de su vida. Pero no sucedió. Nació cuando Alex y Bo se encontraron (por casualidad¡!), se enamoraron, se amaron, se juntaron “y en sus mentes nació el deseo de enderezar algo que el destino había torcido“. Aún no tengo permiso para contar esa parte de la historia que comienza con el “primer amor” de Alex y el primer viaje de Bo; por eso el capítulo I comienza aquí… sin embargo retrocederé hasta donde pueda para que aparezcan como lo que son: una verdadera y auténtica mujer y un hombre que si ama a las mujeres¡!

Todos los contenidos son originales. Pertenecen a Alex y a Bo. Ellos han autorizado su publicación bajo la licencia que se especifica al pie. Valeria está encantada de haber nacido y de que yo cuente sus cosas…

AVISO (general): este post contiene material que puede herir la sensibilidad de humanos adultos (para los niños y adolescentes sin programar, es inofensivo). Es posible que algunas personas vean “pornografía” en las imágenes aquí reunidas, así que los “ultrareligiosos” deben abstenerse de mirarlo. Por otra parte, los textos siempre se refieren a la mujer en un plano de igualdad o superioridad al varón¡! y este concepto es contrario al que mantienen todas las religiones monoteístas.

“Debemos aspirar a ser: legal y socialmente iguales. Porque, siempre seremos biológicamente diferentes¡! Y es en esa diferencia donde hemos de realizarnos como individuos y si lo deseamos, alcanzar el inmenso goce de complementarse, de colaborar¡! Hagámoslo¡!

Este texto está licenciado bajo Creative Commons, los autores de los contenidos adicionales han sido mencionados y enlazados; y las imágenes atribuidas a sus autores, al pie de las mismas.

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

Comida en la basura

Unos datos para reflexionar sobre la comida que tiramos a la basura: Según un estudio de la Federación Española de Hostelería y Restauración (FEHR) del pasado noviembre, los restaurantes tiran 63.000 toneladas de comida. El desperdicio de alimentos le cuesta al sector 255 millones de pérdidas anuales, por la mala gestión de los alimentos. A veces les sale mas barato tirarlo que conservarlo. Solo el 20,5% de los entrevistados acostumbra a entregar los productos retirados a alguna ONG o banco de alimentos“. 

Datos: Comida en la basura | Radiocable.com – Radio por Internet

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Por qué admiro tanto a las mujeres… (3) “Islandesas”¡!

Islandia, el paraíso para las mujeres

El 24 de octubre de 1975 el 90% de las mujeres de Islandia declararon el Women’s Day Off, fue algo así como una “huelga de brazos caídos” para denunciar la desigualdad entre hombres y mujeres. 36 años después su lucha ha llevado a Islandia a ser calificados por la revista Newsweek como el mejor país del mundo para las mujeres en cuanto a derechos, educación, economía, política y justicia.

Así comienza el relato (en realidad es el resumen de una entrevista) de la freelance Ofelia de Pablo para el “diario de blogs“: www.cuartopoder.es y continua con las palabras de Katrín Júlíusdóttir, Ministra de Industria, Energía y Turismo (no confundir con Katrín Jakobsdóttir, Ministra de educación, ciencia y cultura, y vicepresidenta del Movimiento de Izquierda-Verde, porque el gobierno islandés es muy femenino…): “yo era muy pequeña cuando las calles de la capital de Islandia se llenaron de mujeres de todos los rincones de la sociedad, tanto trabajadoras como amas de casa, pidiendo igualdad“.

Lo mejor de ser mujer en Islandia es la libertad de ser tu misma, de poder realmente ser mujer. Yo tengo la libertad de poder seguir eligiendo mis propios sueños“.

Su madre fue una de ellas. El poderoso movimiento feminista llamado Red Stockings consiguió que todas a una clamaran por sus derechos. Aquella histórica marcha cambió el rumbo de la isla y logró que “se tomara conciencia de la necesidad de una sociedad igualitaria entre hombres y mujeres“.

Y la sociedad si tomó conciencia¡! los dos siguientes párrafos les van a encantar a mis amigos* ultra-católicos

La igualdad de género es clave para que un país avance. Hoy contamos con guarderías junto a las universidades (62 € para padres estudiantes al mes, desayuno y comida incluidos) para que las mujeres que lo deseen puedan continuar sus carreras universitarias sin que tener un hijo sea un problema. Yo misma llegué a mi posición política siendo madre soltera“.

El papel de los hombres también ha cambiado. “Ellos han tomado conciencia de lo hermosa que es la paternidad”  afirma Hrefna Rosa Jóhannsdóttir , la única chef, que a sus 31 años, es dueña de dos de los restaurantes más de moda en la ciudad. “Muchas de mis amigas, que son madres, son las que trabajan y sus parejas están felices en casa cuidando de los niños todo el tiempo”. Los islandeses tienen tres meses de permiso parental obligatorio para el hombre y tres para la mujer; después hay otros seis que se pueden dividir como la pareja desee; total, un año.

Esta es una de las nuevas leyes que adoptó la primera ministra, Jóhanna Sigurdardóttir, al llegar al poder en 2009. Ella es, además de la primera mujer que ostenta este cargo en la historia de Islandia, y la primera ministra que se declaró abiertamente gay. Sus leyes para proteger los derechos de la mujer han sido muy bien acogidas en el país y la lista de acciones que su gobierno plantea acometer para seguir avanzando son ejemplares. “Acaban de declarar ilegales a los clubes de striptease, han criminalizado el consumo de prostitución (no el ejercicio de la misma)“, hay un plan de acción contra el tráfico de mujeres y han adoptado el modelo austriaco en el tema de la violencia doméstica, siendo el perpetrador/a el que tiene que irse del domicilio familiar y no al revés.

En 2008 se hundió la economía y con ella principios que habían crecido de forma alarmante: la peligrosa toma de altos riesgos y la ostentación propias del género masculino”, afirma Birgitta Jónsdóttir, activista parlamentaria, como ella misma se define. Birgitta es hoy miembro del partido ciudadano The Movement, nacido de las protestas contra el Gobierno a raíz de la crisis, además de una de las blogueras más importantes del país y ex-colaboradora de Wikileaks. “Las compañías dirigidas por mujeres son las únicas que han sobrevivido a la crisis y hoy; las mujeres, tras las nacionalización de los bancos, han sido llamadas a dirigir las malogradas entidades New Landsbanki y el New Glitnir y es una mujer la primera ministra desde 2009“.

La historia de Islandia está colmada de mujeres que han luchado por sus derechos. En 1980 fue elegida la primera mujer del mundo que ha sido presidenta de un país democrático: Vigdís Finnbogadóttir, que además era madre soltera. Ostentó el cargo durante 16 años. En 1983 se creó el poderoso Women´s Alliance, un partido feminista que llegó a conseguir seis escaños de los 63 existentes en ese momento. Una de sus miembros Ingibjörg Sólrún Gísladóttir fue alcaldesa de Reykjavik desde 1994 hasta 2003. Y en 2009, después de la terrible crisis económica que llevó al país a la bancarrota, han sido de nuevo las mujeres las protagonistas tanto de la escena económica como de la política. (hasta aquí el contenido que se atribuye con mucho gusto y merecimiento a Ofelia de Pablo).

No; no ha sido fácil, no lo ha sido nunca para las mujeres en ninguna parte del mundo. No lo es hoy tampoco¡! aunque en Islandia, gracias a los movimientos “feministas” (yo prefiero decir femeninos…) que siempre encontraron apoyo en las islandesas, hoy quizá se pueda, exagerando un poco, decir que: es un paraíso para las mujeres.

En realidad, estos últimos años han sido muy complicados para los islandeses aunque; la forma en la que sus 322.000 habitantes obtuvo mucho eco toda Europa. En 2008, el sistema financiero islandés sufrió un colapso, causando una fuerte contracción económica y manifestaciones que llevaron a adelantar las elecciones parlamentarias, en las que Jóhanna Sigurðardóttir fue elegida primera ministra. Paralelamente cobró importancia la conocida como Revolución Islandesa, una serie de protestas y movimientos de organización ciudadana que, en conjunto con el nuevo gobierno, resultó en el encausamiento del anterior Primer Ministro de Islandia durante la crisis, Geir Haarde y “dos referéndums para decidir sobre el pago de la deuda externa de los bancos nacionales y un proceso ciudadano que desembocase en cambios constitucionales que culminó en un borrador constitucional el 29 de julio de 2011 a debatirse en el Parlamento“.

Muchos dicen que la experiencia islandesa no se puede exportar con garantías de éxito a otros estados europeos¡! Y… probablemente sea así, pero no porque Islandia sea un país pequeño; sino porque habría que cambiar antes esos estados, de forma parecida a cómo cambió Islandia. Islandia posee una sociedad desarrollada y tecnológicamente avanzada, cuya cultura está basada en la herencia nórdica. La mayor parte de la población es de origen escandinavo. Desde 1262 a 1944 formó parte de los reinos de Noruega y Dinamarca. A mediados del siglo XVICristián III de Dinamarca comenzó a imponer el luteranismo a todos sus súbditos. El último obispo católico del país (antes de 1968), Jón Arason, fue decapitado en 1550 junto con dos de sus hijos. Posteriormente, el país se convirtió totalmente al luteranismo, que desde entonces es la confesión dominante.

Y parece poco discutible que al desaparecer la misoginia del catolicismo desaparecieron también otros vicios romanos… “los pastores o ministros pueden contraer matrimonio, pueden ejercer actividades económicas lucrativas en favor propio o de la iglesia“; y que esto episodio de la historia de Islandia marcó su futuro de forma determinante.

Tanto que, la primera presidenta Vigdís Finnbogadóttir, fue la primera mujer en el mundo en obtener el cargo de modo democrático con el respaldo de las urnas en 1980. Y mantendría ese apoyo hasta 1996, año en el que decidió abandonar el cargo. Pero en su país se le recuerda especialmente por por ser la primera mujer soltera en conseguir adoptar a una niña.

La actual Primera Ministra, Jóhanna Sigurdardóttir, se convirtió en la primera Jefa de Estado lesbiana, casada bajo el rito gay y con dos hijos nacidos de su propio vientre de 29 y 24 años, de su anterior matrimonio con un varón. Se casó con su actual pareja Jónína Leósdóttir (una conocida escritora islandesa) que también había estado casada anteriormente con un varón del que tiene un hijo¡!

La activista Birgitta Jónsdóttir es miembro del Parlamento de Althing (la institución parlamentaria más antigua del mundo¡! fue fundada en el año 930) y lo es en representación de The Movement o Hreyfingin) una asamblea popular que surgió de las protestas ante la crisis de 2008 y que mantiene tres palemantarios/as, elegidos en asambléa y eso si es “democracia directa“…

Si… yo soy de los que creen que el título elegido por Ofelia de Pablo para su artículo publicado por www.elcuartoporder.es, también podría ser: “Islandia, el paraíso de los hombres que si* aman a las mujeres“. Nada de lo que se cuenta en ese artículo, ni en el resto de este post debiera hacer que ningún varón se sintiese “menos macho…”. Acaso tiene alguna importancia a estas alturas del siglo XXI, quien lleve “la voz cantante” en una familia?? Es más, tiene que prevalecer una voz sobre la otra en la pareja?? Es acaso negativo que las mujeres ocupen el lugar que legítimamente les corresponde en los grupos familiares y sociales?? A alguien le molesta (aún) que su pareja gane más dinero??

Seamos sinceros… a unos cuantos hombres nos parece menos estresante hacer la colada que ir a un campo de fútbol… Gatear con nuestros cachorros* por la alfombra y sujetarlos mientras maman de los mismos pechos que a nosotros también nos gusta mamar… y mirar como lo hacen. Y no por eso sentimos que nuestras garras estén menos afiladas o nuestros músculos menos dispuestos para defenderlos a ellos y a sus madres en caso de peligro (real).

Porque, debemos aspirar a ser: legal y socialmente iguales, mientras seguimos siendo biológicamente diferentes¡! Es ahí donde está el inmenso goce de complementarse, de colaborar¡! no??

AVISO (general): este post contiene material que puede herir la sensibilidad de humanos adultos (para los niños y adolescentes sin programar, es inofensivo). Es posible que algunas personas vean “pornografía” en las imágenes aquí reunidas, así que los “ultrareligiosos” deben abstenerse de mirarlo. Por otra parte, los textos siempre se refieren a la mujer en un plano de igualdad o superioridad al varón¡! y este concepto es contrario al que mantienen todas las religiones monoteístas.

Este texto está licenciado bajo Creative Commons, los autores de los contenidos adicionales han sido mencionados y enlazados; y las imágenes atribuidas a sus autores. 

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Desamor, desesperanza, desesperación…

No podemos obligar a estar a nuestro lado a una persona que no nos ama, ni podemos obligar a alguien a que nos quiera, pero sí podemos obligarnos a nosotros mismos a amarnos más, a estar pendientes de nuestro bienestar, de nuestra felicidad. Eso no lo conseguiremos hasta que no dejemos de centrarnos en lo miserables que nos sentimos por el abandono de la pareja. La vida sigue después de ese hombre o de esa mujer“.

Poco crédito suelo darle a la psicología como “ciencia” y menos aún a la gente* que la ejerce; a excepción de aquellos que se dedican a la investigación y que han demostrado “científicamente” o de forma cercana al método científico sus descubrimientos. Hablo de unos pocos como Philip Zimbardo, Stanley Milgram, Albert Bandura, Leon Festinger y todos los que profundizaron en la Psicología Social desde Kurt Lewin en adelante y otros como Erik Erikson que trabajaron en el campo de la Psicología Evolutiva.

Pero… soy consciente de que, a pesar de lo poco que en nuestras universidades se enseña sobre psicología, más allá de los errores de Sigmund Freud; algunos humanos tienen una capacidad especial para la psicología¡! como otros la tienen para otras disciplinas (se le dice: un Don); y cuando estas capacidades se unen con un nivel muy alto de empatía y ganas de mejorar el mundo; aparecen personas como Patricia Ramírez y escriben artículos tan acertados y necesarios como este:

vía Patricia Ramírez: El desamor… y cómo hacerle frente 

Dados los niveles de calidad en los contenidos, tanto de los medios de comunicación tradicionales como de los digitales; este artículo “es imprescindible”… y lo que es muy de agradecer: podríamos colgarlo con un avatar magnético en la puerta del frigorífico y leerlo cada mañana.

El texto está licenciado bajo Creative Commons, los autores de los contenidos adicionales han sido mencionados y enlazados; y las imágenes atribuidas a sus autores.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Por qué admiro tanto a las mujeres… (2) “Mouna”¡!

Día 23 de julio de 2012 a las 17:45h (18:45h en la península Ibérica), en el patio delantero de una pequeña casa de alquiler, en la isla de Fuerteventura; tomando té verde con menta en compañía de una mujer musulmana

Mouna.- está bueno?? (el té verde recién hecho)

Yo…- está buenísimo Mouna, a mi nunca me sale así… (el té verde bien cocido, con menta, técnicas ancestrales y cariño)

Mouna.- eso es porque no lo haces como yo te enseñé. El microondas no sirve para hacer té; tienes que cocerlo en una tetera metálica con el azúcar y la menta o la hierbabuena; en un hornillo eléctrico o de gas y añadirle al agua fría como te dije…

Yo…- acabaré comprándome una jaima entera y yendo a vivir a cualquier parte de este puto desierto… creo que al paso que vamos todos acabaremos así y será bueno para recomenzar, más desde las raíces; entonces si tendrás enseñarme algunas cosas, yo conozco bien la lluvia pero el desierto es un misterio. Ah¡!, acabas de recordarme algo; Antonov te trajo aquel microondas que iba a ser desahuciado??

Mouna.- si, anteayer. Fue muy amable; se empeñó en llevarme al supermercado, podría haber ido andando, como siempre. Es un buen hombre ese amigo tuyo. Antonov?? No se llama Kalas?? Yo siempre le digo: hola Kalas… quieres un té Kalas…?? siéntate Kalas… nunca se sienta y es tan enorme que a veces me duele el cuello de tanto mirar hacia arriba.

Yo…- ya, el problema no es caminar cuesta abajo, lo complicado es la vuelta con una garrafa de diez litros de agua en cada mano. Fuiste con él??

Mouna.- Si; me sabía mal decirle que no, y me vino bien porque en el coche traje agua para todo el mes y otras cosas. Pero pasé mucha vergüenza porque no me dejaba ni un instante sola y tenía que comprar cosas de mujeres… Es un buen hombre tu amigo ruso.

Yo…- no; no es un buen chico Mouna… pero es un tipo íntegro; es un hombre que siempre te tratará como un hombre de verdad debe tratar a las mujeres de verdad, y además sabe que a ti tiene que cuidarte más. Pero no es un buen chico y si tu marido hubiese aparecido por por el supermercado, ahora sabrías que no es exactamente un buen chico. Sabes que estuvo ocho años en la cárcel?? Se llama Illya Antonov, no es ruso es ukraniano en su tierra era militar y sus amigos le llaman Kalash; de Kalashnikov; no Kalas… tal como lo pronuncias parece otra cosa. Tienes que decir: “Kalashshsh” como Goulash. Aunque sería mejor, que dedicaras todo el tiempo posible castellano.

Mouna.- (sorpresa¡!) sabes?? ya no le tengo miedo, y esa es una de las cosas más importantes que me habéis dado. Todo lo que me contaron de los hombres de aquí, era falso. Por qué me mintieron tanto?? En este tiempo todo lo que he recibido de vosotros han sido cosas buenas y decentes, algo que los musulmanes me han negado porque el es un macho*… Ningún hombre de aquí me ha molestado¡! la mayoría ni me miran  (alguna lágrima…)

Yo…- en mi juventud tenía algunos amigos como esos que te dijeron que éramos todos aquí… pero la vida me alejó de ellos y afortunadamente me olvidaron. Oye, ya que hablamos de buena gente… tienes noticias de tu marido??

Mouna.- sólo se que no hace más que presionar al dueño de la casa para que me eche, porque el contrato de alquiler seguía a su nombre…

Yo…- Uff se me había olvidado decírtelo¡! no te preocupes por eso; ya hemos hablado nosotros con el dueño. El alquiler está pagado hasta enero del próximo año. No pasará lo que él busca… Necesitas alguna cosa que nosotros no hayamos notado que te falta??

Mouna.- no, no necesito nada material y… no se como voy a devolveros todo lo que estáis haciendo por mi (lágrimas…)

Yo…- ya que lo dices, si hay algo que puedes hacer por mi…

Mouna.- si?? qué?? qué puedo hacer yo por ti??

Yo…- primero, dejar de llorar… Nosotros no te estamos haciendo un préstamo. Tenemos pinta de banqueros?? Te lo damos y aunque después de todos estos meses todavía no lo creas, no te vamos a pedir nada a cambio. Tu sólo procura no estar triste y piensa que ya queda menos para que todo esto termine.

Mouna.- no sois mi familia, ni siquiera sois musulmanes… no me conocíais de nada y nada queréis a de mi… por qué me ayudasteis entonces?? (más lágrimas…)

Yo…- ya te lo dije hace meses, te lo repetiré en otro orden a ver si así…: primero; porque no nos gustan los tipos como tu marido. Tienen que saber que aunque esta isla esté cerca del Sahara y se le parezca; “esto es Europa. O lo que viene a ser lo mismo: que si quieren vivir aquí, tienen que respetar las leyes estatales y nuestra forma de vida. Tu marido estaba pidiendo a gritos que le recordásemos “donde vive, donde gana un salario como cualquier español y donde se le respetan sus libertades individuales“; y que ese proverbio árabe que dice: “azota a tu mujer todos los días, ella sabrá por qué…“, no figura en la Constitución Española del 78, como un derecho fundamental para uso y disfrute de los varones musulmanes. En España son delito hasta las amenazas verbales y por supuesto existe la figura del maltrato psicológico… Y segundo; por qué no íbamos a ayudarte?? porque no eres española?? porque eres morita?? porque muchos musulmanes creen que les tememos, que nos da miedo su gueto?? porque no nos metemos en las discusiones de pareja??

Y, es cierto que hasta hace pocos años jamás nos metíamos en las discusiones de pareja, pero eso ha cambiado. Aquí, una buena parte de los varones nunca permitirán que tu marido te pegue. Y te digo otra cosa, si no fueseis tan tapadas se verían los moratones y unos cuantos más estarían entre rejas… Nosotros en cambio, como le dijimos a tu marido, creemos que los árabes sólo son valientes con sus mujeres o si les das la espalda. Por lo demás, son hombres y como tales tienen miedo porque les duelen los huevos como al resto.

Mouna.- no seas malhablado¡! En mi tierra cuando me iba a venir con mi marido, ya me advertían que estaría sola y que no podría soportarlo. Ni te cuento lo que me maldijeron cuando escapé de allí. Me aseguraban que aquí iba a estar muy sola, que si volvía… tendría que arreglármelas sin ayuda de nadie y que sería una vergüenza… (lágrimas de nuevo…)

Yo…- Perdóname… no se dice huevos, testículos, pelotas, bolas, en árabe?? Vergüenza?? una vergüenza es lo que ha estado haciendo tu marido y de lo que intentó hacer prefiero no hablar. Pronto serás libre. Piensa tranquilamente y decide qué vas a hacer con el resto de tu vida, como quieres que sea…

Mouna:… se llama Mouna Amaynu Tilila, nació en algún lugar del Reino de Marruecos, en árabe: al-Magrib; lo que viene a ser el Magreb, porque hasta no hace mucho sólo significaba “el lugar por donde se pone el sol“, el poniente del Mundo Árabe. Aunque tratándose de Mouna, del color de su piel y del lugar donde vio la luz, tendríamos que decir: Tamazgha o Amrruk  o Murakuc que son las palabras que designan a ese país en Tamazight, la lengua de los Imazighen; porque Mouna tiene la piel tan blanca como cualquier mujer de las etnias del norte del estrecho de Gibraltar (allí donde el Atlántico entra en el este para no volver al oeste y entonces le llamamos Nuestro Mar o Mare Nostrum y otros le dicen Mediterráneo o El Gran Verde); y es así porque no es una mujer árabe ni hay sangre árabe en sus ancestros, ella es una Amazigh una Chleuh.

Es importante recordar esto… porque los Imazighen son gentes que se sienten orgullosas de serlo¡! la palabra Amazigh significa: hombre libre y/o hombre noble (nobleza como virtud…) y además no hace distinción entre “haber nacido hombre/mujer libre o haber alcanzado la libertad después de haber sido esclavos/as“. Los romanos les llamaron, en Latínbarbarus, que en realidad proviene del Griego, bárbaros, que quiere decir: “los que balbucean, los que hablan otras lenguas que no son el Griego”. Esta denominación, barbarus (insumisos, salvajes, sin civilizar) para ellos constituía un halago pues los romanos llamaban así a todos los pueblos, etnias y culturas insumisas a la invasión y colonización romana, y ellos fueron insumisos a la romanización. Los Amazigh son uno de los pueblos mas antiguos de la humanidad. Su presencia en la Tamazgha (norte de África, incluyendo las islas Canarias) se remonta hasta los 10.000 años en la antigüedad. Es el único pueblo verdaderamente autóctono de África del norte. Lo constituyen diversas etnias: Númidas, Cabilios o Kabilios y los mencionados, Chleuh; y otras en menor medida: Rifeños, Tuareg, ChaouiMozabíes, Canarii (de Gran Canaria) y Guanches (de Tenerife). Todas estas gentes y otras etnias menos numerosas (y algunas desaparecidas) son los Imazighen, más comúnmente: Bereberes. Es por esta “variedad” por la que un Amazigh puede parecer un Tuareg muy moreno y con el pelo muy rizado o un kabilio rubio de ojos azules.

Es importante conocer el origen de Mouna Amaynu Tilila porque a pesar de que Mouna es un nombre árabe que quiere decir: “Deseo o Desiree”, sus apellídos* son completamente Amazigh: Amaynu (El Nuevo), Tilila (Libertad). Probablemente sus padres le pusieron ese nombre en recuerdo de alguna de sus abuelas, o para no tuviese un nombre completamente Amazigh (nunca ha dejado de haber “roces” entre los marroquíes descendientes de Árabes y los descendientes de cualquiera de las etnias Amazigh; estos últimos fueron finalmente colonizados y prácticamente asimilada su cultura), sus lenguas comenzaron a ser recuperadas hace pocos años. A Mouna Tilila la “prometieron cuando tenía diez años y se casó con dieciséis“¡! y según cuenta ella misma, tuvo más suerte que algunas de sus hermanas y primas, que se vieron obligadas a consumar un matrimonio a los trece y/o catorce años (algunas de ellas con varones que les cuadruplicaban la edad). No son pocos los musulmanes que niegan este aspecto “medieval” de sus leyes, sobre todo de la Islamiya o Sharia y sus múltiples formas de aplicación. Sobre todo los “nuevos musulmanes” (en España sabemos bastante de neoconversos y sectas religiosas.

Hay mujeres capaces de desconstruirse. La Dra. Lisa Killiger es una de ellas. Se convirtió al Islam y ahora recorre los foros que le permiten impartir conferencias sobre “mujeres en el Islam“. En este vídeo utiliza la vieja técnica de “mezclar cuidadosamente cuatro verdades dolorosas que todos conocemos acerca de cómo ha sido la condición de la mujer en occidente hasta hace un siglo y una mentira acerca de cómo es hoy en día la vida de las mujeres musulmanas”; por supuesto, sin nombrar a las que viven en la República Islámica de Irán o a las del Reino de Arabia Saudí. Por no hablar de otros países musulmanes como Irak, YemenSudán o Siria . Y ese es su argumentario: cuándo las mujeres en Europa y EEUU obtuvieron el derecho al voto, no faltan las críticas al aborto, en este caso centradas en el aborto selectivo practicado en China y otros odiosos lugares comunes. No diré nada más de este documental, basta verlo para constatar por que caminos quiere llevar a la audiencia la doctora (en realidad es quiropráctica). En este otro vídeo, sin embargo busca parejas para mujeres y hombres musulmanas/es; luego siguen con lo mismo: acordando matrimonios con el fin de que los musulmanes no sientan tentados a buscar pareja fuera de los guetos*. Los vídeos y las conferencias están a la venta en iTunes; no se le puede negar que, al menos está al día en el uso de las nuevas tecnologías. Las mismas nuevas tecnologías que nos permiten a nosotros ver este vídeo en el que un juez experto en la Sharia explica que una cosa es el contrato matrimonial, para el que no hay una edad mínima y otra es la consumación del matrimonio, el sexo. Y pone como ejemplo al propio profeta Muhammad, (siendo ya un hombre mayor y con varias esposas) que en una ocasión se casó con una niña de seis años¡! pero no tuvo sexo hasta que ella cumplió los nueve años¡! Eso si, cuentan que la desposó porque la niña había quedado huérfana y quiso acogerla…

Pero Mouna ni vive ni vivió nunca en La Florida ni en U.K o Francia. Aunque podía haberlo hecho… como lo hizo esta otra mujer AmazighNajat Vallaud-Belkacem; nació en Bni Chiker, un pueblo de la provincia de Nador, en el Marruecos Oriental.  En 1982 (como tantas otras chicas marroquíes), se reunió con su padre, un obrero de la construcción francesa, con su madre y la hermana mayor de Fatiha, y se crió en los suburbios de Amiens . Se graduó en el Instituto de Estudios Políticos de París, allí conoció a Boris Vallaud, con quien se casó en 2005. En 2002 y se unió al equipo de Gérard Collomb , Senador y Alcalde de Lyon , en 2003, fue muy activa en las acciones tendientes a fortalecer la democracia local, la lucha contra la discriminación, la promoción de los derechos ciudadanos y el acceso al empleo y la vivienda. Y en mayo de este año, fue nombrada para el presidente francés, François Hollande, como Ministra de Derechos de la Mujer y Portavoz del Gobierno

Mouna no tenía la formación de la  Dra. Lisa Killiger, ni se convirtió al Islam a la edad adulta, ella nació en una familia musulmana que nunca salió de Marruecos y que no conocía otra cosa que su tierra y su ganado. Tampoco tenía en España un padre como el que la ahora ministra francesa Najat Vallaud-Belkacem, tenía en FranciaMouna nunca había salido de su tierra y si habla perfectamente francés es porque fue el segundo idioma de su infancia, el que aprendió durante el tiempo que se le permitió ir a la escuela y porque en su pueblo todos hablan francés. Mouna vino a España porque su marido ya llevaba en este país ocho años¡!… primero en Almería, después en Barcelona y finalmente encontró la estabilidad que buscaba en las islas Canarias. Ella se sentía sola en Marruecos y ya hacía tiempo que le había pedido reunirse con él… Después de muchas excusas y reticencias, la trajo y en unos tras el “calvario habitual” consiguieron que el Gobierno les reconociese la reunificación familiar y le concediese a ella la residencia casi* permanente. 

Mouna.- siento vértigo… lo mismo que cuando llegué. Otra vez estoy como si debajo de mis pies se abriese una enorme grieta que me absorberá sin remedio. Y tengo miedo… no de las mismas cosas que cuando vine aquí, ahora por lo menos ya entiendo el castellano, pero tengo miedo.

yo…- vértigo?? lo que me extraña es que aún sientas algo tan normal como eso; estás mejor de lo que yo esperaba. Pero es normal que una situación tan nueva y tan desconocida para ti te provoque incertidumbre. De todas formas tampoco tiene vuelta atrás, a no ser que quieras regresar con tu familia en Marruecos.

Mouna.- para qué… ya se lo que me espera allí. He visto a muchas mujeres repudiadas, viudas y también alguna divorciada que no quiso volver a casarse y no quiero vivir de esa forma, siendo la criada de todos y querida por nadie. Una muerta viviente??

Yo…- entonces no te queda otra que agarrar la libertad que te llegará. No te preocupes tanto mujer; en cuanto estés divorciada y conozcas un poco más el idioma no será difícil que encuentres trabajo aquí. No te hace ilusión poder vestirte como te de la gana?? ir a donde te plazca, cuanto te plazca y con quien te plazca?? tomar una cerveza??

Mouna.- casada o divorciada, libre o esclava; sigo siendo musulmana… no creo que tome una cerveza en mi vida. Lo de la forma de vestir, es otra cosa. Al enterarme de que mi marido tenía a otra aquí… y ver a esa mujer con pantalones… pensé: así que era eso lo que le gustaba, y allá cuando íbamos a la ciudad y veía a algunas con vaqueros y un vestido encima les llamaba putas. (lágrimas…)

Yo…- bueno, eso y que que la chica no debe tener ni veinte años…

Esas eran las otras heridas abiertas: el marido de Mouna no quería traerla a España porque pretendía casarse con otra, llevaba tiempo preparándolo, tenía “la excusa de Abraham” pero sabía que Mouna no aceptaría ser la segunda, ni la primera de dos esposas siendo la segunda mucho más joven, porque eso sería lo mismo que ser la segunda o “ninguna”. En el Islam la poligamia está admitida pero no es un secreto que a las mujeres no les hace gracia alguna. Y comenzó el maltrato psicológico: “estás seca…”, “eres una maldición que Alláh me ha enviado“, “si no puedes darme hijos por qué te voy a mantener“. Y cuando ella sugirió que quería que la viera un especialista porque no había mujeres estériles en su familia, el tono subió: “eres una puta“, “quieres culparme a mi de tus problemas“… y cuando insistió en lo del ginecólogo, poco faltó para que la tuviese que ver el traumatólogo. A partir de ese día, las agresiones ya fueron periódicas, siempre justo antes del sexo. Y fue largo… hasta que un surfista polaco que había alquilado el apartamento de al lado, se quejó al propietario de las casas, porque su vecina se pasaba el día llorando y como las paredes son de papel no le dejaba dormir.

El propietario habló con otros musulmanes para que le dijesen al marido que si seguían los ruidos tendrían que buscar otra casa. No le preocupaba que Mouna estuviese sufriendo agresiones a diario, perder clientes si, pero gracias a su avaricia el problema no tardó en ser conocido por una buena parte de “la comunidad musulmana“; desgraciadamente, esa parte que pasa más tiempo en la mezquita que en sus casas. Aún así aconsejaron al marido acerca de lo que tenía que hacer para tener una nueva esposa, sin caer en el escándalo, para que el problema no traspasase los muros del gueto¡! Y los consejos fueron perversos: estamos en España y aquí “la mujer tiene mucho poder“, las leyes les protegen y si te denuncia vas a la cárcel seguro. Lo mejor es que estas vacaciones te la lleves de vuelta a Marruecos, allí te divorcias de ella, la dejas allí con su familia, tu regresas y te casas. Esa es la forma correcta de hacer las casas.

En las últimas semanas, antes del viaje a África, había dejado de maltratarla; se mostraba incluso amable y estaba inusualmente alegre. Ella intuyó que algo estaba pasando pero, la perspectiva del viaje de vacaciones, ver de nuevo a su familia, a sus amigas le nubló la mente. Y sólo cuando él le mostró unos papeles para que los firmase volvió a surgir la sospecha. Muchas veces, a lo largo de los meses pasados le había amenazado con devolverla a la casa de sus padres y en ese momento las recordó. Los leyó y fue allí donde encontró la palabra, la que él no le había dicho nunca así: “divorcio”. Ese día no firmó porque una lipotimia se lo impidió.

En las brumas del sueño, rodeada por un grupo de mujeres que parloteaban y susurraban, y en la expresión compasiva de sus miradas fue donde lo vio claro: su única oportunidad era armarse de valor y regresar a Europa¡! Porque sólo estando aquí su marido se vería obligado a respetarla y a hacer un divorcio en el que ella no lo perdiese todo, incluida su dignidad. En el fondo tenía la esperanza de que cambiase de opinión de que todo volviese a ser como antes…

Y así… en silencio fue como Mouna Tilila se subió a lomos de sus propios miedos; tomó buena nota de las técnicas que había empleado su marido para ponerla entre la espada y la pared, sonrió. Se puso en pie, comió… y siguió llorando; pero ahora lo hacía porque era lo que se esperaba que hiciese una mujer que estaba siendo abandonada por su marido, y por todos los demás. Habló lo necesario, lo justo para que a él le llegase el recado* de que aceptaría el divorcio en los términos que él había planteado.

Tenía muy claro que no podía fiarse de nadie¡! ni de la gente de su propia familia. Llamó por teléfono a una amiga con la que había quedado para ir de compras a Nador; metió en el bolso (femenino) más grande que tenía, alguna ropa interior, los documentos y todo el dinero que había ido guardando con otro propósito bien diferente, se puso bien guapa y cuando llegó su amiga con el hermano a recogerla; tenía un aspecto radiante y así dejó atrás los muros de la prisión en la que el destino y el desamor planeaban encerrarla.

De la alienación y la sumisión puede surgir violentamente, el valor

Si… en ese momento se sintió feliz; mientras se dirigían al más moderno centro comercial de la ciudad se dio cuenta de que por primera vez en su vida estaba haciendo algo que ella misma había decidido; contrario a cualquiera de los fundamentos que su vida había tenido hasta entonces (si es que había tenido fundamento alguna vez); una locura. Si, iba a hacer una locura, pero no la locura que se le había ocurrido cuando se enteró de que su marido estaba con otra mujer, no, esa ya la había descartado hacía meses.

Cuando llegaron, el centro comercial estaba abriendo sus puertas; el hermano de su amiga las dejó en el aparcamiento y quedó para recogerlas por la tarde. Recuerda que les dijo algo como: “no lo compréis todo hoy“… Subieron al primer piso por la rampa transportadora y mientras su amiga miraba fascinada los escaparates Mouna sólo buscaba una cosa… localizó una agencia de viajes. Mintió a su amiga: “espérame aquí que tengo que consultar algo en la agencia de viajes, ahora vengo“.

Entró… había otras personas esperando, notó como todos sus nervios se juntaban en la garganta; no hubiese sido capaz de hablar sin que le temblara la voz o se le escapase alguna lágrima. Decidió salir y quedarse unos minutos mirando los carteles del escaparate, respirar pausadamente, pensar en lo que iba a decir, tener respuestas claras a las posibles preguntas… había dos mesas, en una atendía una mujer talludita y en la otra un chico joven con pinta de libanés; y ella tenía claro que esperaría el momento oportuno para que la atendiese el chico. Los hombres no tienen esa fina intuición femenina, no se fijan… la “vieja” podría oler las lágrimas derramadas o las que aún no habían salido pero estaban a punto. Ella es musulmana… sabe que en el gueto los hombres no se han de molestar en vigilar a las mujeres; esa es una labor de las mujeres adultas¡! ellas se encargan de vigilar a los niños, a la familia y a los vecinos, ellas son las encargadas de la estricta moralidad musulmana.  En los últimos meses había reflexionado mucho acerca de eso… por qué ninguna de sus vecinas se había acercado a ella para interesarse por su vida?? por que las que cuando llegó a España la saludaban, habían dejado de hacerlo?? Si… sabía muy bien que para “este viaje” no podía confiar en nadie y mucho menos en una mujer de una cierta edad.

Cuando Mouna salió del aeropuerto de Las Palmas  rumbo al puerto de la capital, ya se le había pasado el mareo, los temblores, el frío, buena parte del miedo… aún así, cuando ya tuvo en la mano el pasaje del ferry Gran Canaria – Fuerteventura, entró en uno de los baños de la estación marítima y vomitó las dos galletas y la Coca Cola que había tomado en el avión.

Después se limpió la boca y mientras se lavaba las manos se miró en el espejo (enorme) que tenía enfrente… se acercó… se quitó el pañuelo, mojó la frente y los pocos rizos rebeldes que caían por sus sienes acomodándolos detrás de las orejas y cuando iba a ajustarse de nuevo el pañuelo creyó ver algo extraño en la mujer del espejo… volvió  acercarse, la miró a los ojos, fijamente… a la del espejo no se le había corrido la henna de tanto llorar mientras volaba¡! Su mirada era desafiante “vas a seguir siendo una esclava“??

Y la pregunta se le clavó en el pecho… no la contestó. Entró en uno de los WC, puso el bolso sobre la tapa, respiró profundamente dos o tres veces y se sacó el sari… y después todo lo demás hasta quedar desnuda. Abrió una de las bolsas de celofán del centro comercial de Nador; sacó uno de los dos conjuntos de ropa interior que había comprado y se lo puso. Después miró aquel tejano que tanto le había gustado y se embutió en el, ahora con menos trabajo que en el probador de la tienda… debía de haber perdido uno o dos kilos entre el viaje, el estrés y el ayuno.

Empezaba a comprender por qué a las occidentales y a muchas de sus compatriotas les gustaban tanto los vaqueros, se sentía segura dentro de ellos, apretada pero libre… una extraña y estupenda sensación. Dejó que el blusón estampado se deslizase desde arriba cayendo sobre sus tetas y bajando hasta el final de los glúteos, sólo tenía tres botones a la altura del escote, los dejó abiertos y se ajustó por encima de la cadera el cinto que la empleada de la tienda le había aconsejado.

Metió la ropa que se había quitado en una de las bolsas de la ropa nueva… se agachó y recogió dos vueltas el borde del pantalón (necesitaba un recogido de dos centímetros, lo haría en casa…). Volvió a respirar profundamente un par de veces más antes de abrir la puerta y salir, se acercó a una de las papeleras y con un poco de esfuerzo logró introducir la bolsa de la ropa vieja… Regresó hacia el espejo; una chica se repasaba los labios frente a a si misma, la saludó con un gesto, ella respondió con la mejor sonrisa que le salió y levantó la vista. Se miró…

La chica miró su imagen en el espejo y hablando a su reflejo le dijo: “esa blusa es preciosa, te queda muy bien, pero estás muy blanca… te falta un poco de color en la cara” y mientras hablaba le ofrecía el lápiz de labios. Mouna miró a la chica y decidió decirle la verdad… “me gustaría mucho pero no lo he usado nunca, no se como se pone“… La chica entendió… se acercó y con delicadeza le pintó los labios, después le hizo esa mueca necesaria juntando los labios y apretando un poco hacia adentro… Mouna lo repitió, la chica quitó con una toallita húmeda los restos de carmín que no estaban en los labios; después sacó una cajita del bolso y le puso algo en las mejillas. “Ya está“, dijo. Se miró de nuevo en el enorme espejo, se alejó un poco para verse entera, tenía 40 años y nunca se había visto así¡! Mientras se miraba, fascinada, feliz, satisfecha, inquieta… vinieron a su mente aquellas palabras que tantas veces había escuchado en la mezquita:

Profeta: di a tus mujeres y a tus hijas y a las mujeres de los creyentes que se ciñan sus velos. Esta es la mejor manera de que sean reconocidas y no sean molestadas. Dios es indulgente, misericordioso“. (Corán, 33, 59).

Miró hacia la papelera donde había dejado toda su hiyab y susurró de nuevo en árabe: “y de que me ha servido no haber sido molestada?? he sido insultada, maltratada, ignorada, despreciadaprefiero mil veces sentirme molestada…”. La chica del pintalabios salió de uno de los WC y le preguntó: “eres árabe??” Mouna la miró y decidió decirle la verdad, una vez más… “NO, no soy árabe, soy amazigh“. El rostro de la chica se tornó en un enorme interrogante… Mouna sonrió “si quieres te lo cuento en el barco, es un poco largo“.

Y dos mujeres salieron de los baños de la estación marítima hacia el muelle. Una de ellas sintió por primera vez cómo la brisa alisia jugaba con su melena en la madrugada y le pareció una tierna caricia… podrían ser madre e hija, hermanas, primas… pero al amanecer serían simplemente, amigas.

Mouna.- si… somos amigas, tengo que llamarla esta semana. Pero eres un exagerado¡! nunca parecería mi hermana, sólo tiene veinticuatro años y es una chica muy bonita.

Yo…- seguro que las dos vestidas con tejanos, sandalias de tacón, un buen escote y el pelo al aire la imagen sería otra, y me la perdí… Ya no te volviste a poner los vaqueros??

Mouna.- en cuanto esté divorciada quemaré todo lo que me pongo ahora… espero entrar en ellos, creo que he subido un kilo o dos

Yo…- bien, bien… llámame ese día si me concedes el honor de encender la hoguera. Como vas con el libro del turco?? te está gustando??

Mouna.- si… ahora con con la edición en francés ya casi lo he terminado. Y ya tengo el otro, como se llama… “El museo de la inocencia“. He aprendido muchas cosas que no sabía acerca de los musulmanes…

Yo…- para eso te lo traje, para que aprendieras las cosas que no cuentan en las mezquitas. “El museo de la inocencia” es una novela muy, muy triste, llorarás… lo del blog puedo publicarlo así como está?? Te gusto??

Mouna.- todo fue… mucho más sórdido. Como tu lo escribes parece poético si, me gusta más como tu lo cuentas.

Yo.- entonces mañana estará dando vueltas por Internet… quieres que quite algunas de las imágenes?? no son nada modestas…

Mouna.- el tiempo de bajar la mirada vive sus últimos días. Si tu escogiste esas fue por algo, no?? tu nunca haces las cosas por “nada“. Déjalo así… está bien…

CRÉDITOS, ADVERTENCIAS Y LICENCIAS

ATRUBUCIONES (Imágenes): la mayor parte de las fotografías que se hay utilizado en este post son creaciones de Alexander Kharlamov; muchas de ellas pueden verse aquí: Kharlamov es un artista, y lo es desde que selecciona (o se encuentra de forma improvisada) el motivo de la imagen que quiere crear hasta que concluye su trabajo. La cámara que Kharlamov sujeta con la mano izquierda en la fotografía de la derecha es una Mamiya profesional de formato medio. Mamiya es una marca de cámaras y ópticas de gama alta creada en 1940 por Seiichi Mamiya, quien diseñó las cámaras, y Tsunejiro Sugawara que aportó el apoyo financiero. Si queréis ver fotografías realizadas con cámaras Mamiya por profesionales, en esta galería podéis encontrar miles, sobre cualquier tema. Las cámaras Mamiya no hacen las fotografías sin el fotógrafo pero es lo más cerca que se puede estar de esa situación.

El resto de las imágenes contienen un link que apunta a sus creadores o a un sitio en el que pueden ser localizados (en Internet a veces es imposible conocer al creador de una imagen). Así mismo, los vídeos pueden encontrarse en Youtube y allí localizar a sus autores.

ATRIBUCIONES (Textos): el texto de este post ha sido creado y adaptado por el autor del blog. Sin embargo, se utiliza información adicional de otras fuentes; todas ellas han sido enlazadas en la propia información. Algunos datos acerca de la etnia y cultura Amazigh, se puede ampliar en las webs y blogs que se relacionan: Tudart I Tamazighttamazghacatalunyaspa; Izuran… Asimismo, el autor ha sido autorizado por la protagonista para publicar y lecenciar (bajo CC) estos contenidos.

HOMENAJE: quiero adjuntar un cortometraje realizado por el director y productor de televisión holandés: Theo van Gogh; a partir de un guion de la ex diputada del parlamento holandés, activista y feminista de origen somalí: Ayaan Hirsi Ali. El corto se titula “Submission” y aborda de forma clara y sin tapujos, el tema de la violencia contra las mujeres en las sociedades islámicas. El film muestra a cuatro mujeres maltratadas y semidesnudas cuyos cuerpos han sido caligrafiados con textos denigrantes para la mujer, sacados (literalmente) del Corán. Se emitió en la televisión holandesa en agosto de 2004 y provocó gran indignación entre los musulmanes, que lo tacharon de “blasfemo“.

Theo van Gogh murió asesinado ese mismo año a manos de Mohammed Bouyeri, un islamista holandés de origen marroquí.

Ayaan Hirsi Ali vive permanentemente oculta y con escolta.

Link directo al cortometraje: “Sumisión”

AVISO (general): este post contiene material que puede herir la sensibilidad de humanos adultos (para los niños y adolescentes sin programar, es inofensivo). Es posible que algunas personas vean “pornografía” en las imágenes aquí reunidas, así que los “ultrareligiosos” deben abstenerse de mirarlo. Por otra parte, los textos siempre se refieren a la mujer en un plano de igualdad o superioridad al varón¡! y este concepto es contrario al que mantienen todas las religiones monoteístas.

AVISO (adicional): en este post se expone material, contenidos y opiniones que constituyen una crítica a determinadas prácticas religiosas o inspiradas en creencias religiosas; especialmente al Islam o más bien a “una forma de interpretar las enseñanzas del Islam que ni siquiera se sustentan en los textos que ellos consideran sagrados, sino en tradiciones y costumbres de diversas etnias y culturas“. Este post no se escribió para atacar al Islam ni a los musulmanes¡! sino para contar una historia que se repite demasiado y que “debido a lo cerrado del mundo musulmán, raramente sale de sus dominios“. Dicho esto; creo necesario añadir que si bien estoy dispuesto a debatir cualquier asunto relacionado con la historia de Mouna (que hasta hace poco era la de muchas otras mujeres musulmanas); no discutiré sobre su autenticidad ni sobre la autenticidad de las historias que Theo van Gogh y Ayaan Hirsi Ali cuentan en su cortometraje; no sería ético y constituiría una deslealtad para con ellos. Theo van Gogh perdió la vida por facilitar el derecho a expresarse de muchas mujeres que callan por no perderla, Ayaan Hirsi Ali está bajo protección y Mouna vive una situación muy dura, propiciada por unas costumbres anacrónicas y un grupo social que ejerce la opresión sobre las mujeres de una forma perversa en una sociedad occidental y libre*. Algunas familias musulmanas que viven desde hace muchos años en esta sociedad occidental libre* también han prestado ayuda a Mouna Tilila, aunque por razones evidentes, no desean ser mencionadas. De todas formas, los miembros de esas familias acudirán de buen gusto ante los tribunales españoles para declarar la verdad (en el caso de Mouna), les guste o no al resto de los musulmanes.

Es decir: no se admiten presiones ni amenazas. Lo que se cuenta es la verdad y la verdad ha de prevalecer sobre cualquier interpretación de esa verdad y sobre la mentira. Nada tememos…

El texto está licenciado bajo Creative Commons, los autores de los contenidos adicionales han sido mencionados y enlazados; y las imágenes atribuidas a sus autores.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Reflexion de una pediatra (Elisa Fernandez Cooke, copiado de su facebook con su permiso) indignada.

Querido Señor Gallardón:

Soy una médico pediatra que acaba de terminar una guardia de 24 horas sin dormir y mi capacidad de entendimiento puede estar algo mermada pero… ¿He entendido bien?. ¿Va usted a obligar a mujeres a tener hijos con malformaciones graves para luego abandonarles a su suerte sin ayudas económicas para la mayoría de estas personas?.
Como pediatra he conocido a muchas familias con hijos nacidos con malformaciones graves, bien porque no se conocía su condición antenatal o bien porque los padres, conociendo la malformación, decidieron voluntariamente seguir adelante. Le puedo garantizar que en los casos graves los pacientes y sus familias pasan auténticos calvarios con múltiples cirugías largas y complicadas y con largos periodos de estancia en unidades de cuidados intensivos para luego ser dados de alta con secuelas y tener una…

Ver la entrada original 328 palabras más

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario